Seat León Cupra 300, palabras mayores

  • La reciente gama León recibe la versión tope, el Cupra, con el motor más potente en la historia de la marca

El León, es junto con el Ibiza, dos modelos clave que han catapultado las ventas de Seat en el pasado año y que continúan por el mismo camino en estas primeras semanas del nuevo año. Ahora llega el León Cupra como cumbre de la gama, una versión con 300 caballos de potencia lo que significa la cifra más alta en la historia de la marca para un coche producido en serie.

Además de la estrategia clara del fabricante de Martorell con el Ibiza y el León, que se encuadran en los segmentos que más compra el público en nuestro mercado, Seat también dirige su evolución hacia los modelos tipo SUV o todocamino, primero con el reciente Ateca y en un futuro cercano el más pequeño Arona. En definitiva, estos cuatro modelos son un póquer espectacular que representa la punta de lanza de la marca.

El Cupra 300 se reconoce por pequeños detalles como las llantas de aleación, la doble salida del escape o el pequeño alerón.

Discreto pero llamativo

El Cupra 300 se reconoce por pequeños detalles como las llantas de aleación, la doble salida del escape o el pequeño alerón.

Aunque pudiera parecer lo contrario, el León Cupra no es un coche muy exclusivo y solo dirigido a un público deportivo. Y el claro ejemplo son las tres variantes que ofrece y las ventas de las diferentes versiones. El año pasado la carrocería con un mayor número de matriculaciones fue la de cinco puertas, seguida del Station Wagon (sí, el familiar) y por último el tres puertas. Esta circunstancia tumba por tierra la idea preconcebida de que el tres puertas debería ser, en teoría, el más vendido.

Los responsables de la marca siguen apostando por esta misma tendencia con la nueva versión Cupra de 300 caballos, tanto en nuestro mercado como en el resto de países europeos.

Y lo hace gracias a su buena relación entre las prestaciones -de primer orden-, el nivel de equipamiento y un precio muy competitivo. La versión más barata vale, sin descuento, poco más de 34.000 euros, aunque si se entrega un coche a cambio y si se abona a plazos con la financiera de Seat, el nuevo Cupra puede costar casi 30.000 euros.

El circuito, el mejor sitio

Seat escogió el circuito de Castellolí, a las afueras de Barcelona, para que en el primer contacto con el nuevo León Cupra se pudiera sentir todo su enorme potencial. Y solo bastaron tres vueltas a la técnica pista catalana para comprobarlo. Con Jordi Gené a los mandos de un León de competición que enseñaba la forma de afrontar las diferentes curvas o el sitio ideal de frenada, la conducción del Cupra 300 efectiva y hasta sencilla. El coche va de miedo y no sorprende al conductor por reacciones imprevistas.

Y eso que optamos por la versión ST, el familiar, para comprobar que incluso con este tipo de variante el comportamiento es prácticamente el mismo. Eso sí, estas unidades incorporaban el pack Performance con un equipo de frenos más eficaz (con cuatro pinzas del especialista Brembo) y los neumáticos Michelín Pilot Sport Cup 2, más adecuados a una utilización muy deportiva. Además, con el cambio automático DSG y la posición Cupra en el control de chasis adaptativo, el conductor solo se tiene que preocupar en acelerar y frenar porque el sistema se encarga de todo, incluso de reducir con un golpe de acelerador y realizar doble embrague.

Los responsables de la división deportiva de la marca, Seat Sport, han colaborado en el desarrollo de distintos elementos aunque todo en este coche resulta fácil y nada complejo. Para hacerse una idea, incluso el León de competición desarrolla una potencia de 350 caballos (solo 50 más que el modelo de serie) aunque lógicamente el trabajo realizado en cuanto a reducción de peso o aerodinámica no se parece en nada.

El comportamiento del León Cupra 300 sorprende por su facilidad de conducción porque al coche le da igual subir el motor por encima de las 6.000 revoluciones, intentar apurar la frenada hasta casi el inicio de la curva, y realizarlo varias veces por la eficacia de los frenos, o comprobar una estabilidad con un mínimo balanceo de la carrocería en las curvas y que el subviraje, o tendencia a seguir recto en un viraje, es inapreciable; en el lado opuesto, cambiar el reglaje en el control de chasis a la posición Comfort y circular como si se tratara de la versión más normal de la gama León es otro plus del modelo.

