El atacante abatido en Orly se encontraba bajo los efectos de las drogas y el alcohol

Imagen del hombre abatido.
Imagen del hombre abatido. / Reuters
  • El hermano y el primo del atacante que murió por disparos de las fuerzas de seguridad siguen arrestados para ser interrogados

El hombre que atacó el sábado a una patrulla militar en el aeropuerto parisino de Orly antes de ser abatido estaba bajo los efectos del alcohol y de drogas en el momento de los hechos, según ha indicado este domingo una fuente judicial.

"Los análisis toxicológicos realizados este domingo muestran una tasa de alcoholemia de 0,93 gramos por litro de sangre y la presencia de cannabis y cocaína", precisa esa fuente. El individuo, un francés de 39 años identificado como Ziyed Ben Belgacem, había sido condenado en 2009 por tráfico de estupefacientes.

El padre de Belgacem ha declarado este domingo que su "hijo nunca fue terrorista. Nunca rezó y bebe alcohol. Y bajo el efecto del alcohol y del cannabis pasó lo que pasó". El padre ha sido liberado por la Policía, que ha declarado durante varias horas. En cambio, el hermano y el primo de Ziyeg Ben Belgacem, un francés de origen tunecino, siguen siendo interrogados por la policía.

"El sábado me llamó a las siete u ocho de la mañana. Estaba extremadamente nervioso, ni siquiera su madre lograba entender. Me dijo: 'papá, te pido perdón, hice una estupidez con un gendarme", ha contado el padre de Ben Belgacem. "Yo le respondí no, no te perdono porque atacaste un gendarme", ha contado a la radio Europe 1.

El padre intentó saber dónde se encontraba su hijo, pero Ziyed Ben Belgacem le dijo solamente que "estaba en la autopista" y cortó. Preocupado, el padre, junto a su otro hijo, se presentó a la comisaría para contarles lo que estaba pasando. "Cuando llegué a la comisaría me di cuenta de que la policía había hecho su trabajo. No me dijeron directamente que había muerto. Es terrible, ¿pero qué quiere que le diga? Las malas compañías, la droga... Al final soy yo el que sufre" las consecuencias, declaró el padre del atacante. Un primo del atacante se presentó también de forma voluntaria a la comisaría el sábado. La noche anterior había estado con él en un bar de las afueras de París.

La fiscalía abrió un investigación por intento de homicidio, tentativa de asesinato a personas depositarias de la autoridad pública, en relación con una organización terrorista, así como por asociación delictiva terrorista criminal.

No había ningún signo preocupante

Los investigadores intentan ahora esclarecer el perfil psicológico de Ziyed Ben Belgacem, que durante el ataque gritó: "¡Depongan las armas¡ ¡Pongan las manos en la cabeza! Estoy aquí para morir por Alá. De todos modos va a haber muertos". En el registro del domicilio del agresor, en la localidad de Garge les Gonesse, la misma en la que disparó contra la agente, se encontró una pequeña cantidad de cocaína.

Belgacem, que tenía antecedentes penales por robo a mano armada y por tráfico de estupefacientes, había sido vigilado por los servicios de inteligencia franceses por su radicalización durante una estancia en prisión. Sin embargo, un registro de su domicilio en 2015 no dio como resultado ningún signo preocupante, por lo que no fue fichado por los servicios de inteligencia.

El aeropuerto recupera la normalidad

El aeropuerto parisiense de Orly, cerrado ayer durante horas, ha recuperado hoy la normalidad y a lo largo del día se trasladará a todas las personas que ayer no pudieron viajar. Así lo ha indicado a la emisora France Info el presidente de Aeropuertos de París (ADP), Agustin de Romanet, que ha señalado que las anulaciones de vuelos dejaron en tierra la víspera a 10.000 de los 54.000 pasajeros previstos.

Actualmente, ha dicho, el tráfico aéreo está "integralmente restablecido" y gracias a la ayuda de un centenar de voluntarios que acudieron al aeropuerto se espera que todos los viajeros sean trasladados a lo largo del día. De Romanet ha señalado que un centenar de personas decidió dormir en el aeropuerto porque sus vuelos partían temprano, por lo que se habilitaron camas provisionales en el mismo. Además, las compañías aéreas alojaron a unas 200 personas en los hoteles próximos a Orly.

El presidente de ADP ha indicado que incidentes como el de ayer les hacen reflexionar sobre las mejoras en seguridad que se pueden adoptar. En este sentido, De Romanet ha afirmado que se ha pensado en la eventualidad de introducir registros aleatorios a pasajeros a la entrada de la zona pública del aeropuerto, pero ha señalado que la medida es arriesgada. "Podíamos haber provocado que el ataque de locura de ayer se produjera antes y frente a personas desarmadas", ha explicado.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate