Arriola: «El PP echará de menos a Rubalcaba»

Pedro Arriola, sociólogo e ideólogo del Partido Popular. / Archivo
  • Toharia, presidente de Metroscopia, ha desvelado que el comentario de Cañete dio una ventaja de 1,5 puntos al PSOE que luego se diluyó

El sociólogo de cabecera del PP, Pedro Arriola, y el presidente de Metroscopia, José Juan Toharia, han analizado en Nueva Economía Forum los resultados de las elecciones europeas del 25 de mayo.

Arriola ha defendido el "perfil bajo" de la campaña electoral del PP porque "España es un país en el que sus ciudadanos se declaran de centro-izquierda, pero donde gana el PP", en clara alusión a que la formación de Mariano Rajoy no debe dejar nunca el centro.

"Sin duda, el PP echará de menos a Rubalcaba", ha destacado el gurú demoscópico de Rajoy. ¿El motivo? "El perfil de hombre de estado del secretario general del PSOE".

Arriola ha asegurado que el bipartidismo ha existido en España desde 1977, con UCD, hueco que ocupó posteriormente AP y, finalmente, PP. "Y seguirá existiendo", ha acotado. Sobre si PSOE y PP volverán a lograr el 80% de los voto, no ha querido mojarse. "Ya se verá", ha remachado.

Arriola ha insistido en que los ciudadanos han podido "permitirse el lujo" de votar a formaciones como Podemos que, a su juicio, ha logrado canalizar del malestar, y "es bueno que en política se exprese con votos y no de piedras". No cree en este partido que califica de "friki" tenga largo recorrido, y ha advertido de que ha logrado un importante trasvase de votantes del PSOE y de IU y, muy especialmente, de gente que no había votado con anterioridad.

José Juan Toharia, presidente de Metroscopia, ha asegurado que las encuestas demuestras que los españoles reparten entre José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy las culpas de la crisis económica y sus consecuencias. Pero ojo, lo hacen al 50%, es decir, que la herencia recibida ya pierde su vigor. Un dato que emplea Toharia para explicar el varapalo que han recibido socialistas y populares en las europeas. Ha acotado que, a diferencia de lo que ocurre en otros países europeos, los españoles no están molestos con el sistema políticos, sino con los dos principales partidos.

Ha calificado a Podemos como un partido de "desahogo", pero no le ha augurado futuro en las próximas citas electorales.

Ha explicado que la campaña electoral empezó con un empate técnico entre PP y PSOE. Las declaraciones de Miguel Arias Cañete provocaron un ascenso de un 1,5 puntos y medio en los apoyos al PSOE (día 17), pero que esa ventaja se diluyó.