Y es que el bastidor del nuevo León (que también empiezan a equipar nuevos modelos del grupo Volkswagen) admite numerosas posibilidades de utilización de los distintos elementos, aparte de otras ventajas como un menor peso y mayor protección para los pasajeros en caso de choque. Por ejemplo, en la suspensión el Cupra 300 monta amortiguadores controlados electrónicamente para adecuarse a las condiciones de la carretera y al estilo de conducción. La dirección es progresiva, con un buen aplomo en las zonas rápidas y resulta más cómoda en maniobras de aparcamiento al reducir el número de vueltas para girar el volante entre extremos.

El control de estabilidad es igualmente adaptable, con tres niveles de utilización. El primero es el normal, y para un uso en circuito permite uno que anula el control de tracción pero con ciertos parámetros en modo deportivo y el segundo desactiva por completo el control de estabilidad. Otro elemento que equipa las versiones de tracción delantera es el diferencial autoblocante. Gracias a la electrónica, su misión es reducir la entrega de potencia a una de las ruedas para evitar un exceso de tracción y también se eliminan los clásicos rebotes de la dirección al acelerar a la salida de las curvas más cerradas. El funcionamiento se coordina con el resto de ayudas electrónicas.

Los tres tipos de carrocería del León Cupra 300. El familiar con tracción total (4Drive) es el que acelera más rápido con menos de 5 segundos para alcanzar los 100 km/h.

La gama al completo

Los tres tipos de carrocería del León Cupra 300. El familiar con tracción total (4Drive) es el que acelera más rápido con menos de 5 segundos para alcanzar los 100 km/h.

El motor dos litros rinde ahora 300 CV, diez más que en la generación anterior, pero con un aumento más importante en el par que sube hasta los 380 Nm (antes 350 Nm) y además disponible en un amplísimo rango de revoluciones, desde 1.800 hasta 5.500 rpm. En la práctica, y sobre todo con el modelo con cambio manual de seis velocidades, se aprecia una respuesta inmediata que se acentúa a partir de 2.000 revoluciones hasta la zona alta de cuentavueltas. Y con la ventaja de que se puede rodar sin ningún problema en cuarta o quinta a muy bajas vueltas.

El coche acelera de cero a cien en 4,9 segundos y la velocidad máxima está limitada electrónicamente a 250 km/h. En cuanto al consumo medio oficial de la versión SC de tres puertas con cambio DSG es de 6,7 l/100 km, mientras que el cinco puertas sube una décima a 6,8 l/100 km. El Cupra ST DSG 4Drive (con tracción a las cuatro ruedas) consume 7,2 l/100 km.

El nuevo Seat León Cupra 300 incorpora el sistema de sonido Radio Media System Plus, el control de crucero adaptativo ACC o el Front Assist, los nuevos faros Full led o los faros antiniebla también con led y los intermitentes posteriores de led con un mayor tamaño. En el interior, el freno de mano es eléctrico, lleva el sistema Kessy de apertura y arranque del motor sin llave, cargador inalámbrico de móvil y la pantalla táctil en color de 8’’ con la última tecnología en conectividad.

Como el resto de sus hermanos de gama dispone de los sistemas de asistencia a la conducción y multimedia. Es el caso del asistente de frenada en ciudad con protección de peatones y el asistente de emergencia, sistema de reconocimiento de señales de tráfico y para las versiones con cambio automático DSG, también se ofrece el asistente de atasco.

El aspecto del nuevo Cupra destaca por pequeños detalles como las mayores entradas para la ventilación en el frontal, dobles salidas de escape cromadas, pinzas de freno rojas con el logo Cupra, además del spoiler trasero y las lunas traseras oscurecidas. En el interior, el volante va forrado en piel con costuras en blanco y los paneles de las puertas están tapizados en Alcántara con detalles en fibra de carbono que se repiten en los laterales de los asientos deportivos. En opción se pueden elegir unos asientos deportivos tipo bucket tapizados en Alcántara con una mayor sujeción. Los pedales y el reposapiés son de aluminio.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate