Un incendio quema casas en Jávea y causa desalojos en Benitatxell

vídeo

Las llamas, ante las casas en la Granadella. / Foto: Efe | Vídeo: Atlas

  • El fuego en la Granadella se descontrola y las llamas ganan en virulencia

  • 20 medios aéreos trabajan en la zona y 370 brigadistas se emplean al sur del municipio

  • 20 urbanizaciones desalojadas y 1400 personas afectadas en un nuevo desastre ecológico en la Comunidad Valenciana

Un total de 1.400 personas desalojadas de 20 urbanizaciones ubicadas en Jávea y Benitatxell, decenas de casas calcinadas y unas 700 hectáreas arrasadas es el balance provisional del devastador incendio que está asolando zonas como la Granadella, Cumbres del Sol y el Saladar. Los 28 medios aéreos, los 222 militares de la UME, brigadas de la Generalitat y bomberos no pudier oyer controlar las llamas causadas por los pirómanos que busca la Guardia Civil, ya que todo indica que fueron fuegos intencionados.

A los cinco focos que se visualizaron el domingo por la tarde y durante la mañana de ayer, se sumaba a última hora otro en unos bancales de la zona del Montgó de Jávea, que fue extinguido rápidamente. Además, hubo otro fuego en un descampado del término de Benitatxell, también provocado por la mano del hombre, que entorpeció la extinción del fuego en Jávea, pues hubo que desviar medios aéreos al lugar para sofocar las llamas.

No obstante, mientras esto sucedía los desalojados tanto de las urbanizaciones de Benitatxell como de Jávea seguían en el IES Antoni Llidó y en el colegio María Magdalena, a la espera de poder volver a sus casas. Fuentes municipales comentaron que se vivieron momentos complicados en los desalojos, con un agente de la Guardia Civil que fue agredido y otro con una pareja mayor con cinco niños que no tenía coche. Fueron muchos los que no querían abandonar sus casas, pero al final lo dejaron todo y se dirigieron a los albergues habilitados por los ayuntamientos, donde recibieron todo tipo de ayuda.

La Comisión de Fiestas de la Virgen de Loreto de Aduanas del Mar suspendió los actos programados, llevó comida y bebida a los efectivos de emergencias y del albergue. También la peña La Bufa ofreció a los desalojados las 150 cocas que había elaborado para vender en los actos de las fiestas.

Atención sanitaria

Respecto a la asistencia médica, el director asistencial del Departamento de Salud de Dénia, Juan Cardona, acompañado de la directora de Cuidados y Servicios, Catalina Espín, apuntaron que desde que se declaró el incendio inicial hasta primera hora de ayer, la mayor parte de las atenciones prestadas en el CSI, Centro Sanitario Integrado, de la plaza de la Constitución de Jávea se debieron a crisis de ansiedad.

Todos los pacientes, según comentaron, fueron tratados en el centro, a excepción de un caso de dolor precordial -dolor en el pecho- provocado por inhalación de humo, que fue trasladado al Hospital de Dénia. Lo mismo ocurrió con un paciente oncológico, que fue ingresado en el centro sanitario dianense.

Además, algunas de las asistencias realizadas en las últimas horas por los profesionales sanitarios de la zona básica de Jávea fueron para administrar o recetar medicación a pacientes crónicos desalojados.

El fuego comenzó sobre las 15.30 del domingo y una hora después estaba controlado, aunque el fuerte viento de poniente y la mano de los pirómanos hicieron que la Granadella, Cumbres del Sol y las urbanizaciones del sur de Jávea se convirtiesen en un verdadero infierno. Y es que algunos de los vecinos aseguraron que temblaban una y otra vez al escuchar las explosiones de las botellas de gas butano de las viviendas unifamiliares debido a las llamas que invadían las propiedades.

Llegó la noche, el desastre y un nuevo foco en el Saladar, junto al II Montañar. Durante la madrugada el fuego siguió quemando al igual que en la mañana de ayer en la que las llamas cambiaron de dirección por el viento, se dirigieron a la Granadella y calcinaron este paraje ambiental como ya ocurriera en el año 2000. Horas después se dirigían hacia la urbanización de Cumbres del Sol, donde se desalojaron tres urbanizaciones, los Girasoles, Las Begonias y Pueblo de la Paz. Un total de 65 personas fueron trasladadas al colegio del municipio mientras que otras se derivaron hasta el pabellón de deportes de Teulada. Fuentes municipales comentaron anoche que el fuego en Benitatxell evolucionaba favorablemente, al tiempo que apelaban a la cautela y a no bajar la guardia en las labores de extinción del fuego. También concretaron que se salvó de las llamas el emblemático y conocido 'Morro Falquí', pues sólo se vio afectado justo el acantilado que hay detrás. Además matizaron que no había habido casas quemadas pero sí pérgolas y techados calcinados por el fuego.

