Los ganaderos del Saja afectados por la brucelosis buscan soluciones al cierre de los pastos

  • Los criadores de la Mancomunidad Campoo-Cabuérniga acuerdan buscar "asesoramiento legal" y evitar que "por una vaca se mate a 70 en una cuadra"

Los ganaderos de la Mancomunidad Campoo–Cabuérniga están dispuestos a buscar asesoramiento legal con el fin de encontrar una solución ante el cierre de pastos y el vacío sanitario que está llevando a cabo la Consejería de Ganadería por el brote de brucelosis surgido hace unas semanas en esta zona de Cantabria. El acuerdo fue adoptado en la reunión que mantuvieron en Ucieda los miembros de Agavacan (Asociación de Ganaderos de los Valles de Cantabria) con los criadores afectados por este brote. En el encuentro, los ganaderos decidieron "buscar unidos asesoramiento legal, porque no puede ser que por una vaca que dé positivo en la prueba de brucelosis, se mate a otras 70 vacas de una cuadra", explicó ayer uno de los miembros del colectivo.

Como consecuencia de la aparición de este brote, la Consejería de Ganadería ha decidido cerrar los pastos de la Mancomunidad y realizar este vacío sanitario con el fin de evitar que se extienda la enfermedad, "según marcan las medidas establecidas en el programa nacional de erradicación", tal y como explicó la directora general de Ganadería, Beatriz Fernández. Sin embargo, los ganaderos consideran que la solución ante el brote de brucelosis "no es matar a todas las vacas" y recuerdan que el próximo mes de abril "hay que repartir las hectáreas para que el ganado salga a pastar y solicitemos las subvenciones, algo que no podremos hacer si los montes están cerrados", explicó Ernesto San Juan, ganadero de Saja afectado por el cierre de pastos. "La semana pasada en Cabuérniga una vaca dio un cultivo positivo y se mataron setenta de la misma cuadra y eso es algo que no podemos tolerar, porque no es lógico", dijeron desde la Asociación. "No creemos que la matanza sea la solución, por lo que vamos a contratar los servicios de un abogado y averiguar cuáles son nuestros derechos", explicaron.

Por su parte, la alcaldesa de Los Tojos y presidenta de la Mancomunidad Campoo-Cabuérniga, Belén Ceballos, indicó que ha solicitado una reunión con el jefe del servicio de sanidad animal, Francisco Fernández, y la directora general de Ganadería "para ver qué solución podemos encontrar". La directora general de Ganadería explicó que su departamento "está realizando un seguimiento de todas las explotaciones que han estado en contacto con la enfermedad, como marca el programa nacional de erradicación de brucelosis, según el cual hay que actuar con la máxima diligencia para ver hasta dónde se ha extendido el brote". De momento, confirmó, "estamos en un momento de detección, y ya veremos qué sucede después".

El último brote de brucelosis en la comarca de Cabuérniga tuvo lugar hace unos once años, "en que mataron a muchas vacas de la zona". Concretamente, recordó ayer un ganadero, "en Selores mataron a todas".

Temas