Kia Sportage, máxima fiabilidad

  • El nuevo Kia Sportage está a la venta con la exclusiva garantía de siete años o 150.000 kilómetros de serie

La cuarta generación del Kia Sportage se reconoce ahora por una imagen más deportiva, un nuevo frontal que presenta el mayor cambio de diseño con relación al modelo anterior, con los faros separados de la parrilla “nariz de tigre”, característica de la marca surcoreana. Los faros están ahora en una posición más alta y se extienden hacia atrás para llegar a los bordes exteriores de un capó más definido.

La parrilla más baja y ancha, dimensionada para una mayor refrigeración del motor, añade más volumen a la mitad inferior del frontal del Sportage. Los precios de los nuevos Kia Sportage comienzan desde los 22.850 euros del modelo “Basic” con motor gasolina 1.6 litros y tracción delantera, con 132 caballos de potencia, hasta los 39.900 euros de la versión con el equipamiento más completo “Line”, propulsor turbodiésel 2.0 litros de 185 caballos, tracción a las cuatro ruedas y cambio automático.

Con un salpicadero amplio y orientado hacia el conductor, el estilo es más moderno y completamente distinto al del Sportage anterior. Los materiales son ahora de tacto más suave.

Nuevo interior

Con un salpicadero amplio y orientado hacia el conductor, el estilo es más moderno y completamente distinto al del Sportage anterior. Los materiales son ahora de tacto más suave.

En el medio de esta amplia horquilla, se encuentran las que casi con toda seguridad serán con gran diferencia las versiones más vendidas de la gama: Sportage 1.7 CRDI turbodiésel de 115 caballos, tracción delantera, por 25.700 euros y el modelo 2.0 CRDI turbodiésel de 136 caballos, tracción delantera, por 33.400 euros.

A estos precios, hay que deducir el descuento promocional de la marca, entre 4.665 y 5.040 euros (según versiones, por oferta lanzamiento y financiar la compra con Kia); además también hay que deducir el Plan PIVE, a los potenciales compradores que cumplan con las condiciones de dicha subvención.

El Sportage mantiene su conocida vista lateral, con 30 mm más de distancia entre ejes (ahora 2,67 metros), 40 mm más de longitud (hasta 4,48 metros) y un spoiler trasero más largo y aerodinámico. Aumenta también el espacio para los pasajeros, con una altura de cabeza de 997 mm (5 mm más) en las plazas delanteras y 993 mm (16 mm más) en las traseras. El espacio para las piernas ha crecido hasta 1.129 mm delante (19 mm más) y 970 mm detrás (7 mm más).

En la parte trasera, presenta formas más horizontales y líneas claramente definidas, con un portón liso que enfatiza la anchura del coche. Este nuevo diseño también hace de este Sportage el más aerodinámico hasta la fecha; el coeficiente CX se ha reducido desde 0,35 hasta 0,33, en parte debido al nuevo perfil del panel inferior y al nuevo diseño del paragolpes.

Nuevo interior

El Sportage destaca por su nuevo interior, que constituye uno de los cambios más significativos sobre la tercera generación de este modelo, con un salpicadero amplio y orientado hacia el conductor, con un estilo más moderno. Hay una combinación de elementos metálicos con materiales de tacto suave y líneas horizontales claramente definidas que revelan un alto nivel de acabado.

El diseño lateral del salpicadero lo divide claramente en dos zonas: monitorización y control. La zona de monitorización está centrada exclusivamente en proporcionar la información a los ocupantes, a través de la instrumentación para el conductor, con una pantalla opcional de 7 o 8 pulgadas en el centro del salpicadero.

El nuevo Sportage ha obtenido la calificación máxima de cinco estrellas en las pruebas de seguridad en caso de choque de Euro NCAP. La estructura es ahora significativamente más resistente, gracias en gran parte al uso intensivo de acero reforzado de alta tensión en la construcción de la carrocería que mejora la rigidez en las uniones de los paneles.