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, se desplazó ayer por la mañana hasta el Puesto de Mando Avanzado (PMA) en Jávea, donde permanecía el alcalde, José Chulvi, y tildó los incendios como «el nuevo terrorismo medio ambiental que además de poner en riesgo el patrimonio atenta contra las personas». Puig criticó que «algún desgraciado y malnacido» aprovechara «las circunstancias terribles de ayer para producir un daño enorme a muchas personas y a todos los valencianos».

De hecho, la Guardia Civil y el Seprona están investigando, hablando con testigos y piden a los ciudadanos que tengan cualquier información sobre los incendios que la faciliten para tratar de localizar y detener a los causantes de los fuegos.

El jefe del ejecutivo de Jávea, que pasó toda la noche en vela siguiendo la evolución de las llamas y los desalojos, no descartó que los incendios fuesen obra de la mano del hombre porque había varios focos y se produjeron justo en un día con un fuerte viento de poniente.

Chulvi destacó la colaboración de vecinos, colectivos y empresas que se «han volcado para proporcionar bebida, alimentos, y camas para hacer más leve su estancia fuera de sus casas». El munícipe también se refirió a la ayuda de todas las administraciones que se volcaron desde el primer minuto en el incendio y a todos los efectivos que participaron en la labores de extinción de lo que tildó de «desastre de dimensiones incalculables» ya que el fuego anoche todavía no había sido dado por controlado.

La concejal responsable del departamento de Seguridad Ciudadana, Pepa Gisbert, puntualizó que las brigadas forestales habían actuado hace unos meses en la limpieza de la Granadella y en el cortafuegos de Cansalades, «pero que había muchas casas particulares que tienen mucho arbolado y actúa como combustible».

Fuentes del Ayuntamiento destacaron varias incidencias en el suministro eléctrico en el Arenal, Granadella y urbanizaciones por la caída de varias torres. Además, se produjeron innumerables fugas de agua en el interior de las viviendas afectadas que obligaron a ir cerrando las llaves de paso para minimizar las pérdidas. Asimismo, debido a la aglomeración de embarcaciones en la costa de Xàbia, la Policía Local solicitó que mientras durasen las tareas de extinción del fuego, los barcos evitasen navegar por la bahía para no entorpecer las operaciones de carga de los hidroaviones que participan en el operativo.

Regular tráfico marítimo

Para regular el tráfico marítimo en la costa, se dispuso de una embarcación en La Fontana y otras dos en el litoral.

Respecto a lo sucedido en Jávea y Benitatxell, el presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, reclamó una «actuación contundente» de las fuerzas de seguridad contra incendios para evitar acciones de «terrorismo medioambiental».

Fuentes del gobierno provincial, destacaron que Rodríguez autorizó la intervención de las brigadas de la empresa pública Divalterra, dependiente de la Diputación de Valencia en los incendios de Benitatxell y Jávea. Así, está previsto que se desplacen hasta las zonas afectadas por el fuego cinco brigadas de Divalterra para colaborar en las tareas de extinción.

Hoy se espera la visita del ministro en funciones de Exteriores y Cooperación, José Manuel García Margallo, al PMA para conocer la última hora del incendio y estará acompañado del delegado del Gobierno de la Comunitat Valenciana. Juan Carlos Moragues lanzó un mensaje a los pirómanos recordando que el Código Penal ha agravado los delitos y «quien provoca un incendio comete un delito de incendio forestal y caerá todo el peso de la ley sobre ellos». Además, apuntó que no se preveían que los desalojados puedan volver a sus casas en las próximas horas ya que el fuego no estaba controlado ni estabilizado.

Respecto a la posibilidad de que produzcan cambios en la etapa de la Vuelta ciclista a España del próximo viernes, que sale de Jávea, el alcalde dejó claro que «todos los esfuerzos» se centran «única y exclusivamente» en la extinción del incendio y que otros asuntos, como los referentes a la Vuelta, se tratarán conformen pasen los días.

Aunque la salida no se vería comprometida, varios tramos por los que discurre la etapa que lleva hasta Calp sí que podrían verse afectados. No obstante, Chulvi insistió en que esta valoración se realizará más adelante dada la complicada situación que vive en la actualidad por el incendio.

Asimismo, fuentes de la organización de la Vuelta ciclista indicaron a Efe que, en estos momentos, la etapa se mantiene como está prevista pero que están a la expectativa de la evolución del incendio en los próximos días y de lo que les comuniquen la autoridades al respecto.

La etapa que se celebrará el próximo viernes 9 de septiembre entre los municipios de Jávea y Calp es la antepenúltima de la Vuelta 2016 y es una contrarreloj individual de 37 kilómetros que une ambas poblaciones de la Marina Alta.