Detenidos 52 miembros de una red que traficaba con armas y marihuana en Europa

Material incautado.
Material incautado. / Efe
  • Los arrestados simulaban que transportaban fruta y verduras, y tenían una plantación de droga en el sótano de una vivienda, a la que se accedían por el plato de la ducha

La Guardia Civil y los Mossos d'Esquadra ha detenido en varias provincias, entre ellas Málaga y Almería, a 52 personas en una operación que ha desarticulado una red que distribuía armas y marihuana en Europa.

Los detenidos simulaban que transportaban fruta y verduras, y tenían una plantación de droga en el sótano de una vivienda, a la que se accedían por el plato de la ducha.

La operación, que ha contado con la colaboración de la policía lituana y el apoyo de Europol, ha comportado detenciones en Lérida, Barcelona, Málaga, Almería, Murcia, Alicante, Valencia y Castellón, donde se han desmantelado cinco plantaciones de marihuana -entre ellas la excavada en el subsuelo de una vivienda de Alicante, donde se accedía levantando el plato de la ducha- y dos talleres para modificar armas de fuego.

La investigación, dirigida por el titular del juzgado de instrucción número 4 de Sagunto (Valencia), arrancó a mediados de 2015, cuando los cuerpos policiales tuvieron los primeros indicios de la existencia de una red criminal, con su centro de operaciones en Valencia, que distribuía marihuana en Europa y que modificaba armas inutilizadas que convertían en funcionales, tanto para su uso propio como para venderlas a terceros países. La red utilizaba supuestamente el transporte de frutas y verduras, con documentación falsificada, para esconder la marihuana durante su distribución hacia Europa.

Material incautado

En una primera fase, en abril de 2016, los Mossos d'Esquadra y la Guardia Civil, que crearon un equipo conjunto, detuvieron a 24 personas, de nacionalidades lituana y española, y practicaron 22 registros en varios domicilios de Lérida y Barcelona.

En los registros se desmantelaron cuatro plantaciones de marihuana y se decomisaron más de mil plantas de distintas medidas, 20 kilos de cogollos listos para la comercialización, así como 100 gramos de cocaína y herramientas para el cultivo, envasado, distribución y tratamiento estas sustancias.

Los agentes también aprehendieron varias armas de fuego históricas, de aire comprimido, detonadores y armas blancas, abundante munición, 60.000 euros en efectivo, catorce vehículos, en su mayoría de gama alta, y ordenadores, tabletas y teléfonos móviles.

Posteriormente, entre mayo y juno de 2016, se detuvo a otros 17 supuestos miembros de la red, en catorce registros practicados en Málaga, Almería, Murcia y Alicante.

En uno de los registros en Alicante, los agentes descubrieron que los arrestados, de diversas nacionalidades, habían excavado en el subsuelo de un domicilio una sofisticada plantación de marihuana, a la que se accedía por el baño, levantando el plato de la ducha. En el interior de este piso de decomisaron más de seis kilos de plantas de marihuana, así como un subfusil, pistolas, munición, armas blancas, un bolígrafo-pistola y material informático. En esta segunda fase de la operación también se localizó un taller utilizado por la red para modificar las armas de fuego. Paralelamente, la Lietuvos Kriminalinés Policijos Biuras -la policía lituana- detuvo a otras nueve personas relacionadas supuestamente con esta organización.

En la última fase de la operación, los agentes registraron tres inmuebles de Torres-Torres y detuvieron a otras dos personas en Valencia y Castellón.