Al reforzar la estructura central, la rigidez torsional ha aumentado un 39 % con relación a la generación anterior. Además, está equipado de serie con airbags para el conductor y el acompañante, airbags laterales delanteros y airbags de cortina para las dos filas de asientos.

Los sistemas de ayuda a la conducción disponibles incluyen: asistencia de frenada de emergencia, mantenimiento de carril, ópticas delanteras adaptativas -ajustan automáticamente el alcance de la luz en función de la presencia de otros vehículos y de las condiciones de la carretera-, reconocimiento de señales de tráfico, detección de ángulo muerto con asistente de cambio de carril -controla a los coches que circulan hasta 70 metros por detrás y proporciona al conductor una alerta visual en el retrovisor exterior cuando otro coche entra en el ángulo muerto de visión- y una alerta de tráfico trasero, que avisa si se acercan otros coches por detrás cuando se circula marcha atrás en maniobras de aparcamiento.

El nuevo Sportage se distingue por una capacidad de frenada mejor que la del anterior modelo, debido a unas pinzas rediseñadas y unos discos más grandes. Como en la generación precedente, el Sportage se sigue ofreciendo con tracción delantera o tracción total. Junto con la suspensión y la dirección revisadas, y las últimas ayudas electrónicas, tiene una gran estabilidad y un alto nivel de agarre en todas las condiciones.

El sistema de navegación con servicios de conectividad es una novedad que ofrece una amplia gama de información actualizada destinada al conductor. Gestionado por la compañía TomTom, este sistema de conectividad incluye actualizaciones de tráfico en tiempo real, localización y avisos de controles de velocidad y previsiones meteorológicas.

En la parte trasera, presenta formas más horizontales y líneas claramente definidas, con un portón liso que enfatiza la anchura del coche.

Nuevo diseño

En la parte trasera, presenta formas más horizontales y líneas claramente definidas, con un portón liso que enfatiza la anchura del coche.

El sistema de información y entretenimiento, con pantalla táctil de 7 pulgadas, va aparejado a un equipo de sonido de 160 W con seis altavoces. Otros nuevos dispositivos disponibles son: una cámara de visión trasera con marcas de aparcamiento dinámicas, un portón automático inteligente que se abre cuando detecta próxima la llave e iluminación dinámica en curva con un haz que barre la carretera en coordinación con el volante para una mayor visibilidad de noche.

Como en el anterior modelo, el nuevo Sportage ofrece a los compradores una amplia oferta de motores gasolina y turbodiésel. La gama de gasolina comienza con el 1,6 litros GDI, inyección directa de gasolina con 132 CV y 160 Newton metro de par motor.

El más reciente motor 1,6 litros T-GDI está disponible únicamente en la versión GT “Line”, y va enfocado a los clientes que buscan una respuesta al acelerador más rápida, buena economía de consumo y una gran disponibilidad de potencia en cualquier régimen de giro (con 177 CV de potencia y un par máximo de 265 Nm, disponible entre 1.500 y 4.500 vueltas).

En diésel, el Sportage continúa con el probado motor CRDi de 1,7 litros y 115 CV, y un significativamente mejorado CRDi 2.0 litros que establece un salto adelante en términos de economía de consumo, prestaciones y reducción de ruidos y vibraciones, en relación al Sportage de tercera generación y también a otros SUV rivales. El motor turbodiésel de 2.0 litros está disponible con dos niveles de potencia: 136 CV con 373 Newton metro de par y 184 caballos, con 400 Newton metro.

En el nuevo Sportage se puede montar la nueva caja de cambios automática de siete velocidades tipo “doble embrague” DCT de Kia, disponible sólo para las versiones equipadas con el nuevo motor gasolina T-GDI de 1.6 litros y 177 CV. La nueva caja es capaz de gestionar el gran par y potencia disponible del motor turboalimentado y ofrece una experiencia de conducción más deportiva. La gama de tipos de cambio del Sportage incluye también cajas de cambio manual o automática, de seis velocidades.