El coordinador del 9-N afirma que era «imposible técnicamente» desactivar la web

Artur Mas a su llegada esta mañana al TSJCat
Artur Mas a su llegada esta mañana al TSJCat / Efe
  • Un inspector de Educación denuncia «presiones» a los directores para abrir el día de la consulta

  • El ministro del Interior cree que los independentistas cometieron el «error» de no entender que la consulta del 9-N no arrojó el resultado que ellos habían buscado

El exasesor del Departamento de Gobernación Joan Cañada, que coordinó la votación del 9-N, ha afirmado hoy que era "técnicamente imposible" desactivar la web de la consulta tras su suspensión por el Constitucional, porque por problemas de seguridad se había "duplicado" en varios servidores.

más información

Cañada ha declarado hoy como testigo ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), al que ha aclarado que siente una "profunda admiración" por el expresidente catalán Artur Mas y una "especial estima" por la exconsellera Joana Ortega, aunque ello no le impide "decir la verdad".

El testigo ha precisado que fue responsable del diseño y de la puesta en funcionamiento de la página 'participa2014.cat', que la Generalitat montó para gestionar la consulta del 9-N y que, según su versión, no solo no fue desactivada tras su suspensión por el Tribunal Constitucional (TC), sino que incluso sigue funcionando hoy en día.

Tras publicarse la providencia del TC que suspendía la consulta, el propio Cañada ha explicado que alertó a Joana Ortega de que era "técnicamente imposible hacer desaparecer" la web del 9N, porque, cuando fue diseñada, se decidió "duplicarla" en varios servidores de distintas partes del mundo, por temor a que sufriera ataques informáticos, "como finalmente ocurrió".

Según Cañada, en esa conversación con Ortega tras la suspensión de la consulta también comunicó a la consellera que su equipo había llevado a cabo todas las labores que le correspondían, sin que les quedara ningún trabajo pendiente.

Trabajo finalizado en octubre

En ese sentido, ha recalcado que después del 4 de noviembre su equipo "no introdujo ningún dato nuevo al programa", ya que a finales de octubre todos sus trabajos estaban ya finalizados.

A preguntas del fiscal, el testigo ha dicho que no tiene ningún conocimiento sobre el servicio técnico de guardia que, al parecer, estuvo activo entre los días 8 y 10 de noviembre para dar apoyo a la consulta independentista.

Cañada ha afirmado que ignora también la fecha en que se entregó el material informático a los centros de votación, argumentando que esa era una función del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI), dependiente del Departamento de Empresa y que había firmado un programa marco con Gobernación para organizar logísticamente el 9N.

Denuncian «presiones» para abrir centros

Un inspector de Educación de Barcelona ha denunciado hoy en el juicio por el 9-N que la Generalitat "presionó" a directores de instituto para que cedieran los centros para la votación, ante lo que recomendó a las dos escuelas bajo su competencia que no entregaran las llaves sin una orden por escrito.

En el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) se celebra este martes la segunda sesión del juicio al expresidente de la Generalitat Artur Mas y las exconselleras Joana Ortega e Irene Rigau, con las primeras testificales, centradas en la apertura de colegios y en los encargos del Govern sobre las urnas y la logística de la consulta.

El primer testigo en comparecer ha sido el inspector de Educación Josep Rafael A.D., adscrito al área de Barcelona-Comarcas, que ha asegurado que la directora del instituto Pompeu Fabra de Badalona (Barcelona), Josefa B., que también está previsto que declare hoy, se resistía a entregar las llaves del centro para la consulta ya que no recibía ninguna directriz por escrito.

Ante esta situación, según el testigo, la directora recibió "presiones", con llamadas de los responsables de Enseñanza para que les entregara las llaves.

Finalmente, esta directora acabó entregando las llaves en los días previos a la votación porque la Generalitat le remitió un recibo, sin firma y únicamente con un sello de los Servicios Territoriales de Enseñanza, en el que se le eximía de cualquier responsabilidad, aunque según el inspector no suponía ninguna garantía, por lo que le dijo: "Me parece que te han engañado".

El inspector también ha denunciado que, antes de la suspensión de la consulta por parte del Tribunal Constitucional -el 4 de noviembre-, la directora de los Servicios Territoriales de Enseñanza, Montserrat Llobet -que también comparecerá hoy-, convocó dos reuniones con directores de institutos, donde se les "forzó" para que cedieran los centros para la votación, sin darles instrucciones por escrito.

El testigo ha explicado que envió un informe al inspector jefe, Francesc Guell, que también declarará hoy, aunque para denunciar estas supuestas "irregularidades", si bien no recibió ningún tipo de respuesta.

El miércoles, Homs, De Gispert y Trias

Este miércoles 8 de febrero están citados a petición de las defensas el exconsejero de Presidencia Francesc Homs, los expresidentes del Parlament Núria de Gispert y Joan Rigol, y el exalcalde de Barcelona Xavier Trias.

También comparecerán el director del Institut d'Estudis de l'Autogovern, Carles Viver i Pi-Sunyer; el alcalde de Premià de Mar (Barcelona) y presidente de la Associació Catalana de Municipis (ACM), Miquel Buch, y los catedráticos de Derecho Constitucional Enoch Alberti y Joan Vintró.

El día siguiente pasarán por el tribunal citadas como testigos la secretaria de Administración y Función Pública, Meritxell Masó, y la exdiputada de ERC en el Parlament Gemma Calvet, entre otros, y el juicio previsiblemente concluirá el 10 de febrero con la prueba documental y los informes.