San Vicente aprueba un presupuesto de 4.132.400 para el actual ejercicio

San Vicente aprueba un presupuesto de 4.132.400 para el actual ejercicio
  • El documento del equipo de gobierno contó con la oposición del Partido Popular

El pleno del ayuntamiento de San Vicente de la Barquera aprobó en la sesión celebrada al mediodía de ayer el presupuesto para el actual ejercicio 2017 que asciende en el apartado de ingresos a 4.132.400 euros, apenas 1,5% superior al del ejercicio anterior, en el que, como señaló el concejal de Hacienda, Juan Ramón Noriega los diferentes capítulos apenas han sufrido variaciones, con un capítulo de inversiones que apenas alcanza los 216.500 euros, sufriendo un pequeño descenso en relación al pasado al aumentar las partidas para el pago del personal contratados en los convenios con el Gobierno de Cantabria y al destinar también una mayor cuantía para la redacción de proyectos técnicos.

Por ello las inversiones se diluyen en numerosas actuaciones de pequeña cuantía entre las que destacan la pavimentación del entorno del Santuario de La Barquera, mejoras en la red de saneamiento, reposición de infraestructuras eléctricas o mobiliario y maquinaria.

Noriega destacó que se mantienen las partidas para financiar y subvencionar las juntas vecinales y a las asociaciones del municipio a las que se destinan otros 223.672 euros, así como la cuota a la mancomunidad para la financiación de los servicios básicos de los núcleos rurales y el mantenimiento de todos los programas asistenciales. Por ello señaló que se trataba de un presupuesto que recoge fielmente los ingresos y gastos corrientes del Ayuntamiento y que tiene por objetivo mejorar el servicio al ciudadano y la solidaridad con las personas que sufren una precaria situación económica.

Fue diferente fue la visión mostrada por el portavoz popular, Julián Vélez, que criticó que el presupuesto se hubiese presentado fuera de plazo y sin darle sin formación ni la posibilidad de presentar sus propuestas al documento. Señaló que el documento aprobado carecía de proyecto político, limitándose a realizar “un corta y pega” de los ejercicios anteriores, aumentando el gasto corriente y sin apenas inversiones. Vélez denunció que el presupuesto no contemplase partida para desarrollar acuerdos plenarios, como el de redacción de un nuevo Plan de Protección del conjunto Histórico o el desarrollo del polígono de servicios, lo que a su juicio evidenciaba que “el equipo de gobierno no tiene ningún interés en que dichas iniciativas salgan adelante.”

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate