Secuestran a una mujer en Barcelona para forzar la entrega de dos menores a un clan

  • Exigían que les devolvieran a los niños, que estaban escondidos con su madre después de que ésta denunciara que habían sido víctimas de una agresión sexual por parte de miembros del clan de los secuestradores

Los Mossos d'Esquadra han detenido a seis miembros de un clan familiar acusados de secuestrar en El Prat de Llobregat (Barcelona) a una mujer para forzar la entrega de dos menores de edad, familiares de los detenidos, que habían denunciado haber sido víctimas de una agresión sexual.

Los hechos se produjeron la semana pasada, cuando los detenidos, pertenecientes a un clan familiar del barrio de Sant Cosme de El Prat de Llobregat, secuestraron a punta de pistola a una mujer, que es la tía de la madre de los niños agredidos, según ha informado la policía catalana este miércoles en un comunicado. A cambio de liberar a la mujer, los raptores exigían que les devolvieran a los menores, que estaban escondidos con su madre después de que ésta denunciara que habían sido víctimas de una agresión sexual por parte de miembros del clan de los secuestradores.

Tras recibir la denuncia, la Unidad Central de Secuestros y Extorsiones de los Mossos d'Esquadra se hizo cargo de la investigación para realizar una valoración del nivel de riesgo y definir el perfil del caso. Los agentes valoraron que la mujer raptada estaba en una situación de alto riesgo y que el margen de negociación era poco, dado el perfil de los secuestradores, pertenecientes a un clan muy conocido en el barrio de Sant Cosme y que ya había protagonizado episodios de enfrentamientos anteriores de carácter violento en el ámbito familiar.

Según los Mossos, el secuestro lo había orquestado el patriarca del clan, que es el abuelo paterno de los niños agredidos y los raptores realizaban llamadas a la hermana de la secuestrada exigiéndole la entrega de la niña con una alta agresividad, lo que hacía temer por la seguridad de la víctima. Por ello, los Mossos organizaron un dispositivo policial con el fin de presionar a los secuestradores, que a las pocas horas liberaron a la víctima en buen estado de salud.

A partir de aquí, los investigadores continuaron con la recogida de indicios y lograron identificar a los nueve presuntos autores del secuestro, informando al juzgado de instrucción número 5 de El Prat de Llobregat, que autorizó la entrada y registro de un edificio controlado por el clan familiar en el barrio de Sant Cosme. La operación tuvo lugar el pasado 29 de septiembre, cuando agentes del Grupo Especial de Intervención y de la Brigada Móvil de los Mossos realizaron seis entradas en los domicilios de los investigados.

Durante las entradas detuvieron a seis personas, cinco hombres y una mujer, de entre 22 y 51 años y de nacionalidad española, como presuntos autores de los delitos de secuestro, tenencia ilícita de armas y tráfico de sustancias estupefacientes. En los domicilios de los detenidos se intervinieron armas de fuego largas y cortas, armas blancas, defensas extensibles, 11.600 euros, material informático, documentación relacionada con la investigación y una plantación de marihuana con casi 80 plantas.

El juzgado de instrucción de El Prat decretó la libertad con cargos para todos los detenidos, a excepción de uno de ellos que ingresó en prisión por una orden judicial pendiente. La investigación sigue abierta y no se descartan nuevas detenciones, según los Mossos, que han informado que la madre de los niños sigue escondida con sus hijos.