La suegra de Pilar Garrido sospecha que su asesinato fue por tráfico de órganos

La suegra y la madre de Pilar Garrido, española asesinada en México.
La suegra y la madre de Pilar Garrido, española asesinada en México. / José A. Martínez (Efe)

Adriana González, madre del marido de la española asesinada en México, ha recordado que solo se encontraron los restos óseos de la víctima

EFECiudad Victoria (México)

Adriana González, suegra de Pilar Garrido, la valenciana asesinada en México, ha recordado hoy que solo se encontraron sus restos óseos, lo que le lleva a sospechar que la causa del crimen fue para traficar con sus órganos.

"De mi nuera fueron encontrados solamente restos. No hubo órganos. Se lo dejo a que ustedes lo piensen, ¿por qué no pidieron rescate? Porque vale más una persona en órganos que en vida, y ustedes y nosotros lo sabemos", ha agregado González, madre de Jorge Fernández, esposo de la española en prisión preventiva acusado del crimen.

Los padres de Fernández y la madre de Garrido, Rosa María Santamans, ofrecieron hoy una rueda de prensa desde la casa de la pareja en la que exigieron una vez más una investigación completa del crimen y defendieron la inocencia del marido de la española.

"Ha habido un gran apuro por parte de la Procuraduría (fiscalía estatal) para encontrar culpables por la presión del Gobierno español (...) Hubo una presión muy fuerte", dijo Jorge Fernández Villarreal, suegro de Garrido.

La madre de Pilar Garrido dijo hoy "confiar" en Jorge, y afirmó que lo conocía muy bien, pues la pareja vivió en su casa durante tres años en Valencia y ella había visitado a su hija varias veces en México, la última vez durante dos meses en abril y mayo de este año. Desmintió también maltrato de Fernández hacia su hija.

"Me enojé mucho con la prensa cuando decían que Pilar era una mujer maltratada. Nunca se hubiera dejado amedrentar por nadie, e incluso teníamos una palabra clave y la hubiera dicho en cualquier momento para que yo hubiera venido o hubiera hecho lo posible por ella", explicó.

La desaparición y muerte de la valenciana Pilar Garrido dio la semana pasada un vuelco de 180 grados cuando la fiscalía de Tamaulipas, uno de los estados más peligroso de México, acusó a su marido de golpear y estrangular a su mujer, dejando el cadáver al lado de una carretera cuando volvían de pasar unos días en la playa.

Fernández siempre ha sostenido que ambos regresaban el 2 de julio en coche cuando un vehículo con dos hombres los interceptó para intentar robarles el automóvil pero acabaron llevándose a su mujer, de 34 años.

El 26 de julio se encontraron restos óseos en un paraje cercano al lugar de los hechos en la carretera entre Ciudad Victoria, capital del nororiental estado de Tamaulipas, y el balneario de la Pesca, y las pruebas de ADN demostraron semanas después que eran los de Garrido.

Los suegros de Pilar Garrido denunciaron hoy que los presuntos asesinos de la española todavía andan sueltos, y recordaron que su esposo incluso ofreció un retrato robot, que se difundió a los medios, de uno de los presuntos culpables.

"Mi hijo ha reconocido plenamente a uno de los 'plagiarios' (secuestradores) y siento que nosotros estamos en peligro porque anda suelto", afirmó González.

Oficialmente, México siempre ha negado la existencia de un mercado de órganos ilegal en el país, si bien varias voces han denunciado casos a lo largo de los años y los indocumentados que intentan llegar a Estados Unidos se enfrentan a muchos peligros durante su travesía, entre ellos el robo o el secuestro.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió en 2015 de que el 8 % de los trasplantes mundiales proceden del tráfico de órganos, y que en el mercado negro estos pueden alcanzar los 150.000 dólares.

Temas

Mexico

Fotos

Vídeos