Peugeot 3008 DKR, a por el Dakar

  • La marca del león estrena el 3008 DKR para el «raid» más duro del mundo, de nuevo con Sainz, Peterhansel, Despres y Loeb al volante

Peugeot Sport ya tiene la nueva arma para el Dakar. Cambia el anterior 2008, por un vehículo derivado del nuevo SUV 3008, cuyo lanzamiento comercial empezará en octubre a la vez del Salón de París. La escuadra, como el año pasado, es de primera fila y además de Carlos Sainz habrá otras tres unidades para Peterhansel, Despres y Loeb.

El nuevo 3008 DKR mantiene una pequeña similitud con el coche de producción, pero el chasis, el interior y las dimensiones de la carrocería son completamente diferentes. Es un vehículo de competición pensado principalmente para conseguir la victoria del Dakar. En comparación con el anterior 2008 DKR, la división deportiva de la marca ha desarrollado aún más el sistema de suspensiones para mejorar el comportamiento.

Motor menos potente

El motor se modifica para su adaptación a la nueva normativa de la FIA para los vehículos diésel de dos ruedas motrices, y ahora se reduce el diámetro de la brida de admisión de aire de 39 a 38 mm. Este cambio supone una rebaja en la potencia de unos 20 CV. Los ingenieros han intentado compensar en lo posible esta desventaja, y ahora el motor es más fiable (la potencia máxima se alcanza a solo 5.000 vueltas) y es más fácil de conducir a bajos regímenes.

Con una considerable batalla de tres metros, la carrocería del 3008 DKR se ha fabricado en fibra de carbono y el chasis es tubular. La suspensión, con un enorme recorrido de hasta 460 milímetros, es por dobles triángulos con dos amortiguadores regulables por rueda.

El motor diésel es un tres litros, V6 con dos turbos. Ubicado en posición central trasera, desarrolla 340 caballos de potencia y rinde un elevado par de 800 Nm. lo que garantiza el empuje por los caminos de arena o barro. El cambio de seis velocidades es de accionamiento secuencial.

Peugeot Total participará con este nuevo modelo en el Rally de Marruecos a primeros de octubre con dos coches, uno para Carlos Sainz copilotado por Lucas Cruz, y el segundo para Cyril Despres con David Castera en el asiento de la derecha, vencedores del pasado Silk Way Rally con el 2008 DKR.