Los rebeldes sirios lanzan una ofensiva para romper el asedio de Alepo

Dos padres con sus bebés tras un bombardeo en Alepo
Dos padres con sus bebés tras un bombardeo en Alepo / AFP
  • Las facciones islamistas, que controlan el este de la ciudad, tratarán de acabar con el cerco que les ha impuesto el Ejército leal a El-Asad

  • Putin rechaza la petición de las Fuerzas Armadas rusas de reanudar los bombardeos, interrumpidos a mediados de octubre

Los principales grupos rebeldes sirios han iniciado este viernes una gran ofensiva para romper el asedio del régimen a los barrios que controlan en el oeste de Alepo y han lanzado cohetes que han matado a al menos 15 civiles.

La segunda ciudad de Siria y antigua capital económica del país se ha convertido desde hace meses en la clave de la guerra que empezó en 2011 y que ha dejado 300.000 muertos hasta ahora. El control de Alepo -dividido desde julio de 2012 entre los barrios rebeldes del este y los controlados por el régimen de Bachar el-Asad en el oeste- permitiría asegurarse el poder en todo el norte de Siria.

"Todas las facciones de Jaish al Fatah [una coalición rebelde que agrupa a los principales movimientos yihadistas e islamistas] anuncian el inicio de la batalla para romper el cerco", ha anunciado Abu Yusef al Muhajir, comandante militar y portavoz del grupo islamista Ahrar al Sham. La batalla "pondrá fin a la ocupación de los barrios oeste por parte del régimen y al cerco impuesto a nuestro pueblo en Alepo", ha añadido.

El frente actual en Alepo cubre 15 kilómetros en la frontera oeste de la ciudad. Los rebeldes cuentan con 1.500 combatientes procedentes de la provincia de Alepo y de Idlib, en el noroeste, según la ONG Observatorio Siria de los Derechos Humanos (OSDH). "Romperemos el cerco. Vamos a proteger a los civiles, a las escuelas y los hospitales de los ataques rusos y vamos a dar a nuestro pueblo comida y medicamentos", ha manifestado Yaser al Yusef, un responsable del grupo rebelde de Alepo Nuredin al Zinki.

Violentos combates

Los rebeldes han disparado "cientos de cohetes contra los barrios del oeste, matando a 15 civiles e hiriendo a otro centenar", ha indicado el OSDH. Los bombardeos se acompañan de violentos combates cerca de las zonas gubernamentales, donde se han producido dos atentados suicidas en un puesto de control en Dahiyet al Asad, un barrio occidental, según la misma fuente.

La ONG también ha tenido noticia de disparos de cohetes en el aeropuerto militar de Nayrab y en el aeropuerto internacional de Alepo, situado en las afueras de la ciudad pero controlado por el Gobierno. En un vídeo publicado en Twitter por el grupo Ahrar al Sham se ven a rebeldes lanzando cohetes contra este aeropuerto, de donde sale una espesa columna de humo negro.

Según un periodista de la AFP, los habitantes de la zona rebelde de Alepo queman neumáticos para provocar humo negro con la esperanza de que les proteja de los bombardeos. Pero muchos de esos fuegos se apagaron por la lluvia, que a su vez dificulta los ataques aéreos. "Es una zona de exclusión aérea divina", ha apuntado un rebelde de Ahrar al Sham.

Citando una fuente militar, la agencia de prensa oficial siria Sana ha señalado que su aviación ha atacado varias posiciones en Jaich al Fatah, en las afueras del sur y el oeste de Alepo, matando a "varios terroristas y destruyendo su armamento".

En estado de sitio desde mediados de julio

Los barrios este de la ciudad, donde viven al menos 250.000 personas, están en estado de sitio desde el 17 de julio. Los rebeldes habían logrado el 6 de agosto romper brevemente el cerco.

El 22 de septiembre el Ejército sirio anunció una gran ofensiva para tomar la totalidad de Alepo pero su éxito ha sido limitado hasta ahora a pesar del apoyo de la aviación rusa, que a mediados de octubre interrumpió unos días sus ataques. Precisamente hoy, coincidiendo con el inicio de la ofensiva rebelde, las Fuerzas Armadas de Rusia han solicitado al presidente, Vladímir Putin, autorización para reanudar los bombardeos sobre las zonas controladas por los opositores. El Ministerio de Defensa, que ha informado de esta petición, ha alertado de una creciente actividad miliciana y del incremento de las bajas civiles, según la agencia de noticias Interfax. Sin embargo, Putin ha rechazado esta petición. "El presidente de Rusia no considera oportuno en este momento la reanudación de los bombardeos sobre Alepo", ha dicho el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, a medios locales. Al mismo tiempo, ha agregado que como los terroristas han pasado a la ofensiva, el presidente considera que, "en caso de extrema necesidad" Rusia "se reserva el derecho a utilizar toda la fuerza y todos los recursos a su alcance para ayudar al Ejército sirio".

A todo eso se suma, además, la creciente actividad rusa en el Mediterráneo. El periódico del Gobierno, 'Rossiiskaya Gazeta', ha informado este viernes del envío de un nuevo destructor desde el puerto de Sebastopol. El buque, 'Smetlivy', recalará primero en el puerto griego de Pireo, para participar en un evento organizado con motivo del año de la cultura entre Grecia y Rusia. Los medios oficiales han revelado que abandonará Grecia el 2 de noviembre.

La actividad militar rusa en Siria ha sido motivo de preocupación para la coalición antiterrorista que lidera Estados Unidos y que ha denunciado un amplio abanico de violaciones de Derechos Humanos que incluyen bombardeos sobre escuelas y hospitales. Una fuente militar norteamericana ha alertado este viernes de que un caza ruso se acercó este mes a uno de la coalición, aparentemente sin intención. El incidente tuvo lugar el 17 de octubre y, según esta fuente, el avión de Rusia se acercó lo suficiente como para que su estela fuese sentida por la otra aeronave.

Por otra parte, en el oeste del país, los insurgentes de la provincia rebelde de Idlib han lanzado ataques contra la región de Latakia, un feudo del régimen, que han dejado un muerto y seis heridos. Varios cohetes han alcanzado el aeropuerto de Hmeimim, situado al sur de la ciudad de Latakia y utilizado por el Ejército ruso, aliado del régimen. La ciudad de Qardaha, de donde procede la familia El-Asad, también ha sido atacada con cohetes, ha señalado el OSDH.