Noche de emociones

fotogalería

Adolfo Martín, Ramón Sáiz Bustillo, Gema Igual, Leticia Díaz, Ángel Santiago, Juan José Padilla, Juan Renedo, Fernando Robleño, Carlos Zúñiga, Paco Ureña y Aníbal Ruiz. / Antonio San Emeterio, 'Sane'

  • El Palacio del Mar celebró la vigésima edición de sus prestigiosos premios taurinos

En el Hotel Palacio del Mar, de Santander, se vivió una noche especial: la entrega de sus prestigiosos premios taurinos alcanzaba la vigésima edición. Fue una cena mágica, llena de excelentes recuerdos e instantes muy emotivos. Los recibieron Miguel Abellán, Juan José Padilla, Fernando Robleño, Paco Ureña, Adolfo Martín, José Ruiz Muñoz, Carlos García Manso, Rafael Millán Lasqueti y Aníbal Ruiz. A todos, enhorabuena.

Juan Renedo, Loli Hormaechea y sus hijas, Leticia y Eugenia, ejercieron de anfitriones de numerosos invitados que acudieron a la cita desde diversos puntos de España. Entre otros, estuvieron presentes Leticia Díaz, consejera de Presidencia y Justicia del gobierno de Cantabria; Gema Igual, concejala de Turismo y Relaciones Institucionales del Ayuntamiento de Santander, y Ramón Sáiz Bustillo, concejal de Comercio y Mercados; Íñigo Fernández, diputado regional del Partido Popular; Ángel Santiago, director general de Justicia, y Tuto Sañudo, presidente del Racing. El evento contó también con la asistencia de destacados expertos en el mundo taurino, como Ángel Díaz Ocejo y José Pedro Vaqué.

Según se precisó desde la organización durante el desarrollo del acto, «los premios del Palacio del Mar rinden homenaje a los grandes protagonistas de la fiesta nacional: los toreros, los toros y los aficionados. Éstos últimos son quienes la sostienen no sólo con sus aportaciones económicas al pagar las entradas para ver cada festejo, sino con algo aún mucho más importante: con su entusiasmo y afán por mantener viva esta hermosa tradición, tan genuinamente española y de tantas ramificaciones en los ámbitos de la cultura: el arte, la pintura, la música, la literatura, etc.»

Juan Renedo manifestaba su «inmenso agradecimientos a cada uno de los toreros, ganaderos y aficionados que a lo largo de estos veinte años han acudido a nuestra fiesta, en la que un día fueron visitantes y después pasaron a ser extraordinarios amigos». La efeméride se conmemoró de modo especial: con una tarta que tenía forma de plaza de toros, cuyas velas apagaron entre grandes aplausos el propio Juan, Loli y Juan José Padilla. Felicidades.