Al menos 32 afectados por un presunto ataque químico cerca de Alepo

  • Los 'Cascos Blancos' aseguran que helicópteros gubernamentales atacaron el pueblo de Jan al Asal con gas cloro

Al menos 32 personas presentan síntomas de intoxicación en un supuesto ataque químico la pasada madrugada en el pueblo de Jan al Asal, a unos diez kilómetros al oeste de la ciudad siria de Alepo (norte), según la Defensa Civil.

El portavoz de los también denominados 'Cascos Blancos' en Alepo, Ibrahim Abu Leiz, ha señalado que helicópteros gubernamentales atacaron sobre la 01.00 hora local (23.00 hora GMT) Jan al Asal con gas cloro. La Defensa Civil, que presta labores de rescate en zonas fuera del control de las autoridades sirias, ha publicado varias fotografías de menores con mascarillas de oxígeno siendo atendidos por personal sanitario en esa población. El director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abderrahman, ha apuntado que su organización no ha podido confirmar hasta el momento este supuesto ataque químico.

Las hostilidades se han vuelto a reanudar en la urbe de Alepo tras una tregua humanitaria de diez horas declarada unilateralmente por Rusia y el Gobierno sirio el viernes pasado. Durante esa jornada, una calma relativa reinó en la urbe, que solo fue interrumpida por el disparo de cohetes contra áreas controladas por las autoridades, aunque sí hubo bombardeos en localidades del extrarradio, como Kafr Naha y Al Atareb.

Unicef condena el ataque a una guardería a las afueras de Damasco

Por otro lado, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) ha condenado el ataque perpetrado el domingo contra una guardería de la localidad siria de Harasta, situada a unos kilómetros de la capital Damasco, y ha denunciado la muerte de al menos cuatro niños.

La representante de la agencia en Siria, Hanaa Singer, ha denunciado que se trata "del último de una serie de ataques a colegios y centros educativos". Sólo en las dos últimas semanas de octubre, Unicef pudo constatar cinco ataques a colegios con más de 30 niños muertos.

La ONU ha recordado a todas las partes en conflicto que deben "priorizar" la protección de los niños, así como cumplir sus "obligaciones" en el marco del Derecho Internacional Humanitario. "Los ataques a todas las infraestructuras civiles, incluyendo colegios, guarderías, parques y centros educativos e instalaciones sanitarias deben detenerse inmediatamente", ha reclamado Singer.