Condenado a 15 años de cárcel un joven de San Vicente de la Barquera por elaborar pornografía infantil

  • Jonathan C. G., de 24 años, ha admitido ante el tribunal que contactó con 45 menores para pedirles fotos y vídeos de contenido sexual y envió algunos de ellos

El joven Jonathan C.G., de 24 años y vecino de San Vicente de la Barquera (Cantabria), ha admitido este martes ante la Audiencia Provincial de Pontevedra que contactó con un total de 45 menores para pedirles fotografías y vídeos de contenido sexual, por lo que aceptado una condena de 15 años y medio de cárcel como autor de los delitos de sexting y de elaboración de pornografía infantil.

Las magistradas de la Sección Cuarta de la Audiencia han dictado sentencia en los mismos términos que pactaron el acusado y la Fiscalía, con una imposición de penas que suma 15 años y medio de prisión.

En concreto, el procesado ha aceptado una condena de tres meses de cárcel por cada uno de los 35 delitos de sexting por los menores contactados.

También ha sido condenado a un año y tres meses de prisión por cada uno de los cuatro delitos de elaboración de pornografía infantil sobre menores de 13 años por los cuatro menores que le remitieron sus fotos.

A ello se suman tres meses más por cada uno de los seis delitos de sexting y tres meses de prisión más por el envío de las fotos de una menor, no identificada, con la que ocultaba su identidad.

Además ha sido condenado a 66 años en libertad vigilada y sin contacto alguno con menores, que se someta a un programa de educación sexual y a que indemnice a los diez niños identificados con un total de 19.000 euros.

Modus operandi

Según el relato de los hechos que hace el fiscal y que ha admitido el propio acusado, el joven simulaba en redes sociales ser una adolescente. Así, pedía imágenes sexuales como parte de un intercambio, con la promesa de enviar luego fotografías de la supuesta menor bajo la que ocultaba su verdadera identidad.

Entre el verano del año 2013 y mayo de 2014, a través de Tuenti o de Skype, contactó con estos 45 menores, a los que después de un tiempo empezó a pedirles "fotografías atrevidas, en ropa interior, y, en función de la contestación de los menores, solicitar a estos que se hicieran o le enviasen fotografías más explícitas, de los menores desnudos, exhibiendo sus genitales o masturbándose", según señala la Fiscalía, o incluso "interactuando sexualmente con algún amigo también menor, desnudos los dos o incluso haciéndose tocamientos mutuos".

La investigación ha sido coordinada por el Juzgado de Instrucción de Cambados después de la denuncia de los padres de unos menores de Meis (Pontevedra) ante la Guardia Civil.

Los agentes descubrieron que al menos diez de las víctimas residían en la provincia de Pontevedra. Después de lograr identificarles comprobaron que cuatro de ellas habían accedido a enviarle los vídeos de contenido sexual.

El tribunal reconoció la existencia de la atenuante de confesión, ya que el acusado colaboró activamente en la investigación policial y judicial, y facilitó la realización de la entrada y registro en su domicilio, además de exhibir voluntariamente el contenido de su teléfono móvil y reconocer los hechos ante la Guardia Civil.

En esos teléfonos móviles y ordenadores intervenidos al acusado se encontraron "gran cantidad de archivos fotográficos y videográficos de contenido sexual explícito con menores de edad", en ocasiones menores de 13 años, entre ellos los enviados por cuatro menores pontevedreses.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate