La Policía estadounidense mata a un negro desarmado

vídeo

/ Vídeo: Atlas

  • Al fallecido se le había averiado la camioneta en una zona boscosa de la ciudad de Tulsa a la que llegaron varias patrullas de agentes

Una agente de la Policía de Tulsa, en Oklahoma, mató a tiros a un negro desarmado cuyo vehículo se había averiado en una carretera, en lo que apunta a un nuevo caso de presunta violencia policial contra los afroamericanos en Estados Unidos.

Las autoridades han hecho público el vídeo del suceso, ocurrido el pasado viernes y que el jefe de la Policía de Tulsa, Chuck Jordan, ha calificado en rueda de prensa de "muy preocupante".

Al fallecido, identificado como Terence Crutcher, de 40 años, se le había averiado la camioneta en una zona boscosa de la ciudad a la que llegaron varias patrullas de agentes. En el vídeo se aprecia cómo Crutcher, manos en alto, camina hacia su camioneta seguido por la agente Betty Shelby, que le apunta con una pistola y a la que rápidamente se unen otros dos policías, que también encañonan sus armas contra el afroamericano. Transcurridos unos segundos, Crutcher, al parecer, baja sus brazos para buscar algo en el interior del vehículo a través de la ventanilla del conductor, momento en el que recibe por lo menos un disparo de Shelby y se desploma sobre el pavimento. Crutcher murió en el hospital poco después.

Llamamiento a la calma

"Haremos lo correcto, no encubriremos nada", ha declarado el comandante policial, al detallar que el vídeo, que vio con la familia de Crutcher, "es muy difícil de mirar". En un primer momento, un portavoz policial había afirmado que Crutcher se negó a obedecer las órdenes de los agentes, entre ellas la de mantener los brazos en alto.

Jordan también ha pedido a la comunidad "mantener la paz", después de que casos similares sucedidos a principios de este verano precedieran al asesinato, en hechos aislados, de cinco uniformados en Dallas (Texas) y tres en Baton Rouge (Luisiana) a manos de dos afroamericanos que manifestaron su animadversión por la Policía.

Tanto Shelby como otro agente identificado como Tyler Turnbough han sido suspendidos de empleo pero no de sueldo -el procedimiento habitual en estos casos- hasta que concluya la investigación. El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha anunciado la apertura de una investigación de "derechos civiles" independiente a la dirigida por la Policía de Tulsa.

El abogado de la familia, Damario Solomon-Simmons, ha calificado el vídeo de "inquietante", y ha acusado a la Policía de haber dejado morir a Crutcher desangrado en el suelo, ya que los agentes no le atendieron hasta pasado un rato del disparo.

La hermana gemela del fallecido, Tiffany, por su parte, se ha mostrado especialmente molesta por el comentario de un agente que describió a Crutcher como un "tipo malo". "Estamos abatidos, toda la familia está abatida. Ese tipo malo era padre, era tipo malo era hijo, ese tipo malo estaba matriculado en la Universidad Comunitaria de Tulsa para hacernos sentir a todos orgullosos, ese tipo malo amaba a Dios y cantaba en la iglesia cada fin de semana", ha señalado la hermana del fallecido. Organizaciones proderechos civiles han reclamado la detención inmediata de Shelby y que se le imputen cargos criminales por asesinato.

En mayo, un hombre de 74 años que trabajaba como ejecutivo para una empresa aseguradora y también como voluntario para el Sheriff del condado de Tulsa fue condenado a cuatro años de cárcel, hallado culpable de homicidio en segundo grado, por matar a tiros a un ciudadano negro desarmado en 2015.