Cabezón mediará con Educación para solucionar el problema del transporte escolar

Árboles que imposibilitan el paso del autobús escolar de Periedo.
Árboles que imposibilitan el paso del autobús escolar de Periedo. / Javier Rosendo
  • La empresa Autobuses Palomera recoge a los niños en una parada diferente a la habitual por el peligro que suponía atravesar un camino vecinal lleno de árboles

El Ayuntamiento de Cabezón de la Sal mediará con la Consejería de Educación para tratar de solucionar el problema que los alumnos de Periedo vienen sufriendo con el transporte escolar desde que la empresa Autobuses Palomera decidiera recoger a los niños en una parada diferente a la habitual, por el peligro que suponía atravesar un camino vecinal lleno de árboles. Árboles que pertenecen a la vivienda de la alcaldesa, Isabel Fernández (PSOE), que tras recibir varios requerimientos por parte de la empresa de autocares, se niega a podar, motivo por el que los niños ahora son recogidos en una parada de la carretera N634 para ir al colegio Ramón Laza.

Sin embargo, «vamos a enviar una carta a la Consejería en base a un informe para que se restablezca el servicio y el autobús recoja a los pequeños en la parada del pueblo de Periedo», donde lo ha hecho hasta ahora, explicó ayer la regidora. La decisión se tomó en la reunión que mantuvo con una docena de padres afectados el pasado martes en el Ayuntamiento, donde, según los padres, «la alcaldesa volvió a decir que no iba a podar los árboles de su vivienda». Todo, a pesar de que desde la empresa de autobuses advierten de que esta vegetación obliga al conductor del vehículo escolar a invadir el carril contrario cuando recorre el camino vecinal para recoger a los alumnos.

«Se lo pedimos por favor, que pode los árboles, y de nuevo se negó, porque dijo que no era la época y que no podía hacerlo con la empresa municipal que se encarga de ello, ya que estaría prevaricando», explicaba ayer Olga Valdés, una de las madres. «Lo único que queremos es que se solucione el problema, porque ahora los niños tienen que ir hasta la carretera nacional para coger el autobús y allí corren peligro de ser atropellados», dijo. «La alcaldesa nos ha dicho que mediará, pero continúa sin querer podar sus árboles, lo que no entendemos, ya que acudimos a pedírselo tanto como alcaldesa como en calidad de vecina». En todo caso, «tardamos años en conseguir estas paradas, por eso lo único que queremos es que haga lo que tenga que hacer para arreglarlo».