Opel Crossland X, en tierra de compactos

  • El segundo componente de la familia X, a la venta en junio, destaca por su diseño y buen aprovechamiento del espacio interior

La familia X empieza a crecer. Tras el ya popular Mokka, Opel acaba de mostrar las primeras fotos del nuevo Crossland, que se pondrá a la venta a finales de la primavera. La ofensiva continúa a finales de año con la comercialización del Grandland de mayor tamaño. Son dos de los turismos de la estrategia de Opel de presentar siete modelos en el 2017. El primero es un crossover compacto con cierto estilo de todoterreno.

EL Crossland X destaca por su diseño exterior, un poco en la línea del pequeño Adam, muy llamativo y juvenil. Compacto por fuera, la carrocería es bitono con una imagen que parece un todoterreno; por dentro es espacioso y versátil. Es un coche más enfocado al estilo de vida urbano pero que ofrece lo necesario para viajar con el confort de marcha de una berlina superior.

El nuevo Crossland X destaca por su estilo joven y audaz. Visto de perfil recuerda al pequeño Adam, por el contorno cromado de las ventanillas que desciende hacia la parte trasera.

Mucho diseño

El nuevo Crossland X destaca por su estilo joven y audaz. Visto de perfil recuerda al pequeño Adam, por el contorno cromado de las ventanillas que desciende hacia la parte trasera.

Con una longitud total de 4,21 metros, es 16 centímetros más corto que un Astra pero es diez centímetros más alto. Destaca la posición elevada de los asientos lo que proporciona una mejor visibilidad y será opcional un techo panorámico de cristal. Los asientos son deslizantes y pueden ser desplazados hacia atrás hasta en 150 milímetros, para que los pasajeros de elevada estatura vayan más cómodos.

El maletero admite, con los asientos posteriores en posición normal, 410 litros de capacidad. Un volumen considerable que se puede aumentar (hasta los 520 litros) al mover hacia delante los asientos traseros. También es posible llevar objetos largos cuando el reposabrazos trasero está plegado; para los que necesiten el máximo de espacio, la capacidad del maletero alcanza los 1.255 litros al abatir por completo los asientos. Además, existen en el habitáculo muchos huecos para alojar los objetos de uso diario.

La parte delantera del Crossland X incorpora una elevada parrilla con líneas cromadas horizontales que unen el brillante logo de Opel y las características luces diurnas de led en forma de doble ala. Los refuerzos distintivos habituales de los SUV y el protector plateado en la parte delantera destacan la carrocería por la parte inferior.

Las marcadas líneas laterales junto con el techo “flotante” se han plasmado para transmitir que el coche parezca más largo. Como en el Opel Adam, el contorno cromado de las ventanillas desciende hacia la parte trasera. Visto desde atrás, las luces también cuentan con el diseño de “doble ala” y forman la intersección entre el portón y la línea descendente del techo.

El habitáculo en las plazas traseras es cómodo y al ser deslizantes los asientos posteriores se amplía el hueco para las piernas o para el maletero.

Mucho espacio

El habitáculo en las plazas traseras es cómodo y al ser deslizantes los asientos posteriores se amplía el hueco para las piernas o para el maletero.

En el interior, el panel de instrumentos y la consola central quedan bien estructurados, con acabados cromados sobre las esferas de la instrumentación y los aireadores para la ventilación. También puede equipar una pantalla táctil de hasta 8 pulgadas para los sistemas multimedia IntelliLink R4.0 e IntelliLink Navi 5.0 compatibles con Apple CarPlay y Android Auto. Y como es ya habitual en Opel, el punto de acceso WiFi gracias a los servicios de asistencia y conectividad Opel OnStar, asegura una conectividad para los dispositivos móviles.

En el equipamiento podrá montar numerosos sistemas, como el de iluminación adaptativa, asistente de aparcamiento, alerta de colisión frontal con detección de peatones y frenado de emergencia automática, aviso al conductor por somnolencia, alerta de mantenimiento de carril, asistente de señales de tráfico y alerta de ángulo muerto, como los más representativos.

Otros elementos innovadores son la cámara panorámica de visión trasera de 180º para comprobar si otros usuarios de la vía se aproximan por cualquiera de los lados al dar marcha atrás y la pantalla de proyección (Head-up Display) para ofrecer al conductor información como la velocidad, navegación y sistemas de asistencia justo en la línea de los ojos con lo que se evita desviar en gran medida la atención sobre la carretera.

En un segmento en auge y con unas cifras de ventas que se han multiplicado por cinco desde 2010, como lo demuestra el Mokka X, su hermano el Crossland X añadirá un atractivo adicional para un público joven que quiere un coche urbano pero no renuncia a la aventura. El coche podrá llevar una amplia variedad de motores gasolina y diésel y también disponible para utilizar con gas (GLP).

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate