eldiariomontanes.es
Miércoles, 22 octubre 2014
tormenta
Hoy 9 / 10 || Mañana 8 / 10 |
más información sobre el tiempo
Estás en: >
Suárez vuelve a reunir a todos
Actualizado: 12:37

adiós al padre de la transición

Suárez vuelve a reunir a todos

31.03.14 - 12:37 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El Rey Juan Carlos habla con Felipe Suárez en presencia de José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero. / Afp | Vídeo: Atlas

Adolfo Suárez, que pasa a la historia como el político que junto al Rey logró el complejísimo consenso de la Transicióny fue capaz de poner a trabajar juntos a franquistas, conservadores, socialistas, comunistas y nacionalistas para alumbrar la España democrática de las autonomías, consiguió hoy también, después de muerto, lo que parecía imposible, congregar en el Congreso para honrar su figura a todos los diferentes e, incluso, a los directamente enfrentados.

Todas las fuerzas políticas, a excepción de Amaiur y Esquerra, el actual Ejecutivo, el jefe de la oposición, los tres expresidentes de Gobierno vivos de la democracia, Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero, el expresidente catalán Jordi Pujol y hasta el actual inquilino de la Generalitat, Artur Mas, que mantiene un duro pulso secesionista con el Estado, desfilaron respetuosos ante su féretro y ensalzaron su ejemplo, arrojo y valentía para enfrentar cualquier encrucijada de la vida política, por imposible que pareciese transitarla.

Por un momento, olvidaron los grandes enfrentamientos personales o políticos del presente y ensalzaron el valor del consenso. Todos menos Mas, que en un claro mensaje a Mariano Rajoy, declaró que figuras con el «coraje político» del expresidente son las que «se echan en falta ahora» para abordar enconadas controversias, como su demanda soberanista para Cataluña, que «no miran para otro lado» ni «rehúyen los problemas».

El tándem de la Transición

«Mi dolor es grande», pareció repetir 24 horas después don Juan Carlos, cuando, apoyado en su bastón y con expresión compungida, poco después de las diez y media de la mañana entró acompañado por la Reina y la infanta Elena, todos de luto riguroso, en el Salón de Pasos Perdidos del Congreso. Tras una leve inclinación de cabeza, y mientras doña Sofía, muy afectada, se persignaba, miró durante unos segundos el féretro de Suárez, cubierto por una bandera nacional, flanqueado por las máximas autoridades y su familia, y escoltado por miembros de los tres Ejércitos y la Guardia Civil con armas a la funerala.

El Monarca, que momentos antes había saludado y dado el pésame a la familia Suárez Illana en privado en el contiguo salón del Escritorio, permaneció sentado, triste y en silencio durante casi diez minutos. Así lo había pedido explícitamente. Él y la Reina querían tener un tiempo para el recogimiento y la despedida de su «amigo leal» y «colaborador excepcional».

Las imágenes trasladaron por un momento a toda España casi 40 años atrás. Todas las miradas iban del ataúd a don Juan Carlos, y viceversa. La expresión del jefe del Estado parecía abstraída en el recuerdo. Eran de nuevo, por última vez, el Rey y Suárez, el tándem clave de la Transición.

El jefe del Estado colocó en un almohadón a los pies del féretro el Collar de la Real Orden de Carlos III, altísima distinción del Estado concedida al expresidente, y se fundió en un sentido abrazo con Adolfo Suárez Illana, el primogénito del duque, al que entregó las insignias del collar y dedicó varias frases de despedida antes de besar, junto a la Reina y la infanta Elena, uno por uno a todos los miembros de la familia. La infanta Cristina, apartada de la agenda de la Casa Real a raíz del escándalo Nóos, no acudió.

Al igual que a la llegada, don Juan Carlos caminó hacia el patio de Floridablanca acompañado por el presidente Mariano Rajoy y las máximas autoridades del Estado, los presidentes del Congreso, Senado y los Tribunales Supremo y Constitucional, y abandonó el recinto en coche, sobre las once de la mañana. Mientras subía al asiento del copiloto, un periodista, desde el otro lado del patio, le preguntó «¿qué siente, Majestad?». «Una gran pena», acertó a decir el Monarca mientras entraba en el vehículo.

La Casa Real volvió a rendir homenaje a Suárez por la tarde, cuando el Príncipe y doña Letizia, visitaron la capilla ardiente durante veinte minutos. Don Felipe no pudo acompañar a su padre por la mañana porque había acudido a la capital vizcaína representado al jefe del Estado en el funeral por Iñaki Azkuna, el alcalde de Bilbao fallecido el jueves pasado, al que también asistió la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. El Príncipe de Asturias, a la salida, resumió su pesar por la muerte del expresidente: «Ha sido una gran pérdida para España. Hay que agradecerle todo».

