El zulo de ETA en Francia tenía 145 armas cortas robadas en Vauvert

vídeo

El ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz. / Efe | Vídeo: Ep

  • Interior considera que a la banda, que ha sufrido el mayor decomiso desde 2004, le quedaban tres toneladas de explosivos y 300 armas

  • Fernández Díaz asegura que la banda terrorista está "absolutamente derrotada" y que, tras el hallazgo del zulo en Carlepont, solo puede ya disolverse

La incautación en Carlepont (Francia) de 145 armas cortas, dos fusiles de caza y munición supone el mayor golpe policial contra ETA en lo referente al decomiso de su arsenal desde 2004, cuando se hallaron también en el país galo varios zulos como consecuencia de la detención de Mikel Antza y Anboto.

Desde Luxemburgo, donde participa en el Consejo de Ministros de Justicia y Asuntos de Interior de la UE, el ministro Jorge Fernández Díaz ha confirmado que el zulo de ETA escondía 75 revólveres y 70 pistolas automáticas, dos fusiles de caza y munición, según el inventario facilitado por la Policía Judicial del país galo.

La operación de este 12 de Octubre, bautizada 'Descubrimiento' por coincidir con el Día de la Fiesta Nacional, se llevó a cabo una vez más por agentes de la Dirección General de Seguridad Interior francesa (DGSI), contando con la información facilitada por la Guardia Civil.

"Es muy relevante porque son de la marca Sidam, lo cual hace pensar que forma parte del robo que se produjo hace diez años, en 2006", ha explicado Fernández Díaz en referencia al robo de más de 300 pistolas en Vauvert. "Según los informes de los que disponemos, se robaron 196 revólveres y 145 pistolas automáticas, además de 60.000 cartuchos, lo cual da una idea de lo que en este zulo, sin duda estratégico, se ha incautado", ha detallado.

Fernández Díaz ha indicado que, de acuerdo a la información facilitada por los servicios de información, ETA dispondría antes de esta última operación en Carlepont un stock de armamento de dos o tres toneladas de explosivos, munición de diversos calibres y entre 200 y 300 armas largas y cortas.

El ministro del Interior ha subrayado la "importancia" de esta última incautación. "Además de estar operativa y policialmente derrotada", la operación de hispano-francesa permite que ETA "no pueda hacerse publicidad, ni pretender otras cosas con la presuntas maniobras de entrega de su armamento y llegar a escenificaciones tan grotescas como las que protagonizó hace un tiempo".

De esta forma, Fernández Díaz ha insistido en el mensaje que ya trasladó esta semana con motivo del Día de la Patrona de la Guardia Civil en el sentido de que no cabía ninguna posibilidad de negociación con ETA, como pretenden los terroristas desde su derrota policial y su anuncio, el 20 de octubre de 2011, del cese de la violencia. "Deben entregar las armas y certificar su defunción haciendo pública su disolución. ETA es una cadáver al que solo le falta expedir su certificado de defunción", sostiene el ministro, subrayando que la política de Francia está "alineada" con la de España.

Arsenal enterrado en bidones

El escondite utilizado por la veintena de terroristas que continúan al frente de ETA se hallaba en Carlepont, a unos cien kilómetros al noreste de París, en el departamento de Oise. Las armas, según fuentes de la lucha antiterrorista, estaban enterradas en el interior de bidones en un parque forestal.

Los investigadores comparan la importancia de este decomiso con sendas operaciones llevadas a cabo en Francia en 2004. El 4 de abril de hace doce años se hallaron 800 kilos de explosivos en Saint Michel. En octubre, una segunda operación policial descubrió siete zulos en los que ETA, dirigida hasta su arresto por Mikel Albizu Iriarte, 'Mikel Antza', y su pareja, Soledad Iparragirre, 'Anboto', ocultaba dos misiles, abundantes armas y documentación, 600 kilos de dinamita titadyne y 500 de clorato de sodio.

La última vez que se consiguió incautar un importante arsenal de ETA fue el 28 de mayo de 2015. La banda custodiaba en Biarritz, ciudad del suroeste de Francia situada a unos 30 kilómetros de la frontera con el País Vasco, 19 revólveres, siete pistolas, más de mil cartuchos de distintos modelos, 3,2 kilos de pentrita y temporizadores artesanales.

Anoche, en una entrevista televisiva, Fernández Díaz aseguró que ETA está "absolutamente derrotada" y que, tras el hallazgo del zulo en Carlepont, sólo puede ya disolverse. "Si se disolviera es evidente que, con carácter general, la política de dispersión penitenciaria se reconsideraría".

Fernández Díaz recordó que los GRAPO no se disolvieron y que ETA puede optar por imitar a este otro grupo terrorista o entregar el arsenal que aún mantenga de forma clandestina. "Todavía tienen explosivo y material para atentar como temporizadores, detonadores, armas cortas y largas, de las que habría que descontar las intervenidas hoy", ha explicado el ministro.