Prisión para seis de los ocho detenidos por la agresión de Alsasua por un delito de lesiones terroristas

vídeo

Concentración en Alsasua de familiares y amigos de los detenidos por la agresión a dos agentes de la Guardia Civil. / Efe | Vídeo: Atlas

  • Todos ellos son miembros del Movimiento Ospa, responsable de la campaña de la izquierda abertzale 'Alde Hemendik' (Fuera de Aquí) contra las fuerzas de seguridad del Estado

  • El pasado jueves la Audiencia Nacional reclamó para sí la investigación tras identificar a doce participantes en la paliza

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha decretado el ingreso en prisión incondicional de seis de los ocho detenidos por la agresión a dos guardia civiles y sus parejas en la localidad navarra de Alsasua, por la comisión de un delito de lesiones terroristas, han informado fuentes jurídicas.

Se trata en concreto de Jokin Unamuno, Aratz Urrizola, Julem Goicoechea, Jon Ander Cob, Iñaki Abab y Oihan Arnanz, que ingresarán en la cárcel en las próximas horas.

La magistrada, que ha iniciado los interrogatorios poco antes de las ocho, ha tomado también declaración a otras dos de las personas que fueron identificadas como participantes en la paliza sufrida por el teniente y el sargento, y que se han presentado voluntariamente en las dependencias judiciales.

Lamela ha atendido la petición formulada por la Fiscalía que reclamaba que enviara a la cárcel a estas seis personas ante los indicios de su participación directa en la agresión. Ha dejado en libertad con comparecencias a dos de los arrestadas y también a los dos que han acudido de forma voluntaria a los que se ha citado el próximo miércoles para que acudan a una rueda de reconocimiento.

El pasado jueves la juez Lamela, en un auto en el que reclamaba al Juzgado de Instrucción 3 de Pamplona la causa que investiga la agresión, reveló que la Guardia Civil y la Policía Foral ya habían identificado a doce personas por esos hechos. Todos ellos son miembros del Movimiento Ospa, responsable de la campaña de la izquierda abertzale 'Alde Hemendik' (Fuera de Aquí) contra las fuerzas de seguridad del Estado.

Como ya hiciera el Ministerio Público, la juez entendía que los hechos pueden constituir un delito de terrorismo «al encontrarnos ante la comisión de un delito grave contra la integridad física (lesiones) cometido con la finalidad de alterar la paz pública o contribuir a tal fin, atemorizando a los integrantes de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y sus familias, especialmente a la Guardia Civil, a fin de que abandonen el País Vasco y Navarra, así como evitar que el resto de ciudadanos entablen relación con aquellos provocando de esta forma su aislamiento social».

El escrito hacía además un detallado relato de los hechos en la madrugada del 15 de octubre, cuando a las 2.30 horas los dos agentes y sus parejas entraron en el bar Koxka de paisano y fuera de servicio. A las tres y cuarto, uno de los identificados, Unamuno, en compañía de Naiara Benogetxea, «dirigiéndose al sargento le dijo que no tenía derecho a estar allí». «Entretanto la gente del bar, entre 20 y 25 personas, se iba acercando rodeando a los agentes y a sus parejas, comenzando a insultarles y amenazarles con expresiones como 'esto os pasa por venir aquí', 'tenéis lo que os merecéis», 'iros de aquí', 'hijos de puta', 'cabrones fuera de aquí', 'perros', 'putos pikoletos', 'txakurras', para a continuación comenzar a golpearles», apuntaba la resolución.

«Los agentes y sus parejas intentaron abandonar el bar, y en la calle, se encontraron con otro grupo de 15 o 20 personas que, junto con las anteriores, continuaron insultando y golpeando a los agentes y su parejas», hasta que llegó la Policía Foral.