BMW Active Tourer 225xe, la familia enchufada

BMW Active Tourer 225xe, la familia enchufada

  • El nuevo BMW Active Tourer 225xe combina un propulsor de gasolina y un motor eléctrico con 224 caballos

La gama de la Serie 2 Active Tourer de BMW ya ofrece una amplia oferta de modelos eficientes y prácticos, dotados de tracción delantera o de tracción total, equipados con motores de gasolina o turbodiésel, pensados para un uso “familiar”. El nuevo BMW 225xe “híbrido” viene a completar la oferta del fabricante alemán en un incipiente segmento de mercado, con una unidad que combina un propulsor de gasolina y un motor eléctrico “enchufable” con una eficiencia energética única en su clase, ya que puede recorrer 100 kilómetros a velocidad moderada con un poco más de 2,0 litros de gasolina.

Gracias a la elevada posición de los asientos y a la cómoda forma de entrar y salir del coche, el 225xe convence como automóvil para el uso diario. La banqueta posterior, comparada con la de las demás variantes de esta serie de modelos, es 30 milímetros más alta debido a que la batería se encuentra debajo de ella. La versatilidad del habitáculo se acrecienta con el escalonamiento de serie del reglaje de los respaldos de los asientos posteriores. El volumen básico del maletero es idéntico al del modelo convencional, lo que significa un volumen de carga total de 400 litros. El eficiente aprovechamiento del espacio disponible es una característica esencial del BMWxe, que permite disponer de tracción delantera, trasera o total con el sistema “xDrive” electrificado.

Sistema híbrido

El sistema “híbrido” del BMW 225xe está compuesto por un motor gasolina de tres cilindros y 1.500 cm3 de cilindrada, que desarrolla 136 caballos de potencia (con un consumo medio mínimo de apenas 2,1 litros), que aplica su potencia en las ruedas delanteras a través de una caja automática “Steptronic” de seis marchas. Se combina con un motor eléctrico de 88 caballos que actúa sobre el eje posterior. Conduciendo únicamente con el motor eléctrico, la autonomía del coche es de hasta 41 kilómetros. La batería de ion litio de 7,7 kilovatios/hora está montada debajo de la banqueta de los asientos traseros, es decir, en un lugar en el que no ocupa espacio útil.

El motor eléctrico se caracteriza por tener respuestas inmediatas y directas desde el inicio de la marcha, además de contar con un elevado par motor de 165 Newton metro, por lo que ofrece unas prestaciones muy notables, no solamente en el tráfico urbano. Conduciendo únicamente con el motor eléctrico, es decir sin generar emisiones, es posible alcanzar una velocidad de 125 km/h.

Por medio de una gran pantalla en la consola central, se puede acceder a las informaciones más importantes, desde la climatización hasta consultar el nivel de carga de la batería.

Sistema Connected Drive

Por medio de una gran pantalla en la consola central, se puede acceder a las informaciones más importantes, desde la climatización hasta consultar el nivel de carga de la batería.

Si el conductor opta por conducir a velocidades mayores, el alternador de arranque de alto voltaje agrega el funcionamiento del motor de gasolina de manera imperceptible para el conductor y, a la vez, se desacopla el motor eléctrico. Conduciendo a velocidades usuales en autopistas, el BMW 225xe se transforma en un coche de tracción delantera y puede alcanzar una velocidad punta de 202 km/h.

El sistema de gestión de la energía del 225xe se ocupa en cualquier situación de garantizar la coordinación óptima del motor de combustión y del motor eléctrico. La energía eléctrica se aprovecha para minimizar el consumo de combustible, obteniéndose así un funcionamiento más dinámico del sistema de propulsión del coche.

Incluso si el nivel de carga de la batería ya no permite conducir únicamente con el motor eléctrico, el alternador de arranque entrega energía eléctrica para apoyar el proceso de aceleración aplicando potencia eléctrica adicional en el eje trasero. Si es necesario, también el motor de combustión recarga la batería a través del alternador de arranque de alto voltaje, mientras el coche está en movimiento.

El BMW Serie 2xe Active Tourer permite tres tipos de conducción eléctrica. El modo “auto drive” se activa automáticamente cuando se pone en funcionamiento el coche. Al conectarlo, se puede alcanzar una velocidad de 80 km/h solo con el motor eléctrico. Si requiere de mayor potencia, por ejemplo, al acelerar para adelantar, o si se quiere superar los 80 km/h, arranca el motor de combustión de manera automática y casi imperceptible. Si vuelve a bajar la velocidad por debajo de los 80 km/h, se desacopla y apaga el motor de combustión, por lo que la conducción vuelve a ser únicamente eléctrica.

Al igual que en el caso del superdeportivo híbrido “enchufable” BMW i8, también el 225xe incluye el modo de conducción “max edrive” con el que, pulsando simplemente una tecla, el coche puede circular en modo eléctrico hasta una velocidad de 125 km/h, aprovechando su máxima potencia, aunque sin generar emisiones en absoluto. En ese caso, el sistema entrega casi de inmediato la totalidad de su potencia.

Si se activa el modo “save battery” cuando el nivel de carga de la batería es inferior al 50 %, el sistema procede automáticamente a recargarla hasta que alcanza media carga. Si el nivel de carga es superior al 50 %, el sistema lo mantiene en el acumulador de alto voltaje. Colocando la palanca selectora en la pista “S”, siempre se pone en funcionamiento el motor eléctrico, sin importar el modo que se haya activado antes. De esta manera siempre se dispone de la máxima potencia de ambos motores. Al mismo tiempo, se eleva el nivel de carga de la batería de alto voltaje al 80 %.

Varios modos de conducción

Los tres modos de funcionamiento “eDrive” pueden combinarse con los ya conocidos de otros modelos de la marca bávara. Los modos “sport”, “confort” y “eco pro” inciden en diversos factores que determinan el comportamiento del coche, entre ellos, el acelerador, el funcionamiento de la caja de cambios automática, así como en las características de la dirección.

La batería del BMW 225xe, al ser un automóvil “híbrido enchufable”, puede cargarse externamente a través de la red eléctrica. Con una instalación específica de BMW, denominada “i wallbox”, que tiene una capacidad de carga de 3,7 kilovatios, se recarga completamente la batería de ion litio en apenas dos horas y quince minutos. Como alternativa, también puede utilizarse una toma de corriente doméstica convencional; con el cable estándar que lleva el coche, la operación finaliza tras tres horas y quince minutos.

El sistema “Connected Drive” del BMW Serie 2 xe Active Tourer, permite acceder en cualquier momento a las informaciones más importantes, relacionadas con el coche. Por ejemplo, estando dentro del coche, el conductor puede consultar el nivel de carga de su batería en la pantalla de a bordo, así como también los kilómetros recorridos. Pero, además, también puede, entre otros, programar la climatización del coche. Estas funciones pueden controlarse desde el coche, pero también mediante un “smartphone” que tenga instalada la aplicación.