El estuche del Toisón

El ataúd con los restos mortales del primer presidente de Gobierno de la actual etapa democrática había llegado a la capilla ardiente del Congreso, donde permanecerá hasta el martes a las diez la mañana, en un cortejo oficial que cruzó la carrera de San Jerónimo escoltado por motoristas de todos los cuerpos policiales.

Hacía varios minutos que esperaban ante la fachada principal del palacio Rajoy, su esposa y las máximas autoridades, así como los tres expresidentes vivos de la democracia y los miembros al completo de las mesas del Congreso y el Senado.

Con el silencio solo roto por la cerrada ovación del más de un millar de ciudadanos que se agolpaban desde hacía horas cerca de la cámara baja, aplauso que se repitió cuando la comitiva cruzó el umbral del Parlamento, un piquete de honor del Ejército transportó a hombros el ataúd cubierto por la bandera española hasta el Salón de Pasos Perdidos. La Puerta de los Leones, que solo se abre para los Reyes o en las grandes ocasiones, dejó pasó franco a la sede de la soberanía popular a quien trabajó para devolvérsela al pueblo español con la Constitución de 1978.

Tras el féretro, en el solemne cortejo, caminaba la familia del expresidente, con su hijo mayor al frente, que abrazaba en el regazo el estuche que contenía el Toisón de Oro que don Juan Carlos entregó a Suárez en 2008, cuando ya «su amigo», afectado desde hacía cinco años por el alzhéimer, no podía reconocerlo. Adolfo Suárez Illana portó la gran distinción oficial para exhibirla en la capilla y luego devolvérsela respetuosamente al Rey, ya que se otorga solo para que el agasajado la ostente en vida.

Doce años después

El piloto de la Transición volvió al corazón del Congreso casi doce años después de su última visita. Fue el 14 de junio de 2002, pocos meses antes de su enfermedad empezase a manifestar síntomas incapacitantes, para conmemorar el 25 aniversario de las elecciones constituyentes de 1977, las primeras democráticas, que él mismo convocó tras ganar el referéndum que sepultó el franquismo. Había sido su última visita a una cámara de la que fue miembro durante casi 15 años, de 1977 a 1991, cuando dejó la política al naufragar su CDS tras el hundimiento de la exitosa Unión de Centro Democrático.

Los restos mortales de Suárez permanecerán 24 horas en el Salón de Pasos Perdidos, situado solo a diez metros del escaño del banco azul donde en la tarde del 23 de febrero de 1981, aguantó firme ante las balas de los guardias civiles del tenienye coronel Antonio Tejero. Los miles de ciudadanos que hacían cola durante horas ante el Congreso pudieron desfilar ante el catafalco para mostrar su respeto en silencio desde las 12:00 horas. Si la familia lo permite, no se cerrará la puerta en toda la noche.

La capilla, repleta de coronas como las salas aledañas, fue un trasiego continuo de políticos, empresarios, representantes sociales y culturales y ciudadanos durante todo el día. Además de los diputados y senadores, alcaldes, presidentes autonómicos y otros cargos institucionales, por el salón pasaron antiguos ministros de Suárez como Rodolfo Martín Villa, Federico Mayor Zaragoza o Marcelino Oreja y excompañeros de la UCD como Landelino Lavilla y Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón o José Pedro Pérez Llorca. Pero, sin duda, las dos presencias que más revuelo mediático levantaron, tras la Familia Real, fueron la de Artur Mas y la del expresidente catalán y negociador con Suárez del capítulo autonómico de la Carta Magna, Jordi Pujol. Este último confesó el afecto mutuo que se profesaban y lo definió como «un referente, un hombre muy valioso». A las siete y media de la tarde, el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, acudió a la capilla para rezar un responso por el alma del expresidente.

El Congreso puso a disposición de la familia Suárez, que incansable atendió a todos cuantos acudieron a mostrar su admiración por el expresidentes, la Sala de Ministros, donde se reúne la Mesa de la cámara, para que pudieran tener algunos ratos de descanso privado y tomar algún refrigerio.

Sobre las diez de la mañana de este martes, el féretro, con honores de Estado y al son del himno nacional, cruzará de vuelta la Puerta de los Leones y, sobre un armón del Ejército, acompañado a pie por las máximas autoridades y la familia, llegará a la plaza madrileña de Neptuno, donde el exmandatario será despedido con salvas de honor y una parada militar. Será el final de la penúltima honra solemne y el inicio del trayecto para que unas horas después sea enterrado junto a los restos de su esposa en el claustro de la catedral de Ávila.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti

El Diario Montañes

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.