Artesanía en la primera jornada de MFSHOW

Artesanía en la primera jornada de MFSHOW
  • El Museo del Traje acoge la nueva edición de la pasarela dentro de la plataforma Madrid Capital de Moda

Los colores de la sabana de África, la elegancia de París y el brillo ostentoso de Las Vegas conviven en el Museo del Traje -un acierto la ubicación-, durante la primera jornada de la pasarela MfShow Tresemmé.

Izaskun Batarrita, alma de la firma Highly Preppy, ha inaugurado la pasarela con una propuesta desenfadada cargada de estampados indígenas y exóticas mariposas, que se posan sobres blusas, vestidos cortos, faldas y pantalones. La colección 'Safari Trip Collection' apuesta por prendas cómodas y versátiles que se cierran con cordones cruzados y en las que destacan bolsillos de gran tamaño. Destaca su visión de la sahariana, convertida en una coqueta cazadora-chaqueta con bordados y escudos.

La belleza de África también inspira una Charo Azcona que gira hacia el Mediterráneo. Su propuesta de noche, fiesta y ceremonia presenta líneas vaporosas sobre tejidos ricos y suntuosos aderezados con bordados sicilianos, pedrería, lentejuelas, plumas y flores de tela. Aunque el vestido camisero es la prenda estrella, también existen modelos cortos tipo bailarina, trajes-pijamas confeccionados en satén de seda, caftanes de pedrería y vestidos largos con cola y cortes asimétricos.

La Condesa toma las riendas

La Condesa ha abierto los desfiles de la tarde presentando la colección 'París - Las Vegas'. La firma, conocida por sus deseadas chaquetas de estética entre militar y circense, apuesta por la mezcla el romanticismo clásico de flores y tonos rosas con el desparpajo y la osadía de las luces de neón.

Poco después Pandora ha presentado el desfile de Nacho Gamma, ganador de la tercera edición del proyecto MfShow Lab by Pandora. La colección 'Resiliencia', inspirada en el arte cerámico japonés 'Kintsuji' y en la capacidad del ser humano para sobreponerse. Piezas quebradas de porcelana recuperan su utilidad e incrementan su belleza cuando el artesano une sus fragmentos mediante resina y polvo de oro, creando una nueva versión mejorada de la pieza original, o con hilo de oro entrelazando charms de Pandora. Artesanía en su máxima expresión.

Marcos Luengo cerró la jornada con la presentación de una colección que evoca el refinado desenfado de principios de los 70 donde los colores marfil, piedra y diversos tonos de blush, tiñen lino, organza y ante finísimo para el día. Gruesos crepés y sedas ligeras de cocktail. Para la noche, tejidos de lúrex, plumas de oca raspadas y bordados de piedras semipreciosas. Los materiales guían e inspiran al diseñador creando volúmenes y siluetas fluidas y muy sofisticadas. Patrones que juegan con la geometría en diseños con elegante comodidad.