Peugeot 2008, sobre cualquier terreno

  • El Peugeot 2008 destaca por su fuerte personalidad en el segmento de los SUV compactos, con un comportamiento dinámico de referencia

Los elementos más destacados de diseño del nuevo 2008 añaden más fuerza y robustez al “todocamino” compacto de la marca francesa, ahora con agrandados pasos de ruedas, una nueva calandra vertical y los paragolpes carenados, el techo más ondulado y el alerón trasero.

El nuevo Peugeot 2008 es un SUV con una carrocería de cinco puertas, para cinco ocupantes, que destaca por el bajo consumo de sus motores, elevadas prestaciones y versatilidad interior. Por sus 4,16 metros de largo y 1,74 metros de ancho, pero también por su mayor altura (1,55 metros), la carrocería del 2008 ofrece un generoso habitáculo donde se acentúa la funcionalidad.

Maletero de 410 litros

La banqueta trasera abatible 1/3-2/3 hace pasar el volumen del maletero de 410 a 1.400 litros en un instante. Simplemente con apretar un botón, el respaldo trasero bascula y se oculta automáticamente, dejando un espacio de carga plano. El maletero cuenta con ganchos para sujetar objetos y la cubierta oculta un espacio complementario de 22 litros.

En cada una de las plazas, el pasajero dispone de numerosos espacios para objetos pequeños, bien pensados y fáciles de localizar, gracias a las luces de techo led delanteras y traseras. El volumen total de almacenamiento alcanza los 24 litros. Los ocupantes del 2008 están protegidos por un conjunto de seis airbags: dos frontales, dos laterales situados en los respaldos de los asientos delanteros y dos de techo. Para la seguridad de los niños, el airbag frontal del pasajero puede desconectarse para poder instalar sillitas de las que se sitúan en sentido contrario al de marcha mientras que las plazas laterales traseras disponen de anclajes Isofix de tres puntos.

El habitáculo del nuevo 2008 destaca por la mejora en la calidad de los materiales. La pantalla situada en la consola central es táctil.

Interior cuidado

El habitáculo del nuevo 2008 destaca por la mejora en la calidad de los materiales. La pantalla situada en la consola central es táctil.

El Peugeot 2008 destaca por el sistema de tracción Control Grip, que actúa sobre las ruedas delanteras con cinco modos de utilización, según las condiciones de adherencia de la carretera; desde el modo estándar hasta la posibilidad de una desconexión del control de estabilidad ESP y gestionar la entrada de potencia según considere el conductor. Además, están disponibles los modos “nieve”, “todocamino” y “arena”. Todas las versiones del 2008 equipan de serie un ESP que puede desconectarse por debajo de 50 km/h y que agrupa diferentes funciones: control de tracción, control de estabilidad, asistencia a la frenada de emergencia y repartidor electrónico de frenada.

El nuevo Peugeot 2008 también hace más sencillos los desplazamientos urbanos. El sistema de “frenada activa en ciudad” (Active City Brake) reduce la gravedad de los accidentes e, incluso, los evita actuando automáticamente sobre los frenos, aunque el conductor se descuide y no perciba la presencia de coches o peatones en la trayectoria del coche. Cuenta con un sensor láser de corto alcance, situado en la parte superior del parabrisas. Detecta obstáculos como un vehículo, detenido o en movimiento, que circule en el mismo sentido y por el mismo carril. Si el conductor no interviene, a una velocidad máxima de 30 Km/h, el Active City Brake se pone en marcha, realizando un frenado a plena potencia de modo automático, con el fin de reducir la diferencia de velocidad entre el 2008 y el obstáculo.

Al automatizar las maniobras de aparcamiento, el sistema Park Assist saca el máximo partido a la compacidad del 2008 para hacer más fáciles los desplazamientos en ciudad. Tras activar la función, el conductor selecciona en la pantalla táctil el tipo de estacionamiento: en línea o en batería. Los sensores de ultrasonidos miden las dimensiones de las plazas libres, para indicar al conductor el hueco adecuado. En ese momento, el Park Assist aparca el vehículo por medio de la asistencia eléctrica de la dirección. El conductor solo tiene que controlar el entorno del vehículo y controlar su progresión. Si retrocede, la cámara de marcha atrás muestra en la pantalla las dimensiones del vehículo, con la ayuda de líneas de colores.

La nueva generación del Peugeot 2008 cuenta con los niveles de acabado y equipamiento Access, Active y Allure, coronados por el GT Line. Este último cuenta con llantas de aleación de 17 pulgadas de diámetro en acabado negro brillante. La estética más deportiva tiene su reflejo en el habitáculo del modelo GT.

Al abrir las puertas, llama la atención los umbrales de acero inoxidable con la inscripción “Peugeot”, los pedales de aluminio y las alfombrillas con bordes rojos. Pespuntes rojos recorren los asientos delanteros, la banqueta trasera, los apoyabrazos de las puertas y el pomo de la palanca de cambios, la empuñadura del freno de mano y el volante de diámetro reducido, casi de competición. Estos dos últimos elementos están elaborados en cuero napa.

En el puesto de conducción, sin apartar sus ojos del entorno, el conductor recibe la información clave sobre el funcionamiento del 2008 por medio del cuadro de instrumentos, rodeado por led azules. Con esta innovación, supervisar el estado del automóvil requiere un menor desgaste físico y mental.

Con su mano izquierda, el conductor puede activar y definir los parámetros del regulador y el limitador de velocidad, mientras que con la derecha puede manejar su teléfono móvil desde la pantalla táctil de 7 pulgadas, a través de la función Mirror Screen. Esta pantalla también transmite lo que sucede detrás del 2008, por medio de la cámara de marcha atrás, además de supervisar el Park Assist, que realiza maniobras de aparcamiento asistidas. Por último, con la mano derecha también se gestiona el Grip Control, gracias a la rueda que da acceso a sus cinco modos de tracción.

La gama de motores, asociados a cajas manuales y automáticas, está compuesta por cuatro versiones de gasolina y tres de gasóleo, con potencias que van desde los 82 CV hasta los 130 CV, con emisiones de CO2 entre 90 g/km y 114 g/km. Todos los propulsores turbodiésel BlueHDi cumplen con la nueva norma anticontaminación Euro 6, al asociar, el dispositivo SCR con el filtro de partículas FAP, la tecnología más eficiente del mercado.

La nueva generación de motores gasolina Pure Tech de tres cilindros, además de ser muy ligeros, ofrecen un gran agrado de conducción con consumos muy reducidos. En relación a un propulsor de cuatro cilindros con una potencia comparable, la versión tres cilindros atmosférica pesa 21 kilos menos, mientras que la turbo representa un descenso de 12 kilos.

Esta última está equipada con un sistema de inyección directa de alta presión (200 bares) y un turbo de alto rendimiento de última generación, que gira a unas increíbles 240.000 revoluciones por minuto. Desarrolla un par motor elevado en relación a la cilindrada, al registrar 205 Newton metro a 1.750 rpm en la versión de 110 CV y 230 Nm en la versión de 130 CV. Además, el motor Pure Tech destaca por unas prestaciones muy notables, con una potencia constante hasta 6.500 vueltas y un alto nivel de confort acústico.