El Gobierno cree que el número de mujeres en el ejército puede haber alcanzado su techo

María Victoria González Gutiérrez, primera de la promoción de enfermeras en 1988.
María Victoria González Gutiérrez, primera de la promoción de enfermeras en 1988. / José Ramón Ladra

El porcentaje, un 12,6% del total, es superior a la media de la OTAN

EUROPA PRESSMadrid

El 12,6 por ciento de personas que forman parte de las Fuerzas Armadas españolas son ya mujeres, una cifra casi dos puntos superior a la media de los países que forman parte de la OTAN. Sin embargo, este porcentaje está estancado desde hace más de una década, lo que lleva al Gobierno a valorar la posibilidad de que se haya alcanzado "un techo sociológico".

El ejército español abrió parcialmente la puerta a la entrada de mujeres en el año 1988. Desde entonces, su presencia en los cuartes fue aumentando progresivamente hasta que llegó al 12 por ciento en 2006, año partir del cual el ritmo se ha ralentizado. Esta tendencia es muy similar a la del resto de países miembros de la Alianza Atlántica, "lo que permite considerar la posibilidad de que exista un techo sociológico", según reconoce el Gobierno en una respuesta parlamentaria.

Según el último informe del Observatorio militar para la igualdad entre mujeres y hombres en las Fuerzas Armadas, con datos de 2016, el Ejército con más presencia de mujeres es el Aire, con un 13,6%, seguido por la Armada (12,6%) y Tierra (11,8%). Sólo es superior en los llamados Cuerpos Comunes, donde alcanza el 24,5%. La presencia femenina llega hasta el 16,5 por ciento entre la tropa y marinería, pero se queda en el 8 por ciento en el caso de los oficiales. El cargo más alto alcanzado por una militar es el coronel, alcanzado por Patricia Ortega el pasado año.

En su respuesta al diputado socialista Antonio Hurtado, el Gobierno incide en que el modelo de incorporación e integración de la mujer en nuestras Fuerzas Armadas se realiza sin cuotas máximas y con la posibilidad de que accedan a todos los Cuerpos y Escalas militares, todos los empleos militares y todos los puestos, incluidos los denominados puestos de combate.

Modelo avanzado e igualitario

Además, pone de relieve que en otros países del entorno de España esta incorporación se está produciendo a un ritmo más lento. Pone el ejemplo de Estados Unidos, donde no se permitió el acceso de mujeres a las unidades especiales hasta el año 2015 a través de un proyecto piloto; o el de Reino Unido, donde hasta el pasado año no podían prestar servicio en unidades combatientes. "Se trata de un modelo de carácter avanzado e igualitario en el que se garantiza la misma posibilidad de progresión en la carrera a la mujer y al hombre", resume el Ejecutivo aludiendo a estudios que "acreditan" que no existe brecha salarial entre hombres y mujeres en el Ejército.

Para mejorar su normativa en este asunto, el Ministerio de Defensa explica que obtiene información a través de consultas recibidas en la Secretaria Permanente de Igualdad, los estudios realizados sobre el proceso de incorporación e integración de la mujer a las Fuerzas Armadas y la normativa dictada en materia de igualdad y conciliación en la Administración General del Estado, que se está adaptando atendiendo a la "peculiar naturaleza" de las las Fuerzas Armadas.

Fotos

Vídeos