Iglesias prepara una purga encubierta de los 'errejonistas'

Pablo Iglesias atiende ayer a los periodistas en los pasillos del Congreso de los Diputados.
Pablo Iglesias atiende ayer a los periodistas en los pasillos del Congreso de los Diputados. / EFE
  • El líder de Podemos apunta que el secretario político tendrá un "rol más discreto" en la dirección del partido

Los ‘errejonistas’ pagarán la factura por su rebelión. De puertas afuera, Pablo Iglesias ha aceptado el mandato de las bases para recomponer la unidad en Podemos, pero a nivel interno ya prepara el terreno para acometer una purga encubierta de aquéllos que osaron desafiar su liderazgo.

Iglesias insistió ayer en que será el Consejo Ciudadano, y no él, el que elegirá, según marcan los nuevos estatutos del partido, los nombres que integrarán la próxima ejecutiva. Tras su arrolladora victoria en Vistalegre II, los ‘pablistas’ cuentan con una amplia mayoría en este órgano que deja el camino expedito al secretario general para decidir a su antojo quiénes se sentarán a su lado en el Consejo de Coordinación.

De momento, Iglesias ha mostrado su disposición a que Íñigo Errejón repita en la ejecutiva aunque da por descontado que no lo hará al frente de la Secretaría Política, cuyas amplias competencias le permitieron ejercer durante meses como contrapoder al líder del partido. Si el hasta el domingo número dos del partido quiere formar parte del próximo Consejo de Coordinación, deberá aceptar un papel secundario. Lo dejó claro ayer Iglesias: "Cuando uno está en minoría, su rol tiene que ser más discreto". Al mantener a Errejón en la dirección, Iglesias podrá alegar que ha resguardado la unidad que la militancia exigió al unísono el pasado fin de semana.

Los días de Errejón como portavoz en el Congreso también parecen contados. En el partido pocos dudan del relevo. El secretario general apuntó ayer en esta dirección al afirmar que en la nueva etapa que se abre en Podemos una de las prioridades será "feminizar" las portavocías. Si la apuesta es que una mujer sustituya a Errejón en el Congreso, la gran favorita es Irene Montero, que ahora ejerce como portavoz adjunta.

El hasta ahora número dos del partido calla. A diferencia de Iglesias que hizo una maratón de entrevistas en radios y televisiones, Errejón no ha hecho publicos sus planes, aunque en Vistalegre reclamó "pluralidad", y él representa al menos a un tercio de los inscritos del partido, de acuerdo a las votaciones de la asamblea ciudadana.

La fórmula ideal de los ‘pablistas’ para acometer este relevo sin darle apariencia de castigo pasa por la renuncia voluntaria de Errejón. Si lo hará o no el secretario político es una incógnita. A modo de presión, Ramón Espinar, hombre de la máxima confianza de Iglesias, ha puesto su cargo como portavoz en el Senado a disposición de la nueva dirección, si bien no hay duda de que se mantendrá en el puesto.

Junto a Errejón el único crítico que tiene posibilidades de repetir en la dirección es Pablo Bustinduy. El responsable de Relaciones Internacionales era un dirigente muy cercano a Iglesias hasta que dio el paso de alinearse con el número dos del partido. El secretario general, sin embargo, parece dispuesto a indultarle y, según señaló ayer, cuenta con él para seguir en el puesto. "Sería muy torpe prescindir de compañeros valiosos como Pablo Bustinduy", afirmó.

Más mujeres ‘pablistas’

A quienes no nombró Iglesias y apuntan a la puerta de salida del núcelo duro de la dirección son las ‘errejonistas’ Auxiliadora Honorato, Ángela Ballester y Tania González. Las tres tienen pie y medio fuera del Consejo de Coordinación a pesar del deseo de Iglesias de incrementar la presencia femenina en los órganos directivos. Al margen de Montero, el líder del partido destacó como valores en alza a Gloria Elizo, Noelia Vera o Sofía Castañón. Las tres son connotadas ‘pablistas’.

La única dirigente ‘errejonista’ a la que se refirió ayer Iglesias fue Rita Maestre, de la que ensalzó su excelente labor como portavoz en el Ayuntamiento Madrid. Todo apunta, sin embargo, a que Maestre, una de las voces más críticas con los ‘pablistas’ a lo largo de los dos últimos meses, se quedará en el consistorio y fuera del reparto de cargos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate