Casar de Periedo da un ultimátum para que se poden los árboles que dificultan el paso del autobús

Estos árboles sin podar dificultan el paso de los autobuses.
Estos árboles sin podar dificultan el paso de los autobuses. / Javier Rosendo
  • La Junta Vecinal da de plazo al Ayuntamiento hasta mañana para que abra el camino | La alcaldesa, dueña de algunos de estos árboles, habla de "persecución política"

La Junta Vecinal de Casar de Periedo y los padres de los alumnos del colegio Ramón Laza que se han quedado sin parada escolar en Periedo han movido ficha. En la reunión que mantuvieron el pasado lunes, decidieron enviar una carta a la Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria en la que exponen que sus hijos se ven obligados a salir a la Nacional 634 para coger el autobús que les lleva al colegio y que normalmente les recogía en el pueblo de Periedo, después de que la empresa Autobuses Palomera se negara a atravesar el camino vecinal que lleva a la parada, «por la gran cantidad de vegetación que existe y que obliga al conductor a invadir el carril contrario».

Tras haberse subsanado la mayor parte del problema con la poda que efectuó el Ayuntamiento en los últimos meses, queda sin embargo pendiente de podar la zona correspondiente al consultorio médico, donde el autobús recoge a un grupo de alumnos «y donde está justamente situada la vivienda de la alcaldesa –que es propietaria de algunos de estos árboles–», dice el pedáneo, José Luis González Conchas (PP).

Tras enviar varias misivas al Ayuntamiento y ante la inactividad municipal, la empresa de autocares tomó el lunes la decisión de no atravesar el camino vecinal y recoger a los alumnos en la carretera nacional. Los padres se quejan porque aseguran que, debido a esta situación, «los niños tienen que salir a la carretera, donde no hay paradas establecidas, para acceder al transporte escolar, con el consiguiente peligro que esto conlleva, ya que tienen que cruzar la carretera general», señalan en la carta. Y aseguran que dan de plazo al Ayuntamiento hasta mañana, jueves, «y si no se efectúa la poda, tomaremos las medidas oportunas», aunque no especifican cuáles son esas medidas. Desde la empresa de autobuses, insistieron ayer en que «si no podan la zona que falta, el autobús continuará sin entrar al pueblo de Periedo a recoger a los alumnos».

Por su parte, la alcaldesa de Cabezón, Isabel Fernández (PSOE), explicó ayer que «no es cierto que los niños tengan que cruzar la carretera general para acceder al lugar donde para el autobús» e insistió en que se trata «de una persecución política del pedáneo, José Luis González Conchas (PP), a la que se está prestando la empresa de autobuses». Fernández habló de un «acoso y derribo» contra su persona, bienes y propiedades, y aseguró además que algunos de los propietarios de los árboles que se han podado «han presentado quejas en el Ayuntamiento por la poda». «Me siento perseguida», dijo la regidora socialista.