Los habitantes de Houston empiezan a recuperar lo que queda de sus hogares

Objetos dañados por las inundaciones en el exterior de un barrio de viviendas de Houston.
Objetos dañados por las inundaciones en el exterior de un barrio de viviendas de Houston. / Gary McWilliams (Reuters)

En el condado Harris, donde se asienta la ciudad más poblada del estado de Texas, se contabilizan al menos 130.000 estructuras afectadas por las inundaciones

EFEHouston

Los habitantes del área metropolitana de Houston (Texas) han iniciado ya el camino a lo que las autoridades prevén como un largo proceso de recuperación y poco a poco retornan a sus hogares para evaluar los daños causados por el paso del huracán Harvey.

En el condado Harris, donde se asienta Houston y que contabiliza por lo menos 130.000 estructuras afectadas por las inundaciones, a la par que aún hay zonas bajo orden de evacuación obligatoria en otras localidades sus habitantes empiezan a remover escombros y muebles inservibles de sus casas.

"A nosotros, los que estamos cerca del retiro, la casa es el patrimonio familiar que nos da seguridad durante nuestra vejez, y a pesar del deterioro no nos queda otra que la renovación", señala a Efe Johnny Meyberg, natural de Colombia y residente de la ciudad de Katy, al este de Houston.

Este maestro de escuela otea los escombros y restos que se acumulan en la acera de su vivienda, en montículos de láminas de yeso enmohecidas, aislantes y pedazos descoloridos de muebles de sala, comedor y alfombras que solían reposar en los tres dormitorios del inmueble.

Meyberg se ha abocado a la reconstrucción de su vivienda, adquirida hace 18 años y que la semana pasada recibió más de 900 milímetros de agua, una labor para la que ha contado con la ayuda de una cuadrilla de voluntarios de la Iglesia Bautista de Kingsland que tocaron a su puerta ofreciendo ayuda.

"Ellos han colocado nuevas láminas de yeso y todo lo que eso conlleva, desde clavos especiales hasta la pasta para unirlas", explica, mientras sus vecinos también arrojan escombros en los jardines de sus fachadas.

Lo que ocurre en Katy se replica en otras partes del área metropolitana de la devastada Houston, la cuarta ciudad más poblada de Estados Unidos y que este sábado recibió por segunda vez la visita del presidente estadounidense, Donald Trump, y de la primera dama, Melania, quienes estuvieron en un refugio en el centro de la ciudad.

A 36 kilómetros al suroeste de ahí, en el vecindario de Meyerland, Carolina Medina, una pequeña empresaria de origen mexicano, retorna al complejo de apartamentos en el que reside desde hace dos años solo para escuchar que todavía no puede pasar la noche en su hogar.

"Vivimos en una zona propensa a las inundaciones y hemos tenido muchos problemas en el pasado, pero nada parecido a lo que hemos vivido desde hace una semana", reconoció en declaraciones a Efe.

Relata que cuando las autoridades municipales emitieron una orden de evacuación obligatoria, decidió refugiarse en una iglesia local con su familia y sus mascotas porque "temía lo peor".

"Nos han dicho que no es posible (regresar) por la gran cantidad de moho presente, ya que podría existir algún tipo de inseguridad ambiental", comenta a Efe Fernando Palomino, un mexicano que trabaja como guardia de seguridad y que no ha podido regresar al trabajo, entre otras razones porque su automóvil quedó bajo el agua.

Palomino no ha percibido remuneración en los últimos siete días y se debate si lo poco que tiene ahorrado lo destina a pagar el alquiler, que venció el pasado 1 de septiembre, o a comprar víveres para su familia.

"Lo peor es que no sé si hay opciones para gente como nosotros", se pregunta Medina, cuya situación migratoria es irregular.

La lucha contra los efectos de Harvey, que el pasado 25 de agosto tocó tierra en Texas como huracán de categoría 4, de un máximo de 5 en la escala de intensidad Saffir-Simpson, prosigue también en localidades como Beaumont, al este del condado Harris y cuyos habitantes no cuentan con agua potable debido a que el desborde del río Neches estropeó las bombas y la planta de tratamiento.

Por su parte, el distrito escolar de Houston ha informado de que el inicio de clases se ha pospuesto hasta el 11 de septiembre y que en los próximos días concretarán la transferencia de los estudiantes cuyos planteles han sufrido daños extensivos, los cuales suman más de una veintena.

Autoridades y organizaciones han resaltado que muchos damnificados por el huracán Harvey, que hasta el momento se ha cobrado 46 víctimas mortales, requerirán asistencia "por años".

De acuerdo a un estudio preliminar del Greater Houston Partnership, una organización que aglomera a más de 1.200 empresas de once condados del área, el impacto económico de Harvey en esa ciudad podría superar los 10.000 millones de dólares.

Fotos

Vídeos