La alcaldesa de Cabezón renunciará a su cargo en un pleno el jueves
/ Javier Rosendo

La alcaldesa de Cabezón renunciará a su cargo en un pleno el jueves

  • Tras cumplirse dos años de legislatura, la regidora socialista cumple el pacto de gobernabilidad y Reinoso (PRC) pasará a ser elegido nuevo alcalde

La alcaldesa de Cabezón de la Sal, Isabel Fernández (PSOE), ha convocado un pleno, que tendrá lugar el próximo jueves día 22, a las 19.00 horas, para hacer efectiva su renuncia como alcaldesa del Ayuntamiento, y dar cumplimiento así al pacto de gobernabilidad efectuado hace dos años entre PSOE, PRC e Izquierda Unida, según el cual el regionalista Víctor Manuel Reinoso pasará a ser alcalde los dos años que quedan de legislatura.

Tras las negociaciones que han tenido lugar la semana pasada entre las diferentes agrupaciones políticas de la localidad en torno a la votación del nuevo alcalde, la todavía regidora socialista afirmó ayer que «se ha seguido el procedimiento tal y como estaba establecido, ya que he esperado a que Reinoso tuviese los apoyos necesarios para registrar un escrito en el Ayuntamiento presentado mi dimisión», dijo. Un trámite que Fernández realizó ayer, pero que no tendrá validez ni será efectivo hasta que no se apruebe en sesión plenaria.

Tras el pleno del jueves, la alcaldesa en funciones dispondrá de dos días, «según marca la legalidad», para convocar otro pleno, en el que tendrá lugar la elección del nuevo alcalde. Si se cumplen las negociaciones y todo sale según lo previsto, el regionalista contará con los siete votos necesarios para gobernar con mayoría absoluta. Además de con los votos de sus compañeros, los cinco concejales del actual equipo de gobierno (PSOE, PRC e IU), más el suyo propio, tendrá el apoyo del portavoz de Leales a Cabezón, Jesús Herrera, que en cambio se abstuvo en la investidura de Isabel Fernández, que hace dos años contó con el apoyo de la portavoz de Cabezón Puede, Blanca Castañeda.

Esta vez es Castañeda quien ha decidido abstenerse en la votación del portavoz regionalista, al considerar que desde hace dos años «no se ha dado el cambio político que esperábamos». El partido de Cabezón Puede redactó un documento en el que se incluían una serie de «condiciones mínimas» a cambio del voto, pero no fueron aceptadas por el candidato a alcalde.

La portavoz de Cabezón Puede solicitaba «mayor transparencia en la gestión y uso de los servicios públicos municipales, así como la activación real de la participación ciudadana con reflejo en los presupuestos del Ayuntamiento o la creación de una mesa de desarrollo local». Sin embargo, según aclaraba Castañeda la semana pasada, «nos han contestado (PRC e IU) diciendo que no lo iban a firmar y que teníamos que confiar en ellos». Sin embargo, tanto el candidato como los concejales de IU y del PSOE han considerado viables las peticiones de Leales a Cabezón para otorgar su voto a Reinoso, que no han trascendido ni de momento se han hecho públicas pero que la portavoz de IU, Marián Suero, calificó como «asumibles».

Parece así que el cambio político en Cabezón sigue su curso, a pesar de que ya haya pasado casi una semana desde que se cumplieran los dos primeros años de legislatura. El equipo de gobierno decidió en junio de 2015 que la portavoz socialista y el regionalista Víctor Manuel Reinoso se repartirían el cargo de alcaldes para «garantizar la gobernabilidad». Fernández dijo sentirse «pionera» en una entrevista concedida a este periódico «al ser la primera alcaldesa que cede su puesto y tiene en cuenta la voluntad popular para garantizar la pluralidad democrática».

El cambio político que firmaron para gobernar en tripartito fue entonces bastante comentado entre los vecinos. Ayer, de nuevo, en la localidad el tema de conversación era si la actual alcaldesa iba a dimitir o no y a respetar lo firmado. La regidora ya afirmó el viernes que no tendría «ningún problema» en presentar su dimisión el lunes, como así ha hecho, en caso de que lo que planteaba Leales fuera «normal».

Con respecto a los dos próximos años de legislatura, el candidato a alcalde explicó que continuaría con lo empezado e hizo especial hincapié en la «reubicación de servicios, como escuela de adultos y biblioteca municipal», ahora que el Ayuntamiento ya cuenta con la propiedad del edificio del anterior centro de salud. Esta será una de las tareas que Reinoso tendrá que terminar, junto al otro proyecto de más enjundia en Cabezón, que es la rehabilitación de Santiago Galas. También queda pendiente la aprobación del presupuesto y la puesta en marcha de nuevo del Plan General de Ordenación Urbana, documentos ambos primordiales y que sin embargo están en parados desde que la interventora municipal renunciara a su puesto hace apenas unas semanas.

Pero por el momento, la expectación en Cabezón la causa la forma en la que se dará este cambio político, esperado por unos y no tan esperado por otros. Fernández pasará ahora a ser primer teniente alcalde y concejal de Hacienda, cargo que ya desarrolla desde hace dos años. Luego, tras esta legislatura, se irá «para dejar paso a nuevas caras en la política».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate