Milicias chiíes se suman a la ofensiva de Mosul y conquistan 13 poblaciones

Milicianos chiíes de la Multitud Popular se desplazan al sur de Mosul.
Milicianos chiíes de la Multitud Popular se desplazan al sur de Mosul. / Ahmad Al-Rubaye (Afp)
  • Las fuerzas iraquíes siguen avanzando en el frente sur de la batalla, que desarrollan de forma conjunta con las tropas kurdas "peshmergas" y con el apoyo de la aviación internacional liderada por EE UU

La campaña militar para arrebatar al grupo terrorista Estado Islámico (EI) la ciudad de Mosul prosigue hoy en el norte de Irak, y a ella que se han sumado 15.000 miembros de las milicias chiíes Multitud Popular, que se hicieron con el control de varias localidades en el frente de batalla occidental.

Un portavoz de la Multitud Popular, Ahmad al Asadi, dijo a Efe que los milicianos chiíes tomaron hasta el momento trece localidades ubicadas al oeste de Mosul, entre ellas Imam Hamza, Al Haram, Tel Tiba, Aboul Arais y Sashm.

Los combatientes chiíes se sumaron a la ofensiva de Mosul ayer y hasta el momento han desplegados en el frente occidental a 15.000 hombres, después de que hoy llegaran otros 5.000, tal y como informó un portavoz de la Multitud Popular.

Karim al Nuri señaló que el papel de las milicias chiíes se centrará en rodear la urbe de Mosul y cortar las vías de suministros a los yihadistas, que hasta el momento habían tenido a su disposición un corredor desde Irak hasta la vecina Siria para escapar y también para recibir refuerzos.

De hecho, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos reveló hoy que al menos 40 cadáveres de yihadistas del EI muertos en la ofensiva de Mosul llegaron a la localidad de Al Raqa, feudo principal del grupo radical en el noreste de Siria.

Según la ONG, un total de 480 combatientes sirios murieron en los combates de Mosul desde el inicio de la campaña militar el pasado 17 de octubre y 300 de ellos serían menores de edad, los denominados "cachorros del califato".

Las milicias chiíes se encuentran precisamente en la zona que conecta Mosul con Al Raqa, a través de la cual también han huido familiares de miembros del EI y algunos de sus dirigentes en los pasados días, según el Observatorio.

Por su parte, las fuerzas iraquíes siguieron avanzando en el frente sur de la batalla, que desarrollan de forma conjunta con las tropas kurdas "peshmergas" y con el apoyo de la aviación internacional liderada por EE UU.

La Comandancia de las Operaciones para la Liberación de la Provincia de Nínive, cuya capital es Mosul, informó hoy de que las tropas gubernamentales tomaron el control de varias aldeas ubicadas al sur de la ciudad.

Al sureste, se hicieron con la población de Ali Rash e izaron la bandera iraquí en los edificios estatales, mientras al suroeste arrebataron a los yihadistas las localidades de Al Shuruq, Al Mujalat, Al Hamidiya y Yayef, a orillas del río Al Zab.

Por su parte, la aviación militar iraquí bombardeó algunas zonas en el sur de la comarca de Al Shura, en la que desarrollan actualmente operaciones para tomar el control del principal núcleo urbano de la zona, después de haber avanzando en los pasados días por las afueras de la población.

La comandancia militar aseguró que las tropas del Ejército iraquí se coordinan con las fuerzas de la Policía Federal para seguir avanzando en todos los frentes.

Las tropas terrestres cuentan con la cobertura aérea de la coalición antiyihadista capitaneada por Washington, que realizó 1.252 bombardeos aéreos contra el EI desde el inicio de la batalla de Mosul y hasta el día de ayer, según informó el Ministerio de Defensa iraquí en un comunicado.

La alianza militar asimismo lanzó 149 misiles contra los terroristas y abatió a al menos 910 de ellos, al mismo tiempo que fueron destruidos más de 40 artefactos explosivos, 115 vehículos, 170 posiciones del EI y 18 baterías antiaéreas.

El ministerio también anunció hoy que el primer avión militar aterrizó en la base aérea de Al Qayara, la principal del norte de Irak y ubicada a unos 50 kilómetros de distancia de Mosul.

La base fue tomada en junio de 2014 por los yihadistas y recuperada por las fuerzas iraquíes el pasado julio, pero no había sido usada hasta el momento debido a las labores de rehabilitación de sus pistas e instalaciones.

Defensa destacó que el uso de la base de Al Qayara ayudará a "reducir el tiempo y la distancia para los aviones que participan en la ofensiva militar para liberar Mosul", tanto los de la aviación de guerra nacional como los de la coalición internacional.

La ofensiva contra la segunda ciudad de Irak y principal plaza fuerte de los yihadistas en el país comenzó el pasado día 17 y desde entonces las fuerzas conjuntas han ido avanzando lentamente pero sin pausa, aunque aún se sitúan a varios kilómetros de Mosul.