Sin rastro de Jesús Cicero

El helicóptero que participa en la búsqueda.
El helicóptero que participa en la búsqueda.
  • Efectivos de emergencias y vecinos de la localidad de Avellanedo, en Pesaguero, llevan ya cuatro días buscando a su vecino desaparecido, de 62 años de edad

No hay pistas sobre el paradero de Jesús Cicero, el vecino del pueblo de Avellanedo (Pesaguero), de 62 años, que lleva ya cuatro días desaparecido. No hay rastro pese a que más de 25 personas, ayudadas por perros, le buscan desde el miércoles por toda la zona. Lo último que se sabe a ciencia cierta es que Jesús Cicero, tras pasar el día en Potes el pasado lunes, fue a cenar a un restaurante junto al cruce de la carretera de acceso a Piasca. Concluida la velada, un vecino de la zona le llevó en coche hasta su casa, donde llegó pasadas las once de la noche. Desde ese momento, nada se ha vuelto a saber de Cicero, persona muy querida y apreciada en toda la comarca lebaniega.

Efectivos de la Guardia Civil, tanto de seguridad ciudadana como del Seprona y del Greim, además de integrantes de Protección Civil, entre los que se encuentran componentes de las agrupaciones lebaniegas de Camaleño y Vega de Liébana, así como guardería, trabajadores del resto de los ayuntamientos de Liébana, vecinos y amigos del desaparecido, han rastreado palmo a palmo la zona, tanto la localidad donde vive Cicero como el entorno poblado de un tupido bosque. La búsqueda contó el jueves con el apoyo de un helicóptero del Gobierno de Cantabria y durante los cuatro últimos días con perros de Protección Civil adiestrados para la búsqueda de personas desaparecidas.

Este sábado, como en los tres anteriores días, desde primera hora de la mañana se reanudaron las labores de búsqueda desde la localidad de Avellanedo, con resultados negativos.

Vicente Vélez, alcalde de Pesaguero, que también colabora en las labores de búsqueda, explica que «el pasado martes, Jesús había quedado a primera hora de la mañana con Quico Cabo, natural de Vendejo y vecino de la localidad palentina de Cervera de Pisuerga, para que le ayudase a realizar unos trabajos en una finca de su propiedad en Avellanado. Esa mañana no le localizó en el pueblo, al igual que el resto de los vecinos. Al día siguiente, miércoles, ante la falta de noticias, di cuenta a la Guardia Civil de Potes y denuncié los hechos». Vélez recordó que «Jesús es una persona entrañable, trabajadora y muy responsable. Siempre presto a ayudar a todo aquel que lo necesitase. Llevaba varios años trabajando por temporadas en el Ayuntamiento, dentro del convenio del INEM y las Corporaciones Locales, y se iba a incorporar el próximo mes de octubre».

El alcalde confirmó que «en el interior de su vivienda familiar se encontró el carné, la cartera y otras pertenencias personales, por lo que aún es más extraña la desaparición, ya que Jesús no tenía vehículo para haberse desplazado sin haber comunicado nada».

Además, «disponía de una linterna, que se encontró en la vivienda, por lo que hace presumir que no abandonó la noche del lunes al martes su domicilio familiar, sino que probablemente lo hizo al amanecer del martes o durante esa mañana». El desaparecido –agregó– «conocía el entorno palmo a palmo, tanto los bosques como las cuevas o lugares recónditos. No se descarta que haya podido haber sufrido un accidente, pero todo es muy extraño».

El Gobierno de Cantabria informa que el operativo de búsqueda se mantendrá activo hasta este domingo.