Renault Talismán, una gran berlina

  • El nuevo Renault Talismán inicia su andadura con una gama de precios que arranca en 24.000 euros para la versión Energy dCi turbodiésel de 110 caballos de potencia

El nuevo Renault Talismán es algo más que el sustituto natural del Laguna. Ofrece unas dimensiones claramente superiores -para empezar, 15 centímetros más de longitud-, y supone un gran paso adelante en términos tecnológicos y de diseño. Además, ahora estamos ante una berlina de tres cuerpos, con un gran maletero de 608 litros y una línea imponente.

Su seña de identidad es su “firma luminosa” delantera y trasera, encendida día y noche, que le confiere una fuerte personalidad. Un coche que combina de forma única confort de conducción y deportividad, gracias a la innovadora tecnología “Multisense” que se ajusta a las preferencias dinámicas del conductor. También es la única berlina de su segmento en asociar el sistema de cuatro ruedas directrices “4 Control” con la amortiguación pilotada, lo que redunda en un comportamiento en carretera inigualable por su agilidad y seguridad, dinamismo y confort.

El Talismán tiene sus puntos fuertes en las motorizaciones disponibles gasolina y diésel de gran eficiencia energética, presentando un consumo y unas emisiones de CO2 desde 3,6 litros y 95 gramos de CO2 por kilómetro. Además, en su amplio habitáculo, con los asientos delanteros con las prestaciones más completas de la categoría: masaje, calefacción, ventilación.

La instrumentación se lee de un rápido vistazo. Destaca en la consola central una gran pantalla táctil de 8,7 pulgadas.

Fácil lectura

La instrumentación se lee de un rápido vistazo. Destaca en la consola central una gran pantalla táctil de 8,7 pulgadas.

También las tecnologías que hacen la vida a bordo más fácil: tableta conectada R-LINK 2 con pantalla táctil de 8,7 pulgadas de diámetro, sonido Surround Bose, Head-up Display en color sobre el parabrisas, tablero de bordo con visualización digital de 7 pulgadas bajo la visera y una panoplia completa de ayudas a la conducción y aparcamiento por manos libres.

El Renault Talismán tiene también un gran tamaño, con 4,85 metros de largo y 1,87 m de ancho. La gran distancia entre ejes de 2,81 metros permite ofrecer mucho espacio, tanto para los ocupantes como para el equipaje.

Desde el punto de vista del diseño, destaca por su gran rombo vertical ubicado sobre una calandra cromada de diseño rotundo; el largo capó, las luces led de día en forma de «C» que bajan hasta el paragolpes dibujando una original “firma visual”, los faros led Pure Vision (cruce y carretera) que ofrecen una iluminación natural y una visión muy mejorada con respecto a unos faros halógenos, una proporción de 2/3 de superficies de chapa para 1/3 de superficie acristalada, los pasos de rueda bien marcados y los pilotos traseros con encendido permanente y guía luminosa con profundidad visual 3D, conforman los elementos de diseño más destacados de la gran berlina de Renault.

En carretera, el nuevo Talismán goza de un excelente comportamiento gracias a la tecnología Multisense, un dispositivo que controla y actúa en particular en el sistema 4 Control (cuatro ruedas directrices), la amortiguación pilotada, la dirección, el motor y la caja automática EDC, así como en los instrumentos de a bordo, la sonoridad y el ambiente luminoso del habitáculo.

El sistema Multisense, permite acceder a cuatro modos preprogramados: “confort”, “sport”, “eco”, “neutro”, y un modo personal totalmente configurable. Cada modo crea una emoción de conducción específica a través de la coordinación de los parámetros del sistema 4 Control de cuatro ruedas directrices, los reglajes de la amortiguación pilotada, de la respuesta del motor, de las leyes de paso de las velocidades de la caja EDC y la variación del esfuerzo en el volante.

Al mismo tiempo, el ambiente interior se coordina combinando el tono de la iluminación, el estilo, la naturaleza de la información que se visualiza y el color de los instrumentos de a bordo, la sonoridad del motor, el asiento con masaje del conductor activado en modo confort, el funcionamiento de la climatización en modo “eco”.

El sistema 4 Control de cuatro ruedas directrices está permanentemente activo. Por debajo del umbral de 50 km/h en la posición “confort” (60 km/h en modo “neutro” y 80 km/h en modo “sport”), las ruedas traseras giran en la dirección opuesta a las ruedas delanteras, con una amplitud máxima de 3,5º. En términos de sensaciones, es como si el coche acortara su distancia entre ejes en beneficio de la máxima agilidad. Por encima de este umbral, las ruedas traseras giran en el mismo sentido que las ruedas delanteras. El efecto es entonces comparable al que proporcionaría un alargamiento de la distancia entre ejes, en beneficio del placer de conducción, de la estabilidad y de la sensación de seguridad.

Dotados de tecnologías de última generación como la inyección directa de gasolina o los pistones de acero, los dos motores de gasolina, así como los tres turbodiésel, cumplen la norma Euro 6. Con un consumo de solamente 3,6 litros, el motor turbodiésel dCi 1.5 de 110 caballos ofrece una eficiencia del mejor nivel de su categoría. El propulsor dCi de 130 CV de potencia con la caja manual de seis velocidades gasta 3,9 litros.

Motor diésel con "doble turbo"

Esta motorización diésel se beneficia de la tecnología “doble turbo”, en la que el primer turbo de muy baja inercia facilita una respuesta instantánea desde los más bajos regímenes de giro del motor. El segundo turbo garantiza buenas subidas de régimen, con buenas recuperaciones. Este motor siempre se asocia a la caja automática de “doble embrague” EDC de seis relaciones.

La caja EDC selecciona, de forma casi instantánea y suave, la mejor relación de la transmisión según lo solicite el conductor. Con esta unidad de potencia, el Talismán ofrece unas prestaciones especialmente brillantes con una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,6 segundos y una velocidad punta de 215 km/h. Su consumo es de 5,6 litros.

La panoplia de elementos de seguridad activa del Talismán es verdaderamente notable, ya que dispone del “regulador de velocidad adaptativo”, “frenada activa de emergencia” y unas luces específicas integradas en los faros antiniebla, que se encienden automáticamente, de forma individual, para iluminar el interior de una intersección o una curva.

También presenta un buen número de prestaciones cuyo objetivo es captar la atención del conductor, tales como las alertas de cambio de carril, de distancia de seguridad, de exceso de velocidad con reconocimiento de señales de tráfico, o de ángulo muerto de visión trasera.