El equipo de Sánchez reclama un encuentro con la gestora ante las dudas por el control del censo

Pedro Sánchez.
Pedro Sánchez. / Efe
  • El hecho de que la dirección interina pusiera fecha al congreso pero no lo convocara oficialmente ha provocado un vacío legal en la carrera para liderar el PSOE

El equipo de Pedro Sánchez está en desventaja. O eso asegura. De las tres candidaturas (aún oficiosas) a la secretaría general del PSOE, la suya es, conforme a sus testimonios, la única que no dispone de acceso al censo de militantes con derecho a voto en las primarias, una herramienta fundamental para la primera fase de la campaña en la que es necesario recoger avales. Ahora que Susana Díaz ha confirmado por fin que peleará por el liderazgo del partido exigen a la gestora garantías de "transparencia" en la gestión del proceso y esta misma mañana han solicitado por carta un encuentro con el responsable de Organización para abordar la cuestión.

En las últimas semanas se han sucedido en numerosas agrupaciones protestas de afines a Sánchez por el supuesto control del censo por parte de los aparatos provinciales y regionales partidarios de la presidenta de la Junta de Andalucía (veto a afiliaciones o altas sospechosas). Es cierto que, hasta la fecha, no ha habido ninguna denuncia ofical por parte del equipo del exsecretario general. Ahora, sin embargo, los responsables de la campaña con la que el defenstrado líder aspira a recuperar las riendas del partido quieren dar un toque de atención a la dirección interina, claramente cercana a Díaz, para que no se desvíe un ápice de la neutralidad que el exigen los estatutos. Y de paso, según admiten fuentes de la candiatura, intentarán obtener los datos que precisan.

El reglamento de primarias establece que se debe poner a disposición de los precandidatos "los datos estadísticos de censo para saber cuánta militancia hay en su ámbito y el número de avales necesarios para presentar su candidatura". El problema es que, aunque ya hay tres aspirantes en liza, el congreso no ha sido formalmente convocado, de manera que en estos momentos no hay regla que valga a la que apelar. Los sanchistas aseguran que los de Díaz tienen toda la información a su alcance porque controlan el aparato y los de Patxi López también porque el exsecretario de Organización, César Luena, y su número dos Juanra Ferreira, "no se fueron de Ferraz con las manos vacías (en referencia al censo)".

Una de las garantías de equidad que establece el reglamento interno es que el censo se cierra en el momento en el que se convoca el congreso. Pero la decisión de la gestora de poner fecha al cónclave, en un comité federal celebrado en enerom sin convocarlo aún formalmente para el 17 y 18 de enero, ha convertido esa norma en algo inane. Todo el mundo sabe que hay congreso. Las maquinarias de guerra se han puesto en marcha. Y no hay marco normativo que rija esta fase del proceso. En su carta -dirigida directamente al presidente de la gestora, Javier Fernández -, los responsables de la campaña de Sánchez apuntan en esa dirección.

"Tres compañeros han anunciado públicamente, bien directa o bien indirectamente, su intención de participar como candidatos al a secretaría general aun cuando falta pro aprobar el reglamento que fijará las normas por las que se regirán estas elecciones primarias -dicen- (…). En este sentido, solicitamos una reunión con la gestora con la finaldiad de tratar el estado de los diferentes procesos de afilicación y otros asuntos concernientes a este proceso".

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate