vídeo

Mikel Irastorza. / Foto: Javier Etxezarreta (Efe) | Vídeo: Europa Press

Detenido en Francia el último jefe de ETA

  • Mikel Irastorza estaría en la cúpula de los restos de la banda desde 2015

  • En la misma operación ha sido arrestada la pareja que le albergaba en su domicilio, conformada por un español de 59 años y una francesa de 56

  • El ministro del Interior remarca que el Gobierno continuará "luchando contra la lacra del terrorismo" hasta que "no se produzca por parte de ETA la entrega definitiva de las armas y su disolución"

Efectivos de la Dirección de Seguridad Interior gala y de los servicios antiterroristas de la Guardia Civil han detenido esta madrugada en la localidad vasco francesa de Ascain al último jefe de ETA, Mikel Irastorza. Este activista, que se incorporó a la banda hace algo más de tres años, llevaría varios meses oculto en la vivienda en la que se ha sido detenido, situada en el número 12 de la calle Muntxo Lotissement del citado municipio.

La detención se ha producido en el marco de la operación 'Nerín', en el transcurso de la cual ha sido también arrestada una pareja formada por un español de 59 años y una francesa de 56 años. La pareja albergaba en su domicilio a Irastorza. Los tres arrestados han sido trasladados a las dependencias de la Policía Judicial en Bayona, y se espera que pasen a disposición judicial en las próximas horas. La investigación ha sido confiada a la subdirección antiterrorista de la Policía Judicial, con el apoyo de la Dirección General de la Seguridad Interior (DGSI) y del Servicio Regional de la Policía Judicial en Burdeos.

La detención de Irastorza se ha producido apenas doce horas después de la toma de posesión de Juan Ignacio Zoido como nuevo ministro del Interior. Antes de participar en un acto del PP en Alcalá de Guadaíra (Sevilla), Zoido ha felicitado a la Guardia Civil por su participación "decisiva y vital" en la operación desarrollada en Francia y ha remarcado que esta "sigue abierta". El titular de Interior ha señalado que Irastorza era "la persona que hacía algún tiempo había cogido el liderazgo de la banda" y "sustituyó a quienes habían sido detenidos". Ha enfatizado además que esta actuación "viene a demostrar el compromiso" del Gobierno de Rajoy "en una lucha decidida y permanente contra la banda" etarra, "en primer lugar por el mantenimiento del Estado de derecho, y en segundo lugar porque no podemos olvidar nunca los derechos de las víctimas y ese sentimiento que padecen" por serlo. "Hasta que no se produzca por parte de ETA la entrega definitiva de las armas y su disolución seguiremos desde el Gobierno luchando contra la lacra del terrorismo", ha enfatizado.

Por su parte, el director general de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó, ha felicitado a la Guardia Civil por la detención y ha asegurado que el Gobierno y las Fuerzas de Seguridad del Estado serán "implacables" hasta lograr su total disolución. En este sentido, ha asegurado que la operación forma parte de la política que ha desarrollado el Gobierno de España en los últimos cinco años, para "mantener la máxima presión" sobre la banda terrorista ETA, hasta conseguir su total disolución. Así, ha explicado que aunque en los últimos años ETA no ha cometido atentados, las Fuerzas de Seguridad del Estado han seguido investigando los asesinatos y deteniendo a todos los terroristas. "Realmente queda muy poco de ETA", ha sostenido, "pero mientras exista seguiremos combatiéndola, porque hay asesinatos que tienen que ser esclarecidos y sus responsables llevados ante la Justicia", ha agregado.

Duro golpe a la banda

Mikel Irastorza Artola, donostiarra de 41 años, figura como máximo dirigente de ETA en los organigramas del Ministerio del Interior desde la caídas entre julio y octubre de 2015 de los anteriores cabecillas terroristas Iratxe Sorzabal, David Pla, Iñaki Reta Frutos, Xabier Goienetxea y Egoitz Urrutikoetxea Laskibar.

Desde que en julio de 2015 fueran detenidos Reta y Goienetxea, los expertos antiterroristas ya le situaban al frente del 'aparato logístico-militar', el responsable directo de desmantelar los zulos y preparar un futuro desarme que nunca termina de llegar. Irastorza -explican responsables de los servicios de información- ahora se habría hecho también con el control del 'aparato político' de la banda, máxima dirección de ETA. El de San Sebastián es el único activista en la historia de la banda terrorista que ha llegado a su cúspide sin contar con ningún tipo de experiencia operativa.

vídeo

Agentes de las fuerzas de seguridad en la localidad donde se han producido las detenciones. / Foto: Juan Herrero (Efe) | Vídeo: Atlas

Los informes policiales apuntan a que este exdirigente de Ekin -considerado el 'comisariado político' de ETA- se incorporó a la banda hace poco más de tres años, sin tener causa judicial pendiente alguna y sin haber militando antes en ningún comando. Irastorza, que había sido portavoz del Foro de Debate Nacional, una plataforma impulsada por Eusko Alkartasuna y Batasuna, está considerado por los servicios antiterroristas como un "posibilista" de corte "político".

Según los analistas antiterroristas, Mikel Irastorza tendría como objetivo gestionar desde Francia los rescoldos de ETA, intentando sacar el máximo rédito a una hipotética disolución, sobre todo en el frente carcelario, donde tendría como propósito acelerar excarcelaciones y, sobre todo, unos acercamientos que el Gobierno actual se ha negado a llevar a cabo hasta que la banda no declare su desaparición oficial.

La operación 'Nerín' constituye un duro golpe a las estructuras de ETA ya que "supone la pérdida de liderazgo dentro de la organización terrorista", según destaca el Ministerio del Interior, que agrega que el arresto de Irastorza, huido desde 2008, "dificulta que la banda terrorista pueda alcanzar cualquiera de sus objetivos".

Temas