Ucieda, capital del cocido montañés

Una pareja disfruta de un plato de cocido montañés en la campa de Ucieda.
Una pareja disfruta de un plato de cocido montañés en la campa de Ucieda. / Javier Rosendo
  • La localidad del municipio de Ruente celebra su tradicional homenaje al plato de cuchara cántabro, con una fiesta en la que se repartieron 6.000 raciones de guiso

Con el cocido como excusa y protagonista, la campa de Ucieda se convirtió ayer en el lugar perfecto para pasar una jornada aún veraniega, con familia o amigos. Los vecinos del pueblo se volcaron una vez más, y con éste se calculan unos cincuenta -aunque es difícil precisarlo- ,para que el guiso saliera delicioso. Desde las seis de la mañana se pusieron a cocinar a las órdenes de Carlos Torre, para servir 6.000 raciones. «350 kilos de alubias, 150 de patatas, 300 manojos de berza, 60 de repollo, 60 de panceta adobada, 60 de costilla, 60 de chorizo, 60 de morcilla de arroz, 30 de morcilla de años, 30 de manos de cerdo y 25 codillos de jamón» fueron los igredientes que enumera el cocinero y que aderezaron con 10 kilos de sal. Unas proporciones que convencieron a quienes lo degustaron, como Tomás Obregón, un vecino de Torrelavega que acudió junto a gran parte de su familia. «Está muy bueno», decía, sin soltar la cuchara. Su objetivo, como el de muchos: «Pasar la tarde en familia».

Con esa finalidad acudieron las hermanas Rouge, Tinita y Conchita García, de Comillas, que aunque ahora rondan los sesenta años y ya no viven en la tierra que les vio nacer, siguen juntándose en este día como una tradición.

Ucieda, capital del cocido

/ Javier Rosendo

Pedro Merino viene desde Santander desde hace años, «para pasar un día de romería». Junto a él, en la fila de al lado está José Luis García, que es madrileño pero veranea en San Vicente de la Barquera y hace coincidir sus vacaciones con esta fiesta a la que ya tiene costumbre de acudir. Fermín Gómez es de Ucieda, aunque pertenece al grupo de Danzas del Barrio Covadonga y nunca falta a la fiesta que ayer estuvo animando con su grupo:«Es bonita y me pilla al lado de casa».

Autoridades municipales y regionales, con Miguel Ángel Revilla a la cabeza, fueron las encargadas de servir el cocido en los recipientes que aportaron los comensales: tupper, cazuelas o platos, a razón de los tickets que se presentaran, al precio de un euro.

Después de la comida actuaron el Coro Ronda La Fuentona, Laura Pereira y los Hermanos Cosío, que pusieron la guinda a un gran día, de los que dejarán buen sabor de boca para ir despidiendo el verano.