BMW Serie 4, nueva gama

  • A partir de marzo llega la segunda generación con pequeñas modificaciones estéticas, de equipamiento y mecánicas

En pocas semanas se empiezan a entregar las primeras unidades de la nueva Serie 4, la segunda generación del modelo. Desde su llegada en 2013, BMW ha vendido casi 400.000 unidades, un turismo con especial éxito en EE. UU. (con casi un tercio del total) seguido de Gran Bretaña y Alemania. La carrocería de cuatro puertas, que la marca denomina Gran Coupé supone en torno a la mitad de las matriculaciones y la de dos puertas y el Cabrio se reparten un 25 % cada una.

En el diseño del nuevo Serie 4 destacan los opcionales faros delanteros hexagonales de led, en un frontal con una gran toma de aire central cuya abertura aumenta de tamaño hacia el exterior, para acentuar una mayor sensación de anchura. Los contornos se alternan con las superficies para crear un frontal anguloso y de estilo deportivo. Los dobles faros delanteros son biled de serie, enmarcados por anillos de luces diurnas y una imagen dinámica con el característico diseño de “ceja”. Las luces antiniebla delanteras de led son también de serie.

La nueva Serie 4 se reconoce por ligeras modificaciones en la carrocería, como el diseño de los pilotos traseros o el acentuado alerón sobre el portón posterior. En la imagen, el modelo de cuatro puertas que BMW denomina Gran Coupé.

Pequeños cambios

La nueva Serie 4 se reconoce por ligeras modificaciones en la carrocería, como el diseño de los pilotos traseros o el acentuado alerón sobre el portón posterior. En la imagen, el modelo de cuatro puertas que BMW denomina Gran Coupé.

En opción se ofrecen los faros delanteros de led adaptables, cuya configuración a un formato hexagonal origina mayor sofisticación que los normales. La trasera transmite una imagen más baja y deportiva fiel reflejo del frontal. Las líneas horizontales y el diseño alargado de las luces traseras ayudan a destacar los musculosos pasos de rueda. El nuevo faldón trasero sobre el portón potencia la estética deportiva. Los pilotos traseros son de nuevo diseño y aunque se mantiene la característica forma en L las luces de led forman una curva en la parte exterior con una imagen más homogénea.

En el interior, son varios los detalles mejorados como los bordes de las salidas de aire, las guías del cinturón de seguridad y los paneles de control en las puertas que llevan ahora insertos galvanizados. Los controles del climatizador y el audio van rodeados de aplicaciones en cromo.

Hay más opciones para la tapicería de cuero con otros colores y costuras de contraste. Las molduras interiores son de aluminio en diversos acabados. Además del equipamiento Advantage, la nueva Serie 4 se comercializa en las variantes Sport, Luxury y la más deportiva M Sport. La oferta de llantas de aleación es numerosa, con cuatro nuevos diseños en tamaño de 18 y 19 pulgadas. También se han añadido nuevos colores para el exterior como el tono turquesa o un atrevido color que combina el naranja y el rojo mucho más deportivo.

Sin duda, el Cabrio es la versión más atractiva de la gama. Con los nuevos colores disponibles, poco menos que hace volver la cabeza a su paso.

El más llamativo

Sin duda, el Cabrio es la versión más atractiva de la gama. Con los nuevos colores disponibles, poco menos que hace volver la cabeza a su paso.

En el apartado mecánico, con un centro de gravedad más bajo que la carrocería de la Serie 3, se modifica la suspensión, que es más rígida, y la configuración de la dirección. Las ventajas se traducen en un menor balanceo de la carrocería, una respuesta más neutra al conducir al límite y una estabilidad en recta aún mayor, tanto con la suspensión de serie como con la M Sport y la suspensión adaptativa. En síntesis, detalles que mejoran la dinámica del vehículo sin perjudicar el confort de marcha.

En la gama de motores de gasolina y diésel, todos son de cuatro cilindros y equipan la conocida tecnología de la marca con doble turbo. En el primer caso, el 420i desarrolla 184 CV, el 430i es el equilibrio de la gama con 252 CV y el más potente 440i rinde 326 caballos. El consumo de combustible combinado varía entre 5,5 y 7,0 l/100 km con unas emisiones entre 127 y 162 g/km.

Respecto a los diésel, la gama arranca con el 418d de 150 CV, solo para la carrocería de cuatro puertas, y sigue con el 420d (190 CV), 430d (258 CV) y el tope de gama que es el 435d xDrive con 313 caballos de potencia. El consumo de combustible combinado empieza en 4,0 litros que corresponde a unas emisiones de 106 gramos por kilómetros y el que más consume es el 435 con tracción total con una cifra media oficial de 5,9 litros.

La nueva Serie 4 de BMW puede montar el cambio manual de seis velocidades o la caja automática de ocho velocidades Steptronic, que es de serie en los 430i xDrive, 430d, 430d xDrive y 435d xDrive. A excepción del 418d y 420i, las demás variantes ofrecen la posibilidad de equipar la tracción a las cuatro ruedas (xDrive) en lugar de la habitual propulsión trasera.

En la instrumentación, es opcional la pantalla multifuncional que permite al conductor la posibilidad de elegir distintas opciones según el modo de conducción seleccionado. En el Comfort ofrece un display más clásico, como el panel de instrumentos analógico tradicional. En el caso de la posición Eco Pro, ayuda a adoptar un estilo de conducción muy económico con datos sobre la autonomía y el rendimiento de la generación de energía de la frenada. No falta el más deportivo Sport.

El paquete de navegación opcional ConnectedDrive comprende una nueva interfaz con seis grandes iconos distribuidos en dos páginas; además, permite la carga sin cables de un smartphone y dispone de un punto Wifi con posibilidad de conexión de hasta diez dispositivos móviles, aparte de dos puertos USB. La aplicación de Apple CarPlay es opcional.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate