Estados Unidos revisará su apoyo a la coalición árabe tras la masacre en Yemen

Un hombre inspecciona los restos del edificio destruido por el bombardeo de la coalición árabe sobre Saná, en Yemen.
Un hombre inspecciona los restos del edificio destruido por el bombardeo de la coalición árabe sobre Saná, en Yemen. / Yahya Arhab (Efe)
  • El asesor de Barack Obama ha instado a las partes implicadas en la contienda a "comprometerse públicamente a un cese inmediato de las hostilidades"

El Gobierno de EE UU ha anunciado que revisará su apoyo a la coalición militar que lidera Arabia Saudí en Yemen, tras la masacre perpetrada en la capital, Saná, donde más de 140 personas murieron en un ataque a una ceremonia fúnebre.

"Estamos muy afectados por las informaciones sobre el ataque de hoy contra una sala fúnebre en yemen, que de confirmarse, continuaría la problemática serie de ataques que golpean a civiles yemeníes", ha señalado el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ned Price, en un comunicado. "La cooperación de seguridad de EEUU con Arabia Saudí no es un cheque en blanco, ha advertido Price.

"A la luz de este y otros incidentes recientes -ha subrayado-, hemos iniciado una revisión inmediata de nuestro apoyo, ya reducido de forma significativa, a la coalición de liderazgo saudí, para alinearnos con nuestros principios, valores e intereses, incluido el lograr un fin inmediato y duradero del trágico conflicto de Yemen".

El asesor del presidente de EE UU, Barack Obama, ha instado a las partes implicadas en la contienda a "comprometerse públicamente a un cese inmediato de las hostilidades y aplicar ese cese en los términos del 10 de abril" pasado, fecha de entrada en vigor de una tregua.

Al menos 140 personas murieron y más de 500 resultaron heridas en el ataque más mortífero perpetrado por los aviones de la coalición liderada por Arabia Saudí en Yemen, que tuvo como blanco la ceremonia fúnebre de la madre de un ministro del Gobierno de los rebeldes en Saná.

Gazi Ismail, portavoz del Ministerio de Sanidad del Gobierno de los rebeldes hutíes (chiíes), contra los que actúa la coalición militar árabe, anunció en una rueda de prensa la cifra de víctimas, que podría aumentar en las próximas horas.

El bombardeo tuvo lugar cuando cerca de un millar de personas expresaban sus condolencias a la familia del ministro rebelde del Interior, Yalal al Ruishan, en un salón de eventos del barrio residencial de Al Jamsín, en el sur de Saná.

El conflicto en Yemen estalló cuando los rebeldes chiíes ocuparon en septiembre de 2014 la capital y otras provincias del norte y centro del país, tras lo que el Gobierno yemení se trasladó a la ciudad meridional de Adén.

La guerra se recrudeció en marzo de 2015, cuando la coalición militar integrada por países suníes y respaldada por EEUU intervino directamente en el conflicto a favor de las fuerzas leales al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, el único reconocido por la comunidad internacional, que huyó de Adén y se exilió en Riad.