Un palestino mata a dos personas y deja heridas a otras cinco en Jerusalén

Lugar donde se ha producido el ataque.
Lugar donde se ha producido el ataque. / Ronen Zvulun (Reuters)
  • Hamás reivindica el ataque, que enmarca en lo que denomina "la Intifada de Al Quds", la ola de violencia que sacude la región desde hace un año

  • El agresor ha sido abatido por las fuerzas de seguridad

Dos israelíes, una mujer de 60 años y un policía, han fallecido hoy como consecuencia del ataque con arma de fuego ocurrido en Jerusalén, en el que ha muerto el agresor palestino por disparos de las fuerzas de seguridad. Según ha confirmado una portavoz del Hospital Hadasa Ein Karem de Jerusalén, los dos fallecidos son una mujer a la que había disparado el agresor cuando se encontraba en el interior de su vehículo en un cruce de la carretera 1, y un agente policial. Otras cinco personas resultaron heridas en el transcurso del ataque y posterior búsqueda y reducción del autor.

Un individuo "disparó contra una estación de Policía en Jerusalén, los agentes respondieron en el lugar y persiguieron al atacante que iba en un vehículo", quien volvió a disparar en un segundo lugar, ha declarado el portavoz de la Policía, Micky Rosenfeld, quien ha dicho: "el terrorista ha sido neutralizado".

Según la fuente, el atacante, de 39 años y vecino del barrio de Siluán, en el territorio palestino ocupado de Jerusalén Este, se acercó en un vehículo a un cruce de la carretera 1 de Jerusalén, demarcación entre este y oeste, donde se encontraban varias personas junto a una parada de tranvía. Allí disparó e hirió de gravedad a una mujer que se encontraba en un vehículo. Posteriormente, el agresor se dio a la fuga y fue seguido por fuerzas de seguridad hasta un punto del barrio palestino de Sheij Jarraj, en Jerusalén Este. Cuando el agresor se percató, comenzó a disparar y le respondieron también con fuego los agentes. El atacante quedó herido y fue trasladado al hospital, donde se certificó su fallecimiento. Minutos después del suceso la zona fue acordonada y decenas de patrullas de la Policía y de los servicios de emergencia se desplazaron al lugar.

Reivindicación de Hamás

El movimiento islamista Hamás ha reclamado la responsabilidad del ataque. "La operación (ataque) la llevó a cabo Musbah Abu Subeij, de 39 años, del barrio palestino de Silwán, en Jerusalén Este", señala un comunicado oficial de Hamás, de facto al frente del Gobierno en la franja de Gaza.

En la nota se indica que Abu Subeij era conocido por ser uno de los miembros activos del movimiento en Jerusalén Este, la parte de la ciudad ocupada por Israel desde 1967 y reclamada por los palestinos como capital de su estado. "Antes de que sacrificara su alma hoy, había sacrificado siempre su dinero y años de su vida por la mezquita de Al Aqsa y por Jerusalén. Su principal preocupación era defender la mezquita", reza la nota.

Según la misma fuente, Abu Subeij cumplió sentencia durante varios años en cárceles israelíes y era buscado por la Policía. "La Policía israelí esperaba a que Abu Subeij se entregara para cumplir una condena de cuatro meses de detención administrativa (...) Pero eligió el camino de los muyahidín (combatientes, en árabe) y desempeñó esta heroica operación", afirma Hamás.

Por su parte, las autoridades judiciales israelíes han impuesto el secreto de sumario que impide la publicación de las circunstancias, identidad del agresor o datos de las víctimas.

El movimiento islamista ha alabado la acción que enmarca en lo que denomina "la Intifada de Al Quds (Alzamiento de Jerusalén)", la ola de violencia que sacude la región desde hace un año y se ha cobrado la vida de 234 palestinos, más de dos tercios cuando cometían ataques o presuntos ataques. Sus ataques han dejado un balance de 42 muertos: 38 israelíes, dos estadounidenses, un eritreo y un viandante palestino.

"La Intifada de Al Quds está en marcha y nadie la parará. La operación de hoy ha cumplido con el elemento de sorprender al enemigo y se cometió a pesar de las fuertes medidas de seguridad israelíes", concluye Hamás sobre el nivel de alerta por el período de fiestas judías de año nuevo.