El PNV ganaría las elecciones, seguido por Bildu y Podemos

El lehendakari y candidato a la reelección, Iñigo Urkullu.
El lehendakari y candidato a la reelección, Iñigo Urkullu. / Efe
  • El Sociómetro del Gobierno vasco sitúa augura el desplome del PSE-EE, al que otorga nueve parlamentarios frente a los 16 que obtuvo en los comicios anteriores

El PNV ganaría las elecciones vascas el próximo 25 de septiembre, al obtener 26 escaños, uno menos que los actuales, mientras EH Bildu se mantendría en segundo puesto, con 17 parlamentarios, cuatro menos que los conseguidos en 2012.

Elkarrekin Podemos irrumpiría en la Cámara autonómica con 15 representantes, que le situarían como tercera fuerza del arco parlamentario de Euskadi, según el último Sociómetro elaborado por el Gabinete de Prospección Sociológica del Gobierno vasco.

El sondeo otorga nueve parlamentarios al PSE-EE, que en los comicios precedentes obtuvo 16, mientras el PP conservaría 8 asientos de los 10 que logró en la contienda electoral de 2012. Por su parte, C's no conseguiría representación en el Parlamento vasco.

La muestra se realizó entre el 1 y el 8 de septiembre pasados mediante entrevistas individuales realizadas en sus domicilios a un total de 2.576 personas de más de 18 años. Del total, 574 encuestas se realizaron en Álava, 1.148 en Vizcaya y 854 en Guipúzcoa.

Territorios

El PNV sería el más votado en los tres territorios, aunque empataría a escaños en Guipúzcoa con EH Bildu. La formación jeltzale fue en 2012 la más votada en Vizcaya y Álava, mientras que en Guipúzcoa logró menos respaldo que EH Bildu, que fue primera fuerza en apoyos. Sin embargo, PNV y EH Bildu lograron entonces también el mismo número de parlamentarios (9).

En Vizcaya, según la estimación de voto, el PNV conservaría sus once escaños actuales y obtendría un 38,1% de los votos, mientras Elkarrekin Podemos se situaría como segunda fuerza, con cinco parlamentarios y un 19% de los apoyos, por delante de EH Bildu, que perdería dos representantes y conseguiría 4, con un 17,1%. Por su parte, el PSE-EE pasaría de cinco a tres parlamentarios, con un 11,9% de los sufragios, y el PP perdería un asiento y conseguiría dos (8,7%). La abstención, en este Territorio, se elevaría al 35,5%.

En Guipúzcoa la formación jeltzale obtendría el 30% de los votos, lo que le otorgaría ocho escaños, uno menos que en 2012, mientras que EH Bildu también lograría ocho representantes, también uno menos que en los anteriores comicios, pero con un porcentaje de voto menor que el PNV (29,5%). Elkarrekin Podemos lograría en este Territorio cinco representantes con el 19,1% de los votos, mientras que el PSE-EE obtendría el 11,1% de los respaldos lo que le otorgaría tres representantes, dos menos que hace cuatro años. Por su parte, el PP, perdería un parlamentario y se quedaría con otro, al lograr el 6,2% de los sufragios. En Guipúzcoa la abstención sería del 36%.

En Álava, el PNV sería el partido más votado, con el 24,6% de los sufragios, y obtendría siete escaños, los mismos que en 2012. EH Bildu lograría cinco asientos, uno menos que en los anteriores comicios con el 18,3% de los sufragios. Elkarrekin Podemos conseguiría un mayor porcentaje de voto (21%) aunque empataría con la coalición soberanista en número de parlamentarios (5). El PSE-EE perdería tres de los seis representantes que tenía, con el 12,4% de los votos, y el PP mantendría sus cinco representantes, con un 17,6% de los sufragios. La abstención sería del 33%.