Los alumnos de Casar y Periedo se quedan sin parada de autobús por culpa de unos árboles

La empresa de autobuses asegura que el autocar tiene que invadir el carril contrario para pasar.
La empresa de autobuses asegura que el autocar tiene que invadir el carril contrario para pasar. / Javier Rosendo
  • El presidente de la Junta Vecinal, José Luis González Conchas (PP), asegura que la única zona que queda sin podar pertenece a la vivienda de la actual alcaldesa de Cabezón, Isabel Fernández (PSOE)

Una veintena de alumnos del colegio Ramón Laza de los pueblos de Casar y Periedo, en Cabezón de la Sal, esperaron ayer al autobús escolar que les recoge cada mañana para acudir al centro educativo en la marquesina de la carretera nacional N-634, en vez de junto al consultorio médico y la escuela del pueblo, como hacen habitualmente. El cambio se debe a que la empresa encargada de realizar este servicio, Autobuses Palomera, se negó ayer definitivamente, tras realizar varios avisos en el Ayuntamiento, a realizar el itinerario habitual, en el que, aseguran, el autocar atraviesa una zona «llena de quimas y ramas de árboles que obligan al conductor a invadir el carril contrario para esquivarlas, con el peligro que ello conlleva», explicaba Javier García, uno de los trabajadores.

Los problemas comenzaron, según García, «hace un año, cuando la abundante vegetación que hay en este camino vecinal, que une Casar y Periedo, impedía al autobús realizar este trayecto con normalidad para recoger a los alumnos sin invadir el carril contrario».

Cartas al Ayuntamiento

Tras enviar varias cartas al Ayuntamiento de forma continuada durante los últimos meses, asegura, «se podaron algunos árboles, pero no los suficientes». Así que de nuevo la empresa se puso en contacto con el Consistorio «para que podaran las zonas que faltaban».

Ante la inactividad municipal, «enviamos un ultimátum avisándoles de que si para el pasado viernes no se había eliminado la vegetación, el autocar no entraría a recoger a los alumnos al pueblo de Periedo». El viernes no se había podado, ayer tampoco y el conductor decidió cambiar el itinerario habitual para evitar el trayecto que consideran «pone en peligro a los estudiantes».

El presidente de la Junta Vecinal de Casar de Periedo, José Luis González Conchas (que ocupaba el cargo de primer teniente alcalde cuando comenzó el problema), explicó ayer que «el autobús atraviesa esta carretera interna que lleva a Periedo, y en torno al consultorio médico y la escuela, recoge a estos otros niños de la zona sur del pueblo». Conchas fue más allá y señaló que «la única zona del estrecho camino que queda sin podar pertenece a la vivienda de la actual alcaldesa, Isabel Fernández (PSOE)».

Por su parte, la alcaldesa de Cabezón de la Sal manifestó que en «las fotos que la empresa de autobuses adjunta en la solicitud que envía al Ayuntamiento aparece un autobús de dos plantas en la zona de la iglesia de Periedo y el autobús que recoge a los alumnos en esta zona no es de dos plantas». Además, dijo, «el camino mide doce metros de ancho».