Cuelgan pieles de cabritos en el Desfiladero en protesta "por el cierre del matadero"

Dos pieles de cabrito colgados de un poste de luz en el Desfiladero de La Hermida
Dos pieles de cabrito colgados de un poste de luz en el Desfiladero de La Hermida / Pedro Álvarez
  • El presidente de la Mancomunidad de Liébana y Peñarrubia critica "las formas" de la reivindicación, porque genera "un problema que afecta a la salud pública al tratarse de material orgánico"

Dos pieles de cabritos con cabeza han aparecido este viernes colgadas de un poste de la luz cerca del puente de La Barca, en el desfiladero de La Hermida, una acción que, al parecer, responde a una protesta "por el cierre del matadero de Potes" hace cuatro años. Es la cuarta vez, que se tenga constancia desde las pasadas Navidades, en la que han aparecido diversos tipos pieles de animales, incluidos de vaca, colgados en las inmediaciones del matadero de Potes.

Julio Cires, presidente de la Mancomunidad de Liébana y Peñarrubia , ha explicado a qué obedecen estas acciones, y, aunque no se muestra en contra de la protesta como tal, sí "en las formas", ya que considera que " las pieles de animales son material orgánico, por lo que se descomponen y atraen a otros animales de la zona". Además, añade que no se tiene constancia ni de la identidad de los causantes ni de las circunstancias en que estos animales se han sacrificado, "pero sí que las piezas van a parar al consumo humano y repercute por ello en la salud pública".

Cuelgan restos de cabritos en el Desfiladero en protesta "por el cierre del matadero" de Liébana

Nadie quiere gestionar el matadero

El matadero de Liébana cerró sus puertas el 1 de junio de 2013 después de que la empresa concesionaria, Carnes Picos de Europa-Liebana S L, anunciase que no era viable seguir con su actividad debido a una deuda por impagos de facturas de electricidad. La inversión del Gobierno de Cantabria en las obras ascendió a 3,5 millones de euros. Desde entonces, no se ha vuelto a abrir de nuevo al público desde que empezara su actividad en 2010.

La Mancomunidad de Liébana y Peñarrubia renunció a la concesión del matadero, devolviendo así la gestión a la Consejería de Medio Rural, que se ha comprometido a continuar prestando en estas dependencias un servicio de matadero para atender la demanda de los ganaderos de la comarca.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate