Educación mantiene la parada del autobús escolar fuera de Casar de Periedo

Uno de los puntos del camino vecinal que recorría el autobús.
Uno de los puntos del camino vecinal que recorría el autobús. / Javier Rosendo
  • La Consejería se dirigirá a Tráfico para pedirun informe sobre la seguridad vial en el tramo de la línea de recogida que discurre por el interior del pueblo

La Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria ha determinado que los alumnos del colegio Ramón Laza de Casar de Periedo (Cabezón de la Sal) continúen siendo recogidos en la parada de la carretera nacional N634 para acudir al centro educativo. La decisión ha sido tomada por Educación tras recibir un informe del técnico municipal (remitido por la alcaldesa, Isabel Fernández) en el que se informa que en el trayecto que recorría el autobús escolar para recoger a los alumnos entre Casar y Periedo no hay un único punto crítico, sino diez. Todo esto sucede después de que la empresa de autobuses Palomera se negase hace unas semanas a atravesar este camino vecinal y decidiese recoger a los alumnos en una parada diferente de la habitual. La empresa se quejaba de que había un punto de la carretera donde unos árboles obligaban al conductor del autocar a invadir el carril contrario, con el consiguiente peligro para los alumnos.

Los árboles que molestaban resultaron ser propiedad de la alcaldesa y estar situados junto a su vivienda, por lo que tanto la empresa como los padres de los afectados pidieron a la regidora que los podase, pero ella se negó y decidió solicitar a la Consejería de Educación el restablecimiento del servicio de transporte escolar tal y como se venía haciendo.

Sin embargo, el informe que realizó el técnico municipal ha aportado nuevos datos sobre el asunto, ya que dice que el tramo en general es peligroso, no sólo en la zona donde reside la alcaldesa, sino en diez puntos, por lo que, reza, «aunque la carretera no presenta características para la circulación de autobuses, el obligado paso del transporte escolar deriva en posibles situaciones comprometidas». Es por eso que Educación va a solicitar a la Dirección Provincial de Tráfico «la emisión de un informe acerca de la seguridad vial del tramo en cuestión, con el fin de tomar las decisiones que correspondan con el necesario asesoramiento técnico especializado».

Mientras tanto, dice la carta de la Consejería enviada al Ayuntamiento de Cabezón, «las paradas de servicio se trasladarán provisionalmente a la fábrica de La Ermita y a la carretera general». Tras conocer la decisión, la alcaldesa explicó ayer que «después del ataque personal al que me he visto sometida, se ha evidenciado que con esta carretera sucede igual que con muchas otras de Cantabria, que no es apta para el transporte escolar». Para Fernández, «se ha puesto de manifiesto que el punto que denunciaban y que se corresponde con mi vivienda es insignificante, ya que hay zonas más complicadas de atravesar en el núcleo de Periedo o la zona de las naves», concluyó.

Olga Valdés, una de las madres afectadas, opinó ayer que «de los cuatro tramos que se suponía que daban problemas, el único que quedaba por solucionar era el del centro médico (coincide con la vivienda de la alcaldesa), porque en el resto se podaron los árboles». En todo caso, insistió, «me parece vergonzoso que tengamos que llevar a nuestros hijos a la carretera general a coger el autobús, donde si llueve no se pueden refugiar ni cuentan con la protección que les da tener una parada, como sucedía hasta ahora. Todo por obcecarse con un tema y no querer solucionarlo».