El tratado comercial con Canadá «podría ser el último» que intente la UE, asegura Tusk

Donald Tusk
Donald Tusk / AFP
  • El presidente del Consejo Europeo presiona así a la región belga de Valonia, cuya oposición al acuerdo, que establecería una región de libre comercio de más de 500 millones de habitantes, sigue frenando la firma oficial

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, advirtió este jueves que el acuerdo comercial con Canadá, conocido como CETA, "podría ser el último" que intente alcanzar el bloque si Bélgica no consigue darle el visto bueno que falta antes del viernes.

"El CETA podría ser nuestro último acuerdo de libre comercio si no convencemos a la gente de que negociamos para proteger sus intereses", declaró Tusk a su llegada a la cumbre de mandatarios europeos en Bruselas, que tiene previsto abordar en la sesión del viernes la política comercial comunitaria.

El ejecutivo europeo ha dado de plazo hasta el viernes a la región belga de Valonia para que reconsidere su veto a este acuerdo comercial, que crearía un espacio de libre comercio de unos 550 millones de personas. En virtud del denominado "acuerdo mixto", la UE necesita el visto bueno de todos los países del bloque para poder firmar el tratado. El gobierno federal belga, partidario del CETA, no ha podido por el momento dar su aprobación, ya que necesita el 'sí' de la región valona que por el momento se opone.

"Espero que Bélgica demuestre una vez más que es una verdadera campeona alcanzando compromisos, y que el viernes tengamos un acuerdo que allane el camino hacia el CETA", añadió Tusk. El primer ministro belga, Charles Michel, subrayó el "momento delicado" actual e indicó que espera una respuesta del gobierno valón lo "más rápido posible" a "los últimos textos enviados por la Comisión Europea".

Para intentar desbloquear la situación, los embajadores ante la UE de los 28 países del bloque tiene previsto reunirse durante la noche de este jueves, según una fuente europea. Tras reunirse con la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, el presidente regional valón, Paul Magnette, reafirmó el miércoles por la noche su 'no' al CETA, aunque apuntó ciertos "avances" en las negociaciones en los últimos días.

El rechazo de Valonia, una región de 3,6 millones de habitantes, pone en peligro la firma formal del acuerdo, que debe llevarse a cabo en principio durante la visita, el 27 de octubre, a Bruselas del primer ministro canadiense Justin Trudeau. Asimismo, deja en el aire otros acuerdos comerciales como el que la UE negocia con Estados Unidos, conocido como TTIP, y el discutido con los países del Mercosur. "Estoy convencido de que llegaremos a un acuerdo", por lo menos "antes del 27 de octubre", dijo por su parte el primer ministro austriaco, Christian Kern.