fiNal

El Bayern de Múnich, el motor de la 'Mannschaft'

Los jugadores de Alemania celebran el segundo gol de Kroos ante Brasil.
Los jugadores de Alemania celebran el segundo gol de Kroos ante Brasil. / GABRIEL BOUYS / AFP
  • Löw alinea, al menos, a seis futbolistas del club bávaro por partido

Cuando el Bayern funciona, todo funciona... Tradicional proveedor de talentos de la selección alemana, el Bayern de Múnich, que ganó cinco títulos en dos años, tira otra vez de la 'Nationalmannschaft', finalista del Mundial de Brasil 2014.

En semifinales ante Brasil, Alemania tuvo acento bávaro. Del once inicial, seis jugadores -Manuel Neuer, Philipp Lahm, Jerome Boateng, Bastian Schweinsteiger, Thomas Müller y Toni Kroos- militan en el vigente campeón de la Bundesliga, el club más laureado del país (24 Ligas, 17 Copas de Alemania, 5 Ligas de Campeones europeas).

Los bávaros son los jugadores más utilizados por el seleccionador Joachim Löw, al menos seis por partido en lo que va de Mundial. Alemania les debe ocho de los 17 goles marcados.

El brillo de Alemania entre los grandes de la jerarquía mundial desde hace algunos años va a la par con la irresistible ascensión del Bayern en Europa, autor de un triplete histórico en su país (liga, copa y 'Champions') en 2013 y de un doblete (liga y copa) esta temporada, la primera bajo la batuta del español Pep Guardiola.

"FC Deutschland", titulaba el viernes el Süddeutsche Zeitung, diario de Múnich, esperando que la Mannschaft pueda beneficiarse de la confianza adquirida por los jugadores bávaros en las grandes citas. El diario recordaba una declaración de Philipp Lahm, capitán del Bayern y de Alemania, antes del Mundial: "Ahora sabemos cómo se ganan grandes títulos, en referencia al triplete de 2013".

La Alemania de 2014 perpetúa una tradición bien anclada desde los años 70. Por aquel entonces, los éxitos del Bayern, campeón en 1972, 1973 y 1974, y ganador de la Copa de Europa en 1974, 1975 y 1976 remolcaban también el equipo nacional.

En su victoria en la final del Mundial 74 ante Holanda, el káiser Frank Beckenbauer, capitán y líbero, el guardameta Sepp Meier y el "torpedo" Gerd Müller, todos bávaros, constituían la columna vertebral del once alemán, con otros tres compañeros de club: Schwarzenbeck, Breitner y Hoeness.

"El Bayern es el mejor club del país y uno de los más importantes del mundo", analiza Tobias Altschäffl, periodista que sigue al club bávaro para el diario Sportbild. "Su filosofía no es sólo comprar jugadores caros sino también promover y desarrollar nuevos talentos", subraya para explicar su constancia al primer nivel.

En los años 80-90, los embajadores del Bayern en el equipo nacional fueron Karl Heinz Rummenigge (Balón de Oro 1980-81, finalista de los Mundiales de 1982 y 1986), Lothar Matthaüs y Jürgen Klinsmann, que conquistaron un título mundial en 1990.

Los 2000 vieron surgir a Stefan Effenberg, Oliver Kahn, Mehmet Scholl o Michael Ballack quien, aunque nacido en la antigua Alemania Oriental, no pudo evitar un paso (2002-2006) por el sacrosanto club alemán.

"Los mejores jugadores de Alemania tienen que jugar en el Bayern", afirma Tobias Altschäffl. Es el caso de un jugador como Mario Götze, jugador emblemático del Borussia Dortmund quien hace un año no pudo resistir a las llamadas bávaras, en detrimento de los seguidores de su antiguo club.

Esta dominación no está exenta de envidias y asperezas, sobre todo cuando el club muestra abiertamente sus ambiciones: el presidente del Bayern, Uli Hoeness, que sigue la Copa del Mundo desde la cárcel donde cumple una pena por fraude fiscal, proclamó por ejemplo que quería convertir a su equipo en el "FC Bayern Deutschland".

Desde que Löw dirige la Mannschaft, el sueño de Hoeness empieza a dibujarse. "Se puede decir que el equipo nacional practica el fútbol del Bayern", señala Tobias Altschäffl.

Después de haberse inspirado durante un tiempo en el arte del contraataque, practicado por el Borussia Dortmund, el seleccionador optó claramente por un juevo en el que el equipo, dotado de un sólido mediocampo, asuma el control del balón... como en el Bayern.

Y la presencia el frente del equipo de Múnich de un entrenador como Pep Guardiola, cuyo FC Barcelona se convirtió también en la base del éxito de la selección española entre 2008 y 2012, refuerza todavía más su influencia en la selección.