Arnaldo Otegi lidera la única candidatura que opta a dirigir Sortu

Otegi junto a varios de los candidatos de su lista
Otegi junto a varios de los candidatos de su lista / Juan Herrero (Efe)
  • La lista incluye a algunos de los más estrechos colaboradores del líder abertzale, algunos también condenados con él en el proceso Bateragune por tratar de reconstruir la ilegalizada Batasuna

El dirigente de la izquierda abertzale Arnaldo Otegi lidera, como aspirante a secretario general de Sortu, la única candidatura que por el momento se ha presentado para conformar la próxima dirección de la formación independentista, que será votada en primarias y elegida en un congreso en enero.

La candidatura ha sido presentada este jueves en la sede de Sortu e incluye a algunos de los más estrechos colaboradores de Otegi en los últimos años, entre ellos tres de los que fueron condenados con él en el proceso Bateragune, el intento de reconstruir la ilegalizada Batasuna.

De esta manera, la número dos de Sortu, como responsable nacional de Organización, será Sonia Jacinto, mientras que el aspirante a responsable de Acción Política es Arkaitz Rodríguez. La tercera procesada y condenada por el caso Bateragune, Miren Zabaleta, figura como aspirante a coordinadora del partido abertzale en Navarra.

La candidatura a la dirección nacional consta de nueve nombres, que son los que serán elegidos en las primarias que se desarrollarán entre el 5 y el 26 de noviembre y que se celebrarán aunque no se presente ninguna otra candidatura en el plazo previsto, que culmina a las 20.00 horas de hoy.

La ponencia, dada a conocer el pasado 10 de octubre, se plantea el objetivo concreto de lograr una "república confederal vasca" para 2026 después de un proceso independentista que respete los diferentes "ritmos" de cada una de las realidades administrativas de los tres ámbitos que conformarían dicho estado: la Comunidad Autónoma Vasca, Navarra y el País Vasco francés.

La ponencia apuesta también por acometer "una revolución organizativa" en Sortu, tal y como ha explicado Rodríguez, quien ha recordado que en el proceso de debate Abian se hizo una autocrítica sobre la falta de adaptación de las estructuras de la izquierda abertzale al "nuevo ciclo" abierto tras el abandono del terrorismo de ETA. Ha apostado por "superar la lógica de resistencia" para pasar a una "lógica de construcción" a través de "liderazgo democrático" y no desde "posiciones de vanguardia".