Cabezón cree en la participación

El reglamento tiene como objetivo que los ciudadanos participen en la vida política.
El reglamento tiene como objetivo que los ciudadanos participen en la vida política. / Javier Rosendo
  • El Ayuntamiento retoma el Reglamento de Participación Ciudadana y comienza recogiendo las necesidades de los vecinos por consejos de barrio

El Ayuntamiento de Cabezón de la Sal pretende poner en marcha el Reglamento de Participación Ciudadana, un documento que se creó en la legislatura 2007/2011 y que, según la portavoz de Izquierda Unida, Marián Suero, "no se llevó a cabo". Suero es una de las artífices de este proyecto, junto a la portavoz del grupo político, Cabezón Puede Sal, Blanca Castañeda.

El objetivo es, según la concejala de IU, que "la gente sienta la necesidad de participar y decidir en la vida política municipal, ya que les atañe directamente. Sobre ellos van a recaer las consecuencias de las decisiones que se tomen". Para Castañeda, "recuperar el origen de la democracia y que los representantes políticos escuchemos a la ciudadanía, a quienes representamos, algo que no se nos puede olvidar. Se trata de acortar, en esencia, esa distancia que existe entre la gente y quienes ejercen el poder de las instituciones".

Para ello, el reglamento recoge la creación de diferentes consejos territoriales o de barrio: "Los consejos tratan de que la ciudadanía tenga la herramienta y el espacio para poder encontrase y compartir necesidades e inquietudes y tenga una voz conjunta a la hora de plantearles estas cuestiones a los responsables de turno", continuó la concejala. Decidieron empezar por aquí, "invitamos a la gente a participar en aquello que les toca más de cerca, que es su barrio, lo que les falta o le sobra", añadió. Se pretende crear asambleas en cada uno de los barrios del municipio y preguntar a los vecinos sobre cuáles son sus necesidades.

El primer encuentro tuvo lugar el pasado día 31 de marzo en la Casa de la Cultura, donde se llevaron a cabo dos sesiones diferentes, a las que asistieron treinta personas. Para Suero, fue "una respuesta más o menos buena porque demuestra que hay gente que tiene interés en participar". Es solo el principio. En abril se convocará una nueva asamblea en la pedanía de Duña y en Bustablado porque "hemos decidido empezar con los barrios de menos habitantes".

También se incluirán a los niños: "Queremos crear una asamblea formada por niños, aunque todavía no se ha determinado el rango de edad". Entienden que "la democracia se practica y que le mejor forma de que la entiendan los más pequeños es ejerciéndola". "Tienen una mirada diferente y necesidades distintas, que nunca se han tenido en cuenta, en el sentido de que no emiten voto, por lo que no interesa mucho como colectivo. Aquí tendrían su espacio y serían escuchados, lo que consideramos importante. Los niños siempre te hacen ir más allá y ver las cosas desde una nueva perspectiva", detalla Suero.

El encuentro celebrado el 31 de marzo en la Casa de Cultura.

El encuentro celebrado el 31 de marzo en la Casa de Cultura. / J. Rosendo

Con respecto a si las decisiones que se tomen serán vinculantes, el reglamento establece que no. De hecho, "es una de las excusas que emplea la gente para no participar, porque piensan, ¿para qué decir nada si no me van a hacer caso?. Por eso, nos planteamos la posibilidad de generar un nuevo reglamento, aunque de momento vamos a trabajar con el que tenemos". Después, el Ayuntamiento o los responsables políticos podrán o no tener en cuenta las decisiones tomadas por los ciudadanos. "Aún así, los políticos tenemos que cambiar el ‘chip’ y escuchar de una forma diferente, porque se recogen las necesidades de un colectivo y el grupo puede ejercer presión y poner en valor su opinión".

También quieren evitar que sea uno de esos proyectos que se ponen en marcha en una legislatura y se olvidan en la siguiente, cuando cambia el gobierno de turno. "Se tratará de buscar un consenso y una complicidad con todos los equipos de gobierno que estén por llegar. No es una puesta en escena y un acto de ver qué hacemos. Creemos profundamente en la participación y lo vemos como una gran apuesta de futuro", explica la concejala.

Los responsables políticos reconocen que probablemente será un "trabajo largo y tedioso, donde a veces no se consiga lo que se pretende, pero el origen de la democracia consiste en que los representantes escuchen a la ciudadanía". El objetivo es que los vecinos "ejerzan su derecho a participar. Que la gente vuelva a sentir que tiene poder", apuntó Blanca Castañeda. Por eso, "no se trata de un proyecto con fecha de caducidad de aquí a dos años, sino de algo a largo plazo", añadió.

"No sé si va a funcionar, aunque espero que sí, porque de esta manera quedará reflejado si la gente de verdad asume su derecho a participar, a decidir y a tomar conciencia de la vida política", señala la concejal. La próxima asamblea será convocada en Duña y Bustablado. Después, seguirán por los diferentes barrios.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate