El equipo que hizo la página de voluntarios del 1-O trabajaba sin orden por escrito

Agentes de la Guardia Civil, en el Centro de Seguridad de la Información de Cataluña./Efe
Agentes de la Guardia Civil, en el Centro de Seguridad de la Información de Cataluña. / Efe

A mes y medio del referéndum estaban «todos» de vacaciones en el CTTI y esperaban al responsable técnico para poner en marcha el trabajo

EUROPA PRESSMAdrid

El equipo del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI) de Cataluña que hizo sistemas informáticos para el referéndum ilegal del 1 de octubre, trabajó sin una orden por escrito, que empezó a reclamar cuando ya estaban a punto de concluir su trabajo para que nadie pudiera decirles que "lo habían hecho ellos porque sí, sino siguiendo instrucciones de alguien".

El trabajo del equipo técnico para realizar la base de datos de voluntarios para el 1-O, denominada "registro de voluntarios", estuvo dirigido por David Palanques, una persona del departamento de Exteriores de la Generalitat, que trabaja en el Edificio H, Organización de Empresas, de la Universidad Politécnica de Cataluña. Aunque la coordinación de los trabajos del CTTI para cubrir las necesidades tecnológicas del referéndum del 1-O es atribuida por la Guardia Civil a Josep María Jové Lladó, secretario general de la vicepresidencia de la Generalitat, y a Josué Sallent, director del Cesicat.

Así consta en los informes entregados por la Guardia Civil, a los que ha tenido acceso Europa Press, al Juzgado de instrucción número 13 de Barcelona, que instruye la investigación de la creación de estructuras de Estado por parte de la Generalitat de Cataluña, a raíz de la cual se produjo la 'operción Anubis' el pasado 20 de septiembre, en la que resultaron detenidos 14 personas, la mayoría altos cargos del Gobierno de la Generalitat.

Según la Guardia Civil, el 13 de julio se produjo una reunión en una cafetería cercana al CTTI para hablar del encargo que le habían encomendado a David Palanques y que "atravesaba la línea". El trabajo, según dedujeron después los investigadores, era para la web de inscripción de los voluntarios y ultimaron la puesta a punto del programa en fechas que coincidían con la puesta en marcha de la web "REFERENDUM.CAT". En ella aparecía un enlace en el que se solicitaba la colaboración ciudadana y los interesados debían rellenar un cuestionario facilitando datos personales.

En ese encuentro de julio estuvieron Joan Angulo Arrese, director gerente del CTTI, Josué Sallent Ribas, director de estrategia e Innovación del CTTI,, Valentín Arroyo Peña, director corporativo del CTTI y Luis Anaya Torres, director del Área de Tecnologías de la Información y las Comuniaciones del CTTI.

El 16 de agosto, el equipo técnico está a punto para hacer las pruebas. Falta un mes y medio para el referéndum pero, según las conversaciones grabadas por la Guardia Civil, "todo el mundo está de vacaciones". De estas grabaciones se deduce, además, que el responsable técnico de los sistemas que estaban creando para el "registro de voluntarios" no volvía hasta el día 17 y también, que estaban preocupados por no tener una orden por escrito para lo que estaban haciendo.

«Que quede claro que nos lo piden»

Así lo prueba una conversación entre David Franco, gestor de Proyectos del Departamento de Bienestar Social del CTTI, con una mujer desconocida para la Benemérita en ese momento. Franco comenta que estaba esperando a que regresara Palanques de las vacaciones para decirle que necesitaban tener "algún tipo de petición" del director gerente, que era Joan Angulo.

"Cuando esto empiece a explotar y nos empiecen a decir que tal ..., pues que haya, nada, algún correo, algún sitio donde quede claro que esto nos lo piden, que no es una cosa que nosotros hemos hecho así porque sí", exclama.

Comenta que no saben quién se lo tiene que pedir, pero se queja de que ellos están haciendo "de bypass todo el rato". Explica a su interlocutora que tenían "correos" de todos los trabajos que habían salido, pero en esa ocasión, precisa: "no hay acto documental" y "necestiamos tener un... un OK directo".

«Se ponen conspiranoicos»

David Franco insiste en que hay que buscar "la manera" de que no les quede "la pelota" en su tejado. Pero cree que tienen que buscar ellos alguna manera de tener esa orden sin decírselo "al Josué" ni "al Secretario" porque "se ponen conspiranoicos".

Por eso, insisten en esperar a que llegue Palanques, para hablar con él sobre si alguien podía pedir los requerimientos para la "crida extra" -llamada extra- que iban a hacer. "Nosotros, ahora podemos decir que hemos tenido reuniones y tal, pero en el momento antes de ponerlo a producción, tenemos que tener una petición de pase a producción del, con los requerimientos de tal", recalca en relación a esa petición por escrito con la que no cuentan a pesar de tener tan avanzado el trabajo.

Aunque también esperaban su regreso para "poner en producción" el trabajo. "El se marchó de vacaciones y se quedó la cosa todavía en pruebas", señala y añade que seguirá en pruebas hasta que regrese él mismo, dando a entender David Franco que también él se va a ir de vacaciones: "No creo que se ponga en producción antes de que yo vuelva".

La Guardia Civil concluía de esa conversación que el trabajo que realizaban David Palanques y el CTTI debía "tener algún punto conflictivo en cuanto a la legalidad o el uso que se puede hacer de él ya que los contertulios" insistían en "estar respaldados por una solicitud previa" que justificara lo que habían ejecutado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos