Díaz Tezanos, Gorostiaga y Casares votaron con el dimitido Pedro Sánchez

Eva Díaz Tezanos, en la segunda fila a la izquierda, cuando consiguió constituirse la mesa de la ejecutiva en el Comité Federal.
Eva Díaz Tezanos, en la segunda fila a la izquierda, cuando consiguió constituirse la mesa de la ejecutiva en el Comité Federal. / EFE
  • «Hemos hecho lo que era el sentir de Cantabria», alega la secretaria general. Los tres cántabros en el Comité Federal del PSOE vivieron un día «duro, complicado y triste»

Llegó el momento de la votación en el Comité Federal, después de once horas de idas y venidas, y los tres representantes de Cantabria se posicionaron junto al inmediatamente después dimitido Pedro Sánchez, que aspiraba a poder convocar un congreso exprés para el próximo 23 de octubre en el que se diera la oportunidad a la militancia del partido de elegir a su próximo secretario general.

Pero Sánchez perdió el pulso y tanto Eva Díaz Tezanos (secretaria general de los socialistas cántabros) como Lola Gorostiaga (presidenta del Parlamento) y Pedro Casares (secretario general del PSOE de Santander) que apoyaron al dirigente saliente, subrayaron «la dureza» del día vivido en Ferraz.

«Hemos votado lo que era el sentir de Cantabria», explicó Díaz Tezanos, que en los últimos días se había mantenido en total mutismo sobre la postura que adoptaría. La responsable del PSC-PSOE anunció sobre la marcha la convocatoria de un Comité Regional «para esta misma semana» en el que se analizará la situación que está atravesando el partido. La también vicepresidenta del Gobierno señaló apenas una hora después de la renuncia de Sánchez que la experiencia había sido «muy complicada y muy dura». Aunque quiso subrayar «el comportamiento ejemplar» de los militantes de Cantabria «en estos momentos». Según aseguró, en la próxima cita del Comité Regional, «entre todos» diseñarán el camino «para que el PSOE vuelva a ser un instrumento útil para la ciudadanía».

Gorostiaga compartió calificativos con su jefa de filas al hablar de un trance «duro, complicado y triste» que le ha servido para ser consciente de que «tenemos que aportar todas nuestras fuerzas para que el PSOE sea de nuevo el referente de la izquierda de este país».

Y Casares transmitió un sentimiento idéntico. Para el concejal santanderino, este 1 de octubre fue «el día más duro» que le ha tocado vivir en política desde que se afilió al PSOE con 17 años. Pero se mostró convencido de que el partido «sabrá encontrar una salida» a la «difícil» realidad. «Hoy no hemos estado a la altura del momento histórico».

Hasta más o menos las 20,00 horas no se supo cuál era el sentido del voto de los tres cántabros presentes en el Comité Federal. Díaz Tezanos había empezado la convulsa jornada sentada una fila por detrás de Sánchez, de modo que su voto parecía cantado. También la postura de Pedro Casares se daba por descontada, porque el edil de Santander se ha distinguido siempre por su cercanía al último líder nacional de los socialistas.

Solo el voto de Lola Gorostiaga, afín a Alfredo Pérez Rubalcaba, fue una incógnita hasta el final. En las últimas semanas, el cántabro Rubalcaba se había pronunciado en público sobre Sánchez una única vez y había sido para hacerle un duro reproche.

Casares había sido en estas semanas de crisis el más claro de los tres. Una de sus últimas defensas públicas de Sánchez se produjo el pasado miércoles en el pleno del Ayuntamiento de la capital cántabra, donde ejerce como portavoz socialista. Y fue llamativa. El concejal respondió con un contundente «prefiero tener un amigo limpio que ser amigo de Rajoy, que tiene las manos manchadas de corrupción» a una ironía del alcalde. Íñigo de la Serna le había etiquetado como el «único amigo que le queda a Pedro Sánchez».

Además, el jueves, en su Facebook, Casares había hecho un llamamiento al partido «a pensar en lo que nos une». Curiosamente, ese día escribió unas palabras que sonaban a despedida anticipada: «Se han cometido errores, pero estoy orgulloso de militar en el PSOE, de representarlo y de haber trabajado con quien ha sido estos dos últimos años secretario general por mandato directo de la militancia, Pedro Sánchez». Ayer mismo, reiteró su «cariño» y su «gratitud» para el líder dimitido y para los socialistas de Cantabria.

«Travesía en el desierto»

El presidente de la comunidad auguró por la noche una «larga y durísima travesía del desierto» para el PSOE a partir de ahora. «Pedro Sánchez ha dimitido, larga y durísima travesía del desierto para el Partido Socialista», lanzó Miguel Ángel Revilla en Twitter. «Se consumó lo previsto, Mariano puede dormir tranquilo», acusó el regionalista, socio de gobierno del PSOE.