Hallan a 59 inmigrantes en Cuenca en condiciones infrahumanas trabajando en la campaña del ajo

La Guardia Civil, en el lugar de los hechos./
La Guardia Civil, en el lugar de los hechos.

Hay un detenido y cinco investigados en una operación de la Guardia Civil y la Inspección de Trabajo

J. V. MUÑOZ-LACUNAToledo

Jornadas de trabajo interminables recogiendo ajos a plena luz del sol, salarios míseros y alojamientos insalubres. En esta situación ha encontrado la Guardia Civil y la Inspección de Trabajo a 59 inmigrantes de Rumanía, Mali y Marruecos que trabajaban como temporeros en los municipios conquenses de Las Pedroñeras, El Provencio y Barajas de Melo.

La operación, desarrollada en colaboración con las autoridades rumanas, se ha saldado con la detención de una persona y con otras cinco investigadas de nacionalidades española, rumana y marroquí. Se les imputan los delitos de trata de seres humanos con fines de explotación laboral y contra los derechos de los trabajadores. Una actuación enmarcada en la Directiva de Servicios de Actuación contra la Trata de Seres Humanos y en el "Plan Integral de Lucha contra el Fraude en el ámbito de la Seguridad Social y la Hacienda Pública" de la Guardia Civil.

En lo que llevamos de año, según datos de la Guardia Civil, se han desarrollado 513 inspecciones preventivas en lugares donde se sospechaba que podrían existir víctimas de explotación laboral habiendo liberado a un total de 119 víctimas y detenido o investigado a 39 personas en toda España.

Más vigilancia e inspecciones

A raíz del auxilio de estos 59 inmigrantes explotados en la provincia de Cuenca, la secretaria de Empleo y Políticas Sociales de CC.OO. en Castilla-La Mancha, Ángeles Castellanos, ha pedido "más coordinación entre las administraciones para luchar contra este problema porque cada vez que las inspecciones y la vigilancia en el campo se relajan estos casos repuntan y encontramos gente trabajando en espacios insalubres e inseguros, sin contrato o cotizando menos horas de las que hacen".

"Hay que seguir luchando y denunciando estos casos que, por desgracia, suelen darse todos los veranos y que también hemos conocido recientemente en la campaña de recogida de lechuga en Albacete", ha subrayado la representante de CC.OO., que ha lamentado que haya agricultores "que se aprovechan de gente vulnerable que no tiene redes de protección ni información pero necesita trabajar y sufre abusos